viernes, 24 enero 2020, 08:53
Martes, 11 Septiembre 2012 05:14

Teatro Lírico Nacional en galas por su medio siglo

Escrito por  María del Carmen Vasallo, especial de Cubasí

Esa compañía festejará este fin de semana, del 14 al 16 de septiembre, sus 50 años en la escena cubana. En la Sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana presentarán tres galas especiales que reunirá expresiones artísticas de las diferentes raíces de nuestra cultura.

 

El 11 de septiembre de 1962 quedaba constituido el Teatro Lírico Nacional de Cuba que viene recordando sus cinco décadas desde 2011 con diferentes temporadas que han incluido óperas, operetas y zarzuelas.

 

La primera obra presentada por la agrupación, en 1962, fue la zarzuela española “Luisa Fernanda” que reunió en escena reconocidos nombres como Rosita Fornés, Alba Marina, Gladys Puig y Armando Bianchi. Así se iniciaría una larga historia que incluiría luego la representación , con gran éxito, de piezas como “Cecilia Valdés”, de Gonzalo Roig, basada en la novela homónima de Cirilo Villaverde y “Amalia Batista”, de Rodrigo Prats, entre otras valiosas obras.

 

Más de 70 títulos componen hoy el repertorio histórico de esta agrupación, entre ellos óperas y zarzuelas extranjeras y cubanas, así como operetas. También cuentan desde septiembre de 2005 con una unidad docente prolongación del Conservatorio Amadeo Roldán y en la que se cursan dos especialidades: canto lírico y pianistas acompañantes, con lo que preparan el imprescindible relevo de la Compañía.
 

Además de sus actuaciones en teatros nacionales y en escenarios extranjeros, el Teatro Lírico Nacional, que fuera dirigido durante los últimos años por el tenor Adolfo Casas, recientemente fallecido, ha hecho regularmente giras por zonas montañas, pesqueras, centrales azucareros, y otros recónditos parajes de la geografía cubana. Jóvenes talentos junto a figuras experimentadas han ofrecido en cada presentación muestras de virtuosismo en el canto y la actuación.

 

El arte lírico, “una de las concepciones artísticas más originales del hombre”, al decir de nuestro gran novelista Alejo Carpentier, tiene en Cuba una rica tradición. En La Habana del siglo diecinueve, entonces llamada por muchos la «Capital filarmónica del nuevo mundo”, fueron escuchados, por primera vez en el continente americano, relevantes títulos del repertorio lírico universal.

 

Tanto el público, como la crítica especializada, compositores, intérpretes y técnicos han posibilitado, de conjunto, mantener viva esta tradición durante largo tiempo. Después de 1959, fueron constituidas tres compañías líricas: la Ernesto Lecuona, de Pinar del Río; el Teatro Lírico Nacional de Cuba; y la Rodrigo Prats, en Holguín.

 

Dentro del arte lírico en la Isla, la zarzuela merece mención especial. Ese género nació a inicios de la pasada centuria bajo la influencia del gran auge que desde la segunda mitad del siglo diecinueve había tenido en España. Entre los compositores cubanos de zarzuelas se encuentran los destacados músicos Ernesto Lecuona, Gonzalo Roig y Rodrigo Prats. Sobresalen particularmente las obras “Cecilia Valdés”, de Roig; “Amalia Batista”, de Prats; así como “María la  O” y “Rosa la  China”, ambas de Lecuona.

 

Jóvenes talentos junto a figuras experimentadas integran hoy el Teatro Lírico Nacional de Cuba, que llega a su medio siglo. Ellos ofrecen en cada presentación muestras de virtuosismo en el canto y la actuación con lo que mantienen viva la fuerte tradición del arte lírico en Cuba.

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Septiembre 2012 13:09

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar