martes, 10 diciembre 2019, 08:08
Viernes, 28 Septiembre 2012 14:49

El Ballet Nacional en temporada (+ FOTOS)

Escrito por  Yuris Nórido, con fotos del autor

El Ballet Nacional de Cuba presenta este fin de semana un programa concierto en su sede principal, el Gran Teatro de La Habana. Este jueves tuvo lugar la primera función de la temporada, que continuará el sábado y el domingo.

Con estas funciones se están calentado motores para la fiesta mayor: El XXIII Festival Internacional de Ballet de La Habana, que comienza el venidero 28 de octubre.

Las obras seleccionadas recorrieron varios de los caminos estilísticos de la compañía que dirige Alicia Alonso: desde el clasicismo pletórico de Don Quijote, pasando por los aires neoclásicos (más bien neorrománticos) de En las sombras de un vals, hasta la contemporaneidad de Didenoi.

Las piezas fueron bien defendidas por un elenco muy joven, con el protagonismo de primeras figuras del elenco.

Sadaise Arencibia y Arián Molina en En las sombras de un vals, de Alicia Alonso.

El cuerpo de baile lució cómodo en esta hermosa propuesta.

Didenoi, de Maruxa Salas, utiliza la música de Dulce Pontes.

Arianni Martín, Julio Blanes y Alejandro Méndez asumieron el montaje.

Particularmente vistosos en su proyección escénica resultaron Sadaise Arencibia y Arián Molina, que centraron una de las más hermosas (sobre todo desde el punto de vista plástico) propuestas de la noche: En las sombras…, ballet de Alicia Alonso.

Viengsay Valdés lució cómoda en Non, je ne regrette rien, un solo coreografiado por Ben van Cauwenbergh, sobre la canción interpretada por Edith Piaf. Viengsay está, ahora mismo, en la plenitud de sus potencialidades dramáticas, asume los roles de fuerte presencia histriónica con soltura y compromiso.

Didenoi, de Maruxa Salas, es una pieza agradecida, de interesante movimiento y singular plasticidad. Fue muy bien bailada por los jovencísimos Arianni Martín, Julio Blanes y Alejandro Méndez.

En Acentos, divertimento de  Eduardo Blanco, lo de siempre: mucha fuerza casi acrobática de jóvenes bailarines.

Para el cierre del programa, un clásico de los grandes: el tercer acto de Don Quijote, con el celebérrimo pas de deux de Quiteria y Basilio. Yanela Piñera y José Losado lo asumieron con mucha dignidad, mostrando de paso algún que otro destello de virtuosismo. Lástima que él, en algún momento, luciera desconcentrado.

Viengsay Valdés se lució en su solo.

Cinco jóvenes bailarines bailaron Acentos, de Eduardo Blanco.

Muchos saltos, mucho virtuosismo...

El cuerpo de baile en el tercer acto de Don Quijote.

Yanela Piñero y José Losada en el pas de deux.

Yanela es una de las más jóvenes primeras bailarinas de la compañía.

Don Qujite es una de las obras preferidas del público cubano.

Modificado por última vez en Lunes, 01 Octubre 2012 14:15

Comentarios  

 
#1 Jose Ernesto 28-09-2012 15:58
Comparto tu opinión, Yuris, la verdad personalmente Don Quijote me supo menos con respecto al resto del programa, Yanela me pareció fría y sin chispa en el papel a la hora de interpretar, como dices, con destellos de virtuosismo técnico; sin embargo, pienso que le faltó la parte interpretativa.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar