domingo, 15 diciembre 2019, 15:29
Miércoles, 30 Octubre 2019 04:03

Habrá segunda vuelta en Uruguay: Daniel Martínez vs. Luis Lacalle

Escrito por  Arnaldo Musa / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)
Daniel Martínez, del Frente Amplio, y Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, irán a segunda vuelta el 24 de noviembre. Daniel Martínez, del Frente Amplio, y Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, irán a segunda vuelta el 24 de noviembre.

El gobierno del Frente Amplio se enfrenta a un difícil reto para mantenerse, al lograr su candidato, Daniel Martínez, menos votos de lo esperado (39,9%).

El gobierno del Frente Amplio se enfrenta a un difícil reto para mantenerse, al lograr su candidato, Daniel Martínez, menos votos de lo esperado (39,9%), mientras su más cercano opositor, Luis Lacalle, del derechista Partido Nacional, ocupó el segundo lugar (29,1%) en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo.

Para ganar en primera vuelta, un candidato debe obtener 50% más uno del total de votos emitidos.

La segunda vuelta se efectuará el 24 de noviembre, y el principal obstáculo para Martínez es que los puestos tres y cuatro fueron de Enrique Talvi, del Partido Colorado (11,8%), y Guido Marini, de Cabildo Abierto (10,6%), todos de derecha.

Además del presidente, que asumirá en el 2020 hasta el 2025, serán electos 99 miembros de la Cámara de Representantes y 30 de la Cámara de Senadores.

El politólogo Adolfo Garcé, también docente e investigador en la Universidad de la República, dijo que “es central para la izquierda retener a los electores de izquierda, pero también ser capaz de captar a los centristas. Para los partidos de derecha pasa lo mismo, deben retener al electorado de derecha, pero sumar a los electores de centro".

El voto en Uruguay es obligatorio y quien no pudiese votar sin causa fundada incurrirá en una multa o se verá sancionado con la imposibilidad de realizar varios trámites públicos. Según la Constitución de Uruguay, el voto no es solamente un derecho del ciudadano sino que es, sobre todo, un deber como ciudadano, además de una obligación.

En esta elección, alrededor del 10% de los habilitados para votar lo estarán haciendo por primera vez. Y se considera que, tras varias elecciones en las que el Frente Amplio era el claro favorito entre los más jóvenes, la tendencia podría revertirse, con lo que el resultado sería de bandera abierta, en especial en el Parlamento.

Es marcada la diversidad del electorado que, según especialistas, tiende a dividirse en cuatro grandes grupos: los de mayor edad, comúnmente ligados a los partidos tradicionales; los que les siguen, que experimentaron el nacimiento del Frente Amplio; una tercera generación más indefinida, con una tendencia global hacia la centroizquierda; y los más jóvenes, que se han criado viviendo en administraciones frenteamplistas.

Preocupación

La seguridad pública, la educación y la economía aparecen como los temas que causan mayor preocupación entre los votantes. No obstante, también se mencionan el futuro de la seguridad social, la cultura en su sentido más amplio y la política ambiental, que pocos candidatos encaran en sus apariciones públicas.

En la anterior elección se aplicó la cuotificación de género; la mujer en política sigue siendo uno de los temas más trascendentes en la agenda, y siguen apareciendo nuevas dirigentes políticas en todos los partidos.

Sobre si los asalariados que vieron crecer su poder adquisitivo, recibieron prestaciones sociales o se beneficiaron con las reformas del sistema sanitario y tributario mantendrán su lealtad a la izquierda, especialistas han dicho que los partidos uruguayos han sido tradicionalmente de carácter policlasista, es decir, no están asociados con un grupo determinado de la sociedad.

En este contexto, y conociendo los manejos de ciertos sectores parta sumar a Uruguay en el grupo de países con gobiernos reaccionarios, esta elección tiene al Frente Amplio en el peor escenario, aunque no significa que esté derrotado y la oposición tenga el campo despejado.

Y aunque a veces se olvidan glorias y esfuerzos en favor del pueblo, el Frente Amplio exhibe como logros una economía que crece desde hace 16 años y una fuerte baja de la pobreza desde el 40% en el 2004 al 7,9% en el 2017, gracias a las políticas redistributivas.

Por lo cual todos los que se agrupen en la entidad progresista, deben cerrar filas, para evitar que la oposición de derecha aproveche el alza del desempleo al 9% este año y el aumento de la inseguridad, además de la avanzada edad de sus principales dirigentes: Vázquez (78 años), Mujica (83) y el ministro de Economía, Danilo Astori (78).

Visto 1083 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar