viernes, 20 septiembre 2019, 05:54
Lunes, 12 Noviembre 2012 09:15

Bailarines aéreos desafían en México las leyes de la gravedad

Escrito por  EFE

Seis bailarines suspendidos a una altura de hasta cuarenta metros desafiaron en la capital mexicana las leyes de la gravedad, al convertir las fachadas de varios edificios en el escenario de un espectáculo que fusiona danza y escalada.

 

El espectáculo, titulado «Bound(less)» («Sin límites»), busca a través del movimiento y la coreografía indagar sobre la naturaleza de la identidad humana y sus relaciones, según explica en una entrevista con Efe la directora artística y coreógrafa del mismo, Amelia Rudolph.

Para ello la compañía estadounidense Bandaloop, precursora de los llamados bailes verticales y cuyo lema es «Sky is not the limit» («El cielo no es el límite»), ocupó anoche al menos tres de los edificios del Centro Nacional de las Artes (Cenart), al sur de la ciudad, y congregó a cientos de personas en las inmediaciones del recinto para presenciar la sorprendente escenificación.

«Quería conectar los movimientos con la realidad de la experiencia humana, explorar quiénes somos, ante nosotros mismos y en nuestras relaciones con los demás», indicó Rudolph, quien fundó la agrupación en 1991 con el propósito de unir sus dos grandes pasiones: la danza y la escalada.

Los movimientos, agregó, se convierten en «metáforas» que permiten profundizar en la percepción de estas relaciones como la que protagonizan tres bailarinas unidas por una tela blanca, que «tienen que negociar sus propios pasos porque están literalmente conectadas».

El espectáculo, que podrá verse en las ciudades de Campeche y Puebla los días 16 y 23 de noviembre, respectivamente, es además un «tributo a la naturaleza y el espíritu humano», según explicó la artista, quien precisó que llevan más de tres años trabajando en este ejercicio y hasta el momento más de 50 000 personas ya lo han visto.

Además de una cuidada iluminación que hace que las sombras también cobren protagonismo y un colorido vestuario, la representación está acompañada por música jazz en vivo, trombón violonchelo y guitarra eléctrica, de la mano de Dana Leong.

«Bound(less)» también incluye una parte dramatizada en la que uno de los bailarines interpreta un monólogo en el que se plantea el interrogante de ¿Quiénes somos? después de rastrear en el buscador de Internet Google su nombre.

«Nos interesaba esta pregunta de la identidad actualmente, de quiénes somos al margen de la tecnología porque sabemos que, desde luego, la tecnología influye en lo que consideramos que somos ahora», expresó Rudolph.

Según explicó la coreógrafa, el mayor reto del montaje es adaptarse en cada actuación a las características del espacio arquitectónico en el que se realiza. En este caso, ante la actuación en tres edificios diferentes, tuvieron que ensayar «duramente» para dominar el recinto.

Los bailarines necesitan conocer a la perfección el lugar donde van a trabajar, no solo por seguridad y para que los movimientos salgan bien, sino también para evitar imprevistos y retrasarse al ir de un edificio a otro durante la actuación.

Por ello, durante varios días exploraron tanto las paredes como el interior de los edificios de la Torre de Dirección e Investigación, la caja del Teatro Raúl Flores Canelo y la Biblioteca de las Artes de este complejo cultural multidisciplinario.

En cuanto al título, «Bound(less)», Rudolph explicó que «enfatiza que estamos unidos, desde nuestra identidad, hasta nuestras relaciones, nuestra vida», algo que expresan los bailarines, quienes «negocian sus movimientos y, juntos, pueden no tener límites».

Asimismo indicó que al ser un espectáculo al aire libre deben estar preparados para cualquier tipo de imprevisto dado que la ejecución se puede ver afectada por el viento o la lluvia, lo que implica un esfuerzo físico mayor para que el espectáculo «luzca bien», «como si no costara ningún esfuerzo» bailar sobre la pared.

La artista hizo hincapié en que son muy cuidadosos con las condiciones de seguridad del espectáculo por lo que varios meses antes técnicos de seguridad exploran las fachadas de los edificios, algo que, aseguró, en veinte años les ha permitido no sufrir ningún accidente grave.

La última creación de Bandaloop llega a México después de haber sido presentada en lugares como la Gran Muralla de Oakland, en California, la antigua oficina de Correos de Washington y el Kennedy Center, todos ellos en Estados Unidos.

Además del espectáculo está previsto que sus protagonistas impartan un taller de danza vertical durante tres días a compañías mexicanas mientras que el músico Dana Leong ofrecerá a estudiantes de música el taller «Composición e interpretación con laptop» (ordenador portátil).

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE »

Modificado por última vez en Miércoles, 14 Noviembre 2012 12:37

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar