jueves, 21 noviembre 2019, 21:20
Sábado, 22 Septiembre 2012 03:58

Censo: Enumeradores y supervisores en acción

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(0 votos)

Cuando este texto vea la luz es muy probable que más de la mitad de la población cubana ya haya sido censada, pues hasta el pasado martes sumaban casi cinco millones los cubanos entrevistados


Fotos: Vladia Rubio

Cuando este texto vea la luz es muy probable que más de la mitad de la población cubana ya haya sido censada, pues hasta el pasado martes sumaban casi cinco millones los cubanos entrevistados, solo tres días después de que diera inicio el Censo de Población y Viviendas.

Pero “lo importante no es terminar rápido, sino obtener la información con calidad”, precisó Juan Carlos Alfonso Fraga, director de la más importante investigación social que hoy tiene lugar en la Isla, y también al frente del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

El supervisor Ernesto Manuel asegura que la gran mayoría de los pobladores ha sido amable y cooperadora

El supervisor Ernesto Manuel Lara, estudiante de 4to año de periodismo y con 21 años, bien sabe que Alfonso Fraga tiene la razón; por eso ha sido muy meticuloso en su misión, a cargo de tres enumeradores en el área 9 del consejo popular Alturas de la Lisa; y también cuando tuvo que desempeñarse como enumerador y visitar una treintena de casas, por encontrarse enfermo uno de los muchachos de su equipo.

Partiendo de esa doble y rica experiencia, Ernesto declara a Cubasí que, mayoritariamente, la población se ha mostrado amable y muy cooperadora. “Hasta merienda con cake, helado, refresco y ensalada fría me dieron en una casa, y pocas veces faltaron los ofrecimientos de agua fría y jugo.

 Aun cuando la tendencia ha sido esa, el joven también comenta que algunos de los interrogados han abierto los ojos y dejado escapar exclamaciones al escuchar que les preguntan por la cantidad de computadoras, aires acondicionados, teléfonos móviles, o micro wave  que tienen en casa.

“Se trata de personas que sienten como si se estuviera invadiendo su privacidad. Pero eso sucede porque no han llegado a comprender la finalidad y utilidad de un censo como este”.

A kilómetros de distancia de Ernesto Manuel, en Nuevo Vedado, el enumerador de 17 años José Michel Bouza, estudiante de Informática en el politécnico Osvaldo Herrera, no se ha tropezado con esos asombros. “Todo el mundo coopera bastante. Percibo que la gente no ha sentido ni desconfianza ni miedo a decir la verdad. Han sido todos sinceros.”

Sin embargo, él sí declara haber sentido al principio cierto temor a equivocarse en el llenado de los cuestionarios. Tan trascendente sabe su tarea, que, en el despegue, estaba algo sobrecogido. Quizás fue por eso que la primera casa que censó fue precisamente la suya, donde los familiares le ayudaron a precisar detalles, aun cuando supo aprovechar muy bien el seminario de preparación que recibió a partir del 3 de septiembre.
La puerta de cada vivienda censada exhibe una pegatina que así las acredita

Ahora, es posible que lo mismo José Michel que Ernesto Manuel hayan concluido con sus respectivas misiones, y el primero con gorra azul, y el segundo con gorra roja, quizás continúen prestando apoyo en otras localidades. Quizás ni ellos mismos tengan en este momento lo suficientemente claro toda la relevancia de lo que están haciendo, por el país y también por ellos mismos.

Porque cuando pase el tiempo y sean mencionados una y otra vez los resultados de esta indagación social, sentirán un secreto orgullo al saber que en ellos está su aporte. A la vez, el andar de casa en casa, les habrá ampliado aún más su visión de cómo somos y vivimos los cubanos. 

 

 

 

Visto 1808 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar