lunes, 20 enero 2020, 05:13
Martes, 13 Noviembre 2012 07:29

Lázaro Borges: Sin mirar demasiado atrás

Escrito por  Eyleen Ríos López/JIT
Valora este artículo
(1 Voto)

Tomar el futuro como meta, sin volver demasiado la vista hacia los tropiezos del pasado, es una táctica que le ha dado buenos dividendos al pertiguista cubano Lázaro Borges.


Tomar el futuro como meta, sin volver demasiado la vista hacia los tropiezos del pasado, es una táctica que le ha dado buenos dividendos al pertiguista cubano Lázaro Borges.

«Lo que pasó quedó atrás, solo lo tomo como una experiencia», dice ahora que duele menos lo sucedido en Londres, cuando una increíble ruptura fragmentó su garrocha en tres partes y acabó con el sueño de una final olímpica.

El subcampeón mundial de Daegu´11 sabe que a sus 26 años todavía hay tiempo para coronar deseos, y por eso comenzó este nuevo ciclo sin lamentos y con mucho ánimo en busca de incrementar el rango de su carrera.

Así, entusiasmado y con toda la fuerza física que necesita para superar sus propios resultados, lo encontró JIT en una de las sesiones de entrenamiento que desde hace cuatro semanas le ocupan en el habanero Estadio Panamericano.

«Pensamos cumplir objetivos que no pudimos conseguir este año y sobre todo vamos a pulir elementos técnicos que me ayudarán mucho», explicó en medio de un breve descanso, mientras el técnico Rubén Camino da instrucciones al resto del grupo.

«Mi entrenador y yo también hemos repasado los videos de Daegu y los Juegos Panamericanos de Guadalajara, porque aunque fueron buenos resultados siempre hay movimientos que mejorar», agregó el monarca de esa cita continental.

Enfundado en un ligero abrigo de color verde y protegido del sol con gorra blanca, Borges confirmó el objetivo de igualar o mejorar el desempeño inscrito en la urbe asiática, donde subió al podio con un 5,90 convertido en récord nacional.

Preguntado sobre la presión con que llegará en agosto del 2013 a la cita planetaria de Moscú aseguró que no le molesta saberse exigido por su lauro precedente.

«Ya conozco lo que es ser medallista y no puedo irme con menos», adelantó antes de reincorporarse a la ejercitación para repetir una y otra vez diferentes pasos de carrera, garrocha en mano.

Poco después es Camino quien acepta el diálogo y confirma el objetivo anunciado por su pupilo, aunque reconoce lo mucho que todavía le resta a una preparación que apenas atraviesa por su primer macrociclo.

«Esta etapa es fundamentalmente de acondicionamiento, con ejercicios generales que les van a preparar para mayores cargas que vendrán después», aclaró refiriéndose a una fase que terminará con la Copa Cuba, en el mes de marzo.

Luego vendrá la habitual etapa de competencias internacionales, que debe incluir varias paradas de la Liga del Diamante y tal vez algunas del Grand Prix de Brasil, todas con el propósito de sumar fogueo para la cita de la capital rusa.

«En Moscú podemos saltar sobre los 5,80 metros, unos centímetros arriba o abajo. Ese es el pronóstico para este primer año del cuatrienio», ratificó.

Además de Borges, que es la estrella del grupo, Camino trabaja con Yankiel Lara y los todavía cadetes Marcos Molina y Eduardo Banderas.

De ellos es Yankiel, elogiado por sus condiciones físicas y elevada estatura, el de más rápida proyección, y debe acompañar a Borges en lo previsto para el ya cercano 2013.

Visto 1475 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar