lunes, 09 diciembre 2019, 11:28
Miércoles, 20 Noviembre 2019 05:44

PENSANDO Y PENSANDO: Contra «las invasiones bárbaras»

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(19 votos)

No se puede naturalizar ni justificar la indisciplina social. Y para enfrentarla no basta la conciencia: hace falta la ley.

Ante los lamentables acontecimientos en el recién inaugurado mercado de Cuatro Caminos, ese tropel de personas violentando las más elementales normas de urbanidad; ante una indisciplina tan categórica, algunos han intentado justificar en las redes sociales a los causantes y protagonistas de los desórdenes.


El principal problema, según algunos, ha sido la falta de previsión de las autoridades, la desorganización, la excesiva y entusiasta promoción del mercado, la escasez de determinados productos en la red comercial.


Está visto que no se calculó el impacto del nuevo establecimiento, que obviamente iba a movilizar a muchas personas, buena parte de ellas por pura curiosidad ante lo novedoso. Y es cierto que el diseño de todo nuevo servicio debe partir de un exhaustivo estudio del público potencial.


Los propios directivos del mercado han reconocido la necesidad de reorganizar los esquemas de comercialización.


Pero, en todo caso, no debería asumirse que la empresa y todos los implicados en la puesta en marcha del comercio tienen la culpa mayor. Si así fuera, habría que asumir que los que protagonizaron el caos son víctimas de un esquema que los fuerza a manifestarse violentamente para conseguir determinados productos.


No había tal imperativo: en otras tiendas se comercializan, sin colas, la mayoría de los productos. Al menos, los esenciales. La principal causa del caos no fue la necesidad, mucho menos la supervivencia. Fueron la incivilidad, la falta de valores, la mala educación… que pueden llegar a devenir puro vandalismo.


Ante la perspectiva de una larga cola hay dos alternativas decentes: hacerla con paciencia o dar la espalda y no hacerla. Adquirir una caja de cervezas no puede ser razón para violentar una fila y crear una crisis, por muy lento que sea el servicio (ese sería ya otro debate).


Es penoso que haya habido necesidad de convocar a las fuerzas del orden. Muchas de las imágenes que circulan por las redes son indignas de un pueblo instruido. Destruir impunemente lo que tanto costó construir no debería ser motivo de risa frívola; tendría que ser (de hecho, es) vergüenza.


El mercado de Cuatro Caminos, que se ha planteado renovar ciertas concepciones comerciales, ha reabierto. Pero los hechos que provocaron su cierre temporal deberían animar un debate necesario.


Las personas decentes, que observan y respetan la ley, siguen contándose por millones en Cuba. Pero los indisciplinados cada vez ganan más espacios, ante la pasividad y la resignación de parte de la ciudadanía. Y hay que decirlo con todas las letras: ante la «benignidad» de algunos entes de control.


La falta de rigor y el maltrato han llegado a naturalizarse en muchísimos establecimientos comerciales o de servicios.


Y al mismo tiempo, muchos consumidores han perdido nociones elementales de urbanidad. Son fenómenos confluyentes, en buena medida interdependientes. Se impone enfrentarlos sin dobles raseros, con profesionalidad y sentido de la ética.


Lo significativo es que, al menos en papeles, los mecanismos existen. ¡Hay que aplicarlos!


Las normas de protección al consumidor no parecen contar para muchas administraciones. La ley no parece impedimento para los inescrupulosos. ¿Vamos a seguir de brazos cruzados?


No bastan la concientización, los llamados en los medios de comunicación, la labor educativa en las escuelas… ¿Cuántos de los que motivaron el caos en Cuatro Caminos leerán este comentario?


Allí se llegó a un extremo, pero poco a poco vamos asumiendo con naturalidad actitudes antisociales menos rotundas. Y ahí comienza el espiral.


Mirar para otro lado no puede ser la respuesta ante «las invasiones bárbaras». 




Este martes reabrió el Mercado de Cuatro Caminos y otra es la imagen, como lo atestiguan estas fotos de la ACN:

alt

alt

alt

alt

Visto 3083 veces

En medio de opiniones muy favorables de la población por el alto nivel de organización, orden, tranquilidad y agilidad en las compras de productos, reabrió esta mañana sus puertas el Mercado de Cuatro Caminos.

Comentarios  

 
#27 Leidylaude 26-11-2019 16:02
Estoy de acuerdo q mano dura y fuertemente ley con los malechores pq el pueblo es quien paga las consecuencias y nada de acaparamiento por eso nunca hay productos al alcance de la mano y se afecta a la población con menos alcance económico no puede seguir esa situación...
 
 
#26 Reynier 26-11-2019 09:51
Mano dura con los bárbaros esos que destruyen lo que tanto esfuerzo se construye. Pero ojo, comentario#24 todos los trabajadores ya sea del estado o del cuentapropismo viven de un salario. Suenas como si el cuentapropista no es un trabajador al igual que el que trabaja para el estado. Todos tenemos un salario. Unos ganamos más, otros ganamos menos pero al final nos afecta a todos.
 
 
#25 Alexander 24-11-2019 17:43
Dónde están los responsables de tan grande desastre??.creo que lo deberían informar con nombres y apellidos sin miedos para que se sepa que nadie queda impune ante la ley. El que la Hace La Paga!!
 
 
#24 Yanay 21-11-2019 16:56
Completamente de acuerdo con el comentario #9 Arquero, HASTA CUANDO EL ESTADO SEGUIRA PERMITIENDO QUE LOS ACAPARADORES Y REVENDEDORES SIGAN GANANDO DINERO FACIL Y LOS QUE TRABAJAMOS PARA EL ESTADO QUE VIVIMOS DEL SALARIO NO TENGAMOS QUE COMPRAR A SOBRE PRECIO LAS COSAS
 
 
#23 GF 21-11-2019 16:29
A veces me pregunto, estos comentarios, ¿adonde van?, o es solo para debatir entre nosotros y cada cual exponer un criterio, ¿llegará realmente a las autoridades?, ¿leerá esto algún miembro y/o funcionario de Consejo de Estado?. Yo tengo buen tiempo debatiendo en las redes sociales y en fb al menos la guantera me ofende y me publica barbaridades, soy nuevo en cubasi. cu, ¿alguna autoridad emite también un criterio? Porque si no es así, no vale seguir, veo miles de comentarios con 100% de lógica, de como deberían ser las cosas, ¿alguien aprende o toma las iniciativas populares estas? Ya que, salgo a diario y todo es igual, hace un rato por ejemplo estuve en el William Soler, pregunte por la farmacia, y me respondieron - "la trasladaron para el Nacional", ¿a quien se le ocurrió tan estúpida decisión? Del William al Nacional hay que echar un tacón bueno, con niños cargados, para averiguar si hay tal medicamento en existencia, disculpen si me salí del tema, pero esto provoca comentarios negativos, y también es indisciplina, pero administrativa.
 
 
#22 Carlos Mederos 21-11-2019 15:27
Los delicuentes y acaparadores deben estar en la cárcel y no sueltos a la espera de lo primero que puedan adquirir en grandes cantidades para tener dinero de forma fácil e ilegal. Cuando la policía, y no me refiero a un muchacho de 20 años falquito y chiquito, me refiero a varias patrullas empiece a arrestar a esta lacra, verán como se les acaba el buen vivir y la impunidad.
 
 
#21 Fraga 21-11-2019 14:43
Propongo que los sábados y domingos se den reservaciones por los sindicatos para que los trabajadores que no podemos acceder en cualquier momento lo hagamos con prioridad
 
 
#20 milyt 21-11-2019 14:02
Estoy 100% de acuerdo con el comentario No 9 de arquero, y agrego que hay que caerle arriba a este mal y actual justo en el momento en que suceda, no esperar que sucedan estas cosas para proceder, quien no conoce en cada lugar este tipo de personas que se dedican a esto, que el trabajo de ellos es merodiar por estos lugares y vienen en grupos a apoderarse de todo lo que sacan y despues acosar a la gente y revenderlo a precios asombrosos, hay que ponerle fin a esto.
 
 
#19 Camila 21-11-2019 13:33
Lo que pasó ese día fue resultado de intenciones premeditadas. No es primera vez que vemos colas y tumultos, hasta altercados en colas para adquirir productos. Lo que pasó ahí fue totalmente a exprofeso. Abrir productos, dañarlos, consumirlos dentro del establecimiento , la rotura adrede de estructuras... Eso no fue la fiebre de las masas para comprar y acaparar. Ahí pocos acapararon, pocos llevaron productos para consumo propio. Los causantes del desastre querían crear el caos, querían empañar la alegría de la ciudad por los 500. Algunos, decentes y éticos dieron la vuelta y marcharon, otros, oportunistas y sin escrúpulos aprovecharon el momento para sacar provecho. Pero estoy segura, y no es paranoia, que lo sucedido fue planeado. ¿Por quién? Eso creo que ya todos lo sabemos.
 
 
#18 Carmina 21-11-2019 11:23
A pesasomos un pueblo instruido pero los valores se han perdido pienso tenemos que poner Orden y hacer cumplir las leyes que están de adorno en muchos casos TODOS sabemos de revendedores hasta de medicina quién no los conocen y no pasa nada, justificaciones no hay poner las cosas donde van llamarlas por su nombre hay tomar medidas ya
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar