viernes, 28 febrero 2020, 14:07
Miércoles, 25 Diciembre 2019 07:09

Desinformación en la era de la información

Escrito por  Mariley García Quintana
Valora este artículo
(0 votos)

En pleno siglo XXI miles de veces estamos más desinformados que en la  Edad Media, cuando tener un libro y acceder al conocimiento era el lujo de solo unos pocos.


El que ahora mismo lee estas líneas se preguntará en primera instancia ¿cómo que desinformados si hoy en día un gran por ciento de personas vive conectado a internet  y puede encontrar ahí cualquier cosa que busque?

La respuesta trae en sí misma otra interrogante ¿acaso todo lo que encuentra en la red de redes (incluso en sitios de prestigio) es verídico, acaso es información de lo que realmente sucede en el mundo?

Y es que la tendencia moderna es clara: lejos de informar, la prioridad ahora es entretener, montar un espectáculo que enajene a sus consumidores y les haga creer que eso que leen, ven o escuchan es lo realmente importante, que más allá no existe nada que deba ser mencionado.

Dar información intencionadamente manipulada al servicio de ciertos fines, insuficiente u omitida, constituye la estrategia que hoy mueve a las grandes transnacionales de la información, donde es más importante lo que haga la Reina de Inglaterra en sus paseos campestres, que la cruda realidad vivida por el pueblo sirio o los niños muertos en Palestina.

Esa desinformación en un mundo plagado de informaciones es lo que hoy viven aquellos que buscan saber de Cuba en determinados medios de prensa, ya sea los surgidos para “contrarrestar a los medios oficiales dentro de la isla” o los que desde fuera viven de montar escenarios irreales sobre nuestro país.

Como dirían muchos teóricos de la comunicación: “la miseria humana vende y vende muy bien.” Por eso, indudablemente si quieres llamar la atención de algo o alguien qué mejor que convertir al príncipe en sapo.
Así es que esta isla navega en las turbulencias de la manipulación, desmontando poco a poco la falsa realidad que de ella construyen y combatiendo cada día los cientos de titulares que la colocan como una nación oprimida y aislada.

Sufriendo el sensacionalismo de algunas publicaciones que muestran solo un ínfimo fragmento de lo que es realmente Cuba: una nación que como todas tiene sus carencias y necesidades, sus defensores y sus derroteros.

Cabe preguntarse entonces ¿por qué esos medios que se tildan de defensores de la realidad del cubano de a pie, mencionan solo una parte de su realidad y ninguno hace alusión a la inmensa mayoría de los beneficios que se han encargado de establecer  los “dictadores comunistas”?

Sencillamente porque ahora mismo Cuba no es más que otra realidad construida, otro objetivo analizado desde la información desinformada que mueve el universo digital.

Visto 557 veces

El pasado martes, ante un grupo de corresponsales extranjeros acreditados en Londres, el editor jefe de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, aseguró que el caso de Julian Assange, encarcelado en Reino Unido y reclamado por Estados Unidos, forma parte de una conspiración contra la libertad de prensa.

Como ya dijimos en un comentario anterior, la política editorial de The New York Times nunca ha estado ajena a la campaña de fake news de que es víctima la Revolución Bolivariana en Estados Unidos.

Comentarios  

 
#1 Ivy 25-12-2019 13:11
Lo otro que cabe preguntarse, es dónde está el sentido común de los cubanos, y el poder de análisis lógico, porque se creen todo lo que dice Facebook. Son engañados fácilmente, cual si fueran niños pequeños.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar