viernes, 28 febrero 2020, 12:59
Martes, 28 Enero 2020 00:31

Por Martí volvió a hacerse luz la noche de la Colina a la Fragua

Escrito por  María Elena Álvarez Ponce / ACN
Valora este artículo
(1 Voto)
Por Martí volvió a hacerse luz la noche de la Colina a la Fragua Foto: Ariel Ley Royero / ACN

Con la Patria en el corazón y las antorchas en alto, miles de cubanos marcharon este lunes en La Habana, para ofrendar a José Martí el primero de muchos homenajes en su fecha natal.



Con la Patria en el corazón y las antorchas en alto, iluminando la noche con el fuego de la vida y el amor, miles de cubanos marcharon este lunes en La Habana, para apurar la llegada del 28 de enero y ofrendar a José Martí el primero de muchos homenajes en su fecha natal.

Descomunal, impresionante, como siempre y más que nunca, fue esta Marcha de las Antorchas desde la escalinata de la Universidad de La Habana hasta la Fragua Martiana, liderada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

alt

Junto a ellos estaban José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, el Primer Ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, miembro del Buró Político y viceprimer ministro, y otros dirigentes del Partido, el Gobierno y el Estado y de las organizaciones y movimientos juveniles y estudiantiles.

La multitudinaria manifestación reunió a varias generaciones de jóvenes, la que no dejó morir al Apóstol en su centenario y esta que, 67 años después, continúa aferrada al sueño martiano de una Cuba con todos y para el bien de todos, una América Nuestra unida, independiente y próspera y un mundo sin odios ni injusticias.

A Fidel, a Raúl, a aquella generación “pionera” y aquella primera marcha, que a fuerza de dignidad rompieron la noche de un régimen de oprobio y rescataron al más universal de los cubanos de la más definitiva de las muertes: el olvido, rindió honores en breve alocución José Ángel Fernández Castañeda, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Bien quisieran nuestros enemigos, que las ideas de Martí estuviesen muertas, que fuésemos un estudiantado y juventud apáticos, egoístas, ajenos a los reclamos de nuestro tiempo, sin el menor compromiso con el legado de esa generación histórica que nos ha enseñado que para los revolucionarios, rendirse o traicionar nunca serán opciones, expresó.

Los universitarios cubanos, junto al pueblo y con la sabia conducción del Partido, tenemos mucho que hacer y defender, un país que pensar y construir entre todos, sin injerencias ni imposiciones, esos son nuestros planes para el futuro y no concebimos nuestra realización personal y profesional alejada de las urgencias de la Patria, que es ara y jamás pedestal, enfatizó.

El joven estudiante de Derecho afirmó que en Cuba las calles siguen siendo de los revolucionarios, que Martí pertenece a los cubanos dignos y a cuantos en el mundo entero están del lado de la justicia y la razón, y recalcó que ninguna provocación ni ultraje a la memoria del Héroe Nacional quedará sin respuesta.

Ante los actos vandálicos y cobardes que vulgares delincuentes al servicio de los enemigos de Cuba cometieron en días pasados, se levanta la condena unánime de todo un pueblo y el enérgico rechazo del estudiantado y los jóvenes, que jamás permitiremos que se ofenda nuestra historia, nuestros principios y dignidad, significó Fernández Castañeda.

Nadie nos arrebatará la Revolución, afirmó rotundo del orador y ratificó el compromiso de la joven generación de hoy, martiana y fidelista, de no fallarle a Cuba, a Martí, a Fidel, a sus raíces e historia.

Encendamos esas antorchas, que el fuego de la dignidad de esta tierra ilumine por siempre el cielo de la Patria, arengó a los participantes en la Marcha, que como siempre, reservó espacio para el homenaje al fundador de la FEU y del primer partido marxista-leninista de Cuba, Julio Antonio Mella, en el Memorial que guarda sus cenizas, al pie de la Colina Universitaria.

Estremecedora, compacta, entusiasta marchó la multitud San Lázaro abajo como un mar de fuego, que se aquietó al llegar a la Fragua, monumento a la forja de quien es el alma viva de la nación cubana, para cantar fervorosa el Himno de Bayamo.

En presencia de Raúl, Díaz-Canel, Machado Ventura y demás dirigentes y en nombre de Cuba entera y de sus “pinos nuevos”, Susely Morfa González, miembro del Comité Central del Partido y primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, y el Presidente de la FEU llevaron flores ante el busto del Maestro.

Visto 435 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar