domingo, 20 octubre 2019, 17:53
Jueves, 13 Septiembre 2012 07:41

Diabetes Mellitus: entre las principales enfermedades de la infancia

Escrito por  Yuniet Escobar Ortega, especial de Cubasi
Valora este artículo
(0 votos)

La diabetes mellitus está considerada por los expertos como la segunda enfermedad crónica de la infancia después del asma bronquial.

La diabetes mellitus está considerada por los expertos como la segunda enfermedad crónica de la infancia después del asma bronquial. Aunque estudios actuales indican que en la última década su incidencia ha aumentado en el mundo entero, fundamentalmente en el primer año de vida.

Cifras actuales hablan de que su prevalencia es de 0,2 % en menores de 20 años, mientras su incidencia en países como Finlandia es de 40,2 casos nuevos por cada 100 000 niños en edades comprendidas entre 0-19 años; por su parte Noruega, Suecia, Dinamarca y Reino Unido muestran índices de 20 por cada 100 000 niños.

En Cuba la incidencia de la diabetes tipo 1 en niños es de 2,8 por cada 100 000, siendo el grupo de edad de 10-14 años de vida donde se observa un mayor número de casos.

 

Doctor Ernesto J. Morales Morales, especialista en Medicina General Integral y Endocrinología del hospital materno-infantil y docente Ángel Arturo Aballí, del municipio Arroyo Naranjo, en la capital.

 

Entre las medidas preventivas más importantes están el seguimiento adecuado desde el propio inicio del embarazo, una efectiva educación higiénico-dietética desde edades tempranas, así como la realización sistemática de la actividad física, puntualizó el doctor Ernesto J. Morales Morales, especialista en Medicina General Integral y Endocrinología del hospital materno-infantil y docente Ángel Arturo Aballí, del municipio Arroyo Naranjo en la capital.

- Doctor, ¿qué riesgos trae la aparición de la diabetes en edades tempranas?

- Los riesgos de la aparición de la diabetes en edades tempranas prácticamente son los mismos que cuando aparece más tardiamente. Lo que sucede es que en la infancia los padres ejercen un mayor control sobre el paciente, obligándolo a cumplir todo el tratamiento y garantizándole lo necesario para una dieta adecuada. El padre además vela por los horarios de las inyecciones; lo que sucede en muchos casos es que cuando el paciente entra en la edad de la adolescencia hace rechazo a la enfermedad, tiene pena y complejo de padecerla por lo que no cumple todas las medidas y se expone a las complicaciones agudas (hipoglicemias, cetoacidosis diabética, infecciones frecuentes) y más tarde a las crónicas (retinopatías, nefropatías, neuropatías, dermopatías, cardiopatías, vasculopatías).

En los niños diabéticos las complicaciones se originan por el nivel de control de la enfermedad y principalmente por el tiempo de evolución; es decir a más tiempo con la enfermedad mayor es el riesgo de padecer dichas complicaciones.

- ¿Cuáles son los síntomas que pueden alertar a los padres?

- Los síntomas que pueden poner sobre aviso a los padres es decaimiento, orinar mucho (poliuria), abundante ingestión de agua (polidipsia), apetito marcado en ocasiones o disminución casi total, pérdida de peso, vómitos sin causa aparente, dolor abdominal recurrente, infecciones frecuentes, las más comúnes en las niñas son flujo vaginal (leucorrea), en el varón infección genital (balanitis), afecciones en la piel frecuentes y difíciles de sanar.

- Muchos estudios relacionan la diabetes con la obesidad. ¿Hasta que punto la obesidad juega un factor de riesgo clave para la aparición de la enfermedad?

- La obesidad está muy vinculada a la resistencia que el paciente hace a la insulina. Se produce una disminución de la sensibilidad a la propia insulina que produce el cuerpo, esto predispone para una intolerancia inicial y posteriormente a la hiperglicemia crónica o diabetes mellitus. Por eso se considera como uno de los factores de riesgo más importante.

- ¿Me puede mencionar otros factores de riesgo?

Entre los factores de riesgo perinatales están la edad materna avanzada, preeclampsia (hipertensión durante el embarazo), dificultad respiratoria durante los primeros 28 días de nacido, infecciones neonatales, crecimiento rápido del recién nacido, dietas pobres en vegetales, no lactancia materna o por un período muy corto de la vida del recién nacido.

No se puede dejar de hablar de la susceptibilidad genética. Se plantea que aquellos niños con familiares diabéticos de primera línea, padres y hermanos, tienen un riesgo de un 6% para padecer la enfermedad por encima de la población general que es de un 0,2 %.

- Pudiera hablarnos entonces de las medidas preventivas. ¿Existe algún programa en Cuba para trabajar con esos niños?

- Desde finales de la década de los 80 e inicio de los 90 en el mundo, Italia y Cuba como pioneros, comenzaron un estudio sobre la forma de detección precoz de la enfermedad y la manera de prevenirla, la cual consistió en estudiar a todos los familiares de primer grado de los niños diabéticos. Se les hacía una determinación en sangre de anticuerpos antiislotes pancreáticos y anticuerpos antiinsulina, y si estas personas tenían los niveles de anticuerpos elevados por encima de 10 UJ, se les administraba un medicamento preventivo para impedir la respuesta inmunológica sobre su propio páncreas. Igualmente, se les dio un seguimiento de más de 10-15 años, pero los resultados no fueron satisfactorios, pues la terapéutica administrada no resultó de beneficio porque no impidió la evolución de la diabetes en ese grupo de personas que si presentaban riesgos. De igual forma se utilizó el tratamiento con insulina de forma preventiva, inmunosupresores, esteroides, aunque ninguno de los tratamientos han sido del todo efectivos.
 
Lo que en realidad resulta de utilidad es establecer un seguimiento adecuado desde el inicio del propio embarazo, haciendo una captación precoz y atendiendo a la madre por un equipo multidisciplinario, dar prioridad a la dieta de la embarazada con un cálculo exacto de las calorías a consumir, orientando la ingesta de vegetales, realización de las glicemias periódicas y si en algún momento los valores fueran de riesgos, deben remitirse a la consulta especializada del área correspondiente (grupo formado por un obstetra, nutriólogo y endocrino), control del peso corporal, de su tensión arterial, ya más avanzado el embarazo del estado del líquido amniótico.

En el caso de una mujer con determinados antecedentes debe asistir remitida por su médico de la familia a la consulta de Riesgo Preconcepcional dada por el endocrinólogo para establecer un control previo al embarazo y así evitar complicaciones como malformaciones.

Otra de las medidas preventivas es la educación higiénico dietética desde los primeros años del niño, enseñarlo a comer saludable, preferir los vegetales, frecuencia de 5-6 alimentos durante el día, evitar los dulces y otros ricos en carbohidratos simples, la realización sistemática de actividad física, control del peso corporal, el tratamiento adecuado de todas las enfermedades infecciosas, no interrumpiendo los tratamientos orientados por el médico antes de tiempo, fomentar la lactancia materna exclusiva hasta por lo menos los 6 meses de edad del niño o al menos los 4 meses y la introducción tardía de la leche de vaca. En Europa existen algunas trabajos que relacionan el inicio de la enfermedad en los primeros años de vida con la introducción precoz de la leche de vaca, algo que no ha podido demostrarse pero se habla mucho de ello.  

En Cuba existe una consulta, en el Instituto de Endocrinología, donde se le da seguimiento a los familiares de primer grado con diabetes tipo 1, aunque como te comenté no se han obtenido resultados terapeúticos pero al menos se les orienta sobre los demás factores, se detecta precozmente y se puede hacer un seguimento desde el inicio de la enfermedad y así evitar las complicaciones agudas y crónicas.

Visto 2850 veces

La diabetes mellitus está considerada por la OMS como una enfermedad en aumento progresivo en el mundo, especialmente en países con grandes economías y una prevalencia de población mayor de 60 años.

 En los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) unos 83 millones de personas padecen diabetes y se prevé que para 2030 la cifra se eleve a 100 millones.

Comentarios  

 
#2 Alicia 14-09-2012 14:47
Estos trabajos nos ayudan a conocer más sobre las enfermedades y a las mamás trabajar con nuestros hijos. Gracias.
 
 
#1 Carlos 14-09-2012 12:04
Hay que optar como política de estado advertir a la gente que el azúcar es el mayor causante de enfermedades, no es un alimento, es tóxico, es veneno. En el instituto Finlay te muestran cómo curar las enfermedades con nutrición, alimentos integrales y el principal, el arroz integral... y ya verán cómo en el país casi no van a hacer falta los médicos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar