lunes, 24 febrero 2020, 01:28
Sábado, 25 Enero 2020 16:06

Hay que prepararse, reafirman tras primer sismo perceptible en Cuba

Escrito por  PL
Valora este artículo
(4 votos)

'Hay que prepararse y no fiarnos de la calma', reafirmó el doctor Enrique Arango, subdirector técnico del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais) a raíz del primer temblor perceptible del año este jueves 23.

En declaraciones a la emisora radial CMKC, el científico remarcó que hace tres años ha sido bastante baja la ocurrencia de temblores en el país y la reciente situación atravesada por Puerto Rico no tiene nada que ver con este movimiento telúrico sentido en esta provincia y la de Guantánamo.

Es así porque esos eventos se dieron al sur de esa isla y hubiera sido distinto si se localizan al norte porque ahí sí se comparte la misma zona de falla, indicó el experto, quien dijo que el sismo de magnitud 4.2 con epicentro al sur del municipio guantanamero de Imías es propio de esta zona de fallas.

Arango aludió a la lógica preocupación entre los cubanos cuando se da una de estas sacudidas en naciones cercanas de este entorno caribeño y a la probabilidad cierta de que, tras la acumulación de energía por la baja sismicidad, se dé una serie de fenómenos de moderada magnitud.

A esa circunstancia se suma el período histórico de recurrencia de terremotos fuertes que es de 85 años como promedio y el último en esta ciudad ocurrió el 3 de febrero de 1932, fecha que 60 años después fue escogida precisamente para la fundación aquí del Cenais, apuntó el especialista.

Insistió por ello en que hay que estar siempre preparados, en todo el país y fundamentalmente en esta urbe que es la más sismogénica, pero sin tener en cuenta mensajes alarmistas y desproporcionados que circulan en las redes sociales de Internet, porque lo cierto es que nadie puede predecir o anunciar estos fenómenos.

El subdirector técnico de la institución mencionó la importancia de la preparación individual y de los organismos, de forma tal que se sepa a qué lugares acudir y las áreas despejadas y menos peligrosas, así como otras orientaciones de la Defensa Civil como rectora en la prevención de desastres.

El alistamiento de mochilas en cada hogar con los materiales necesarios para emergencias y otras medidas para evitar incendios vinculados al temblor fue igualmente resaltado, así como la necesidad de prever las normas sísmicas de construcción para las inversiones, incluidas las de viviendas con esfuerzo propio.

Particular énfasis puso en el imperativo de que los hospitales estén en condiciones de cumplir su función en la atención a las personas dañadas por un sismo, porque a nivel mundial estas instalaciones figuran entre las que más perjuicios sufren.

Aunque los edificios gran panel soviético, que abundan en populosos barrios santiagueros, son notablemente resistentes a los temblores, es preciso preservar sus estructuras y no modificarlas con eliminación de paredes, la colocación de tanques de agua y otras decisiones domésticas, insistió.

En cuanto a los meses de enero y febrero como los más proclives a los movimientos telúricos perceptibles habló de coincidencias en diversas partes del mundo pero sin una demostración científica, al igual que no hay relación probada con las altas o bajas temperaturas.

'No deben mezclarse desastres como los derivados de las erupciones volcánicas, incendios o de las afectaciones del cambio climático, porque la tierra tiene su régimen y está viva', acotó Arango.

Anunció una aplicación para celulares que pondrán en servicio próximamente, mediante la cual las personas informarán acerca de la perceptibilidad de un sismo y también recibirán detalles relacionados con esos eventos.

Visto 1914 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar