domingo, 25 agosto 2019, 15:44
Sábado, 17 Noviembre 2012 04:54

Yarisley Silva: ¿La bailarina de las alturas?

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

En su niñez se debatió entre el ballet y el deporte, incluso hizo pruebas para una captación pues ansiaba convertirse en bailarina clásica. Finalmente desistió...


En su niñez se debatió entre el ballet y el deporte, incluso hizo pruebas para una captación pues ansiaba convertirse en bailarina clásica. Finalmente desistió porque le dijeron que engordaría con el crecimiento y entonces se decidió por el atletismo. Por suerte para nosotros, pues no contaríamos ahora con una subcampeona olímpica, titular panamericana y recordista nacional con 4.75 metros.

 


Sí señores, se trata de la pertiguista Yarisley Silva, a quien desde nuestra conversación durante una sesión de entrenamiento en el Estadio Panamericano la bauticé como la bailarina de las alturas.


Volviendo a sus inicios con nueve años finalmente se inclinó por el campo y pista, bajo la égida del entrenador Isidoro en la primaria Manuel Ascunce, en su natal Pinar del Río. Luego en la EIDE su tía María de la Caridad le siguió los pasos. Entonces, como casi siempre sucede en los inicios, hacía varios eventos, hasta que escogió coquetear con el firmamento pértiga en mano.


Así llegó al equipo nacional en el año 2002 con 15 primaveras y… ¿Saben ustedes cuál era su marca entonces? 3.60 metros.


SALTO DE CALIDAD EN EL TIEMPO


Una década para materializar uno de los sueños más grandes de todo atleta: acariciar el Olimpo deportivo, hay quiénes entregan una vida de sacrificio y no lo consiguen. Por eso antes de adentrarnos en el 2012 haremos un breve recuento de la secuencia de Yarisley en Londres, donde se vistió de plata con tope de 4.75, mismo registro que la dorada estadounidense Jennifer Suhr pero con un fallo inicial sobre 4.45, a la postre costoso. Luego pasó la varilla limpiamente sobre 4.55, 4.60, 4.65, 4.70 y los mencionados 4.75 igualando su mejor marca de por vida, conseguida antes en los XVI Panamericanos de Guadalajara.


Eso la convirtió en la primera mujer cubana que accede a una final de pértiga, modalidad sin precedentes de tradición acá, y la primera latinoamericana en obtener una presea en dicha modalidad.
De ahí que Silva no haya dudado en calificar el 2012 como un año crucial:


“Este año ha sido el más importante de mi carrera deportiva, no solo por el hecho de haberme convertido en subcampeona olímpica igualando mi mejor registro, sino por la estabilidad conseguida”, explicó la atleta de 25 años, quien desde hace poco reside en el reparto el Calero en Vueltabajo.

   

Tanto es así que en 19 de las 22 competencias en las que concursó culminó en uno de los tres puestos cimeros, con el 75% de sus registros iguales o superiores a los 4.60m. Ese performence lo optimizó en la etapa estival (15 certámenes y 14 de ellos con metales, para totalizar siete doradas, seis plateadas y una de bronce.


¿Precedentes de esa explosión?


El 2011 sin dudarlo, aunque te confieso, desde el 2008 exhibía 4.50 metros, pero no fue hasta el año pasado que pude insertarme en la elite. Ese fue mi despegue, rompí seis récord nacionales, culminé quinta en el Mundial de Daegu (4.70), —allí según refiere, sintió mucha presión por el hecho de tratar de demostrar que la garrocha tenía potencialidades en su estreno a ese nivel—, y lo que considero uno de los momentos más placenteros. Derrotar a la campeona del orbe, la brasileña Fabiana Mürer en Guadalajara. Allí iba por la plata y ya tú vez.


¿Hablando de momentos, alguno malo?


Precisamente en el 2008 y 2009, caí en un bache psicológico que me afectó en el aspecto físico también. Gracias al apoyo de mi entrenador Alexander Navas, del psicólogo y de mis compañeros de equipo pude reponerme.


¿Qué representa Navas en tu carrera, resultados?


Ha sido como un padre, desde que entré en el elenco nacional me ha ayudado muchísimo, es muy paciente y a la vez exigente, lo considero uno de los mejores entrenadores del mundo, pues con la carencia de recursos que poseemos, mira todo lo que hemos sido capaces de alcanzar.
¿Proyección inmediata?


Mantenerme en la elite, mejorar algunos elementos técnicos en función de ganar en altura y poder llegar en forma óptima al Mundial de Moscú el año próximo. Por mi baja estatura soy una atleta que depende mucho de la carrera de impulso, la realizaba con 14 pasos y agarraba la garrocha a 4.30 metros de altura. Trabajo para cambiar a 16 pasos y 4.40, lo necesito, de eso dependerá en buena medida el poder superar la barrera de los 4.80 y acercarme a los cinco metros.


EL MENTOR ACUÑA A SU DISCÍPULA Y AL RESTO DE LAS PRESELECCIONADAS


La conducción acertada de un entrenador repercute sobremanera en el desarrollo de un atleta. Al parecer Alexander Navas tiene eso bien claro y sobre Yarisley, Dailis Caballero y las otras dos preseleccionadas profundizó:


“Llevamos cinco semanas de preparación general, Yarisley tiene una potencia en su carrera de impulso envidiable, esas modificaciones que haremos en el agarre y los dos pasos de incremento son para ganar en altura. Compite con una garrocha que soporta 170 libras de fuerza y tiene 18.3 de flexión.


Tanto a ella como a Dailis pretendemos insertarlas e el circuito invernal, que tengan entre cuatro y cinco mítines de confrontación para luego buscar estabilizar en el comienzo de la IV Liga del Diamante. El objetivo fundamental es el mundial de Moscú, pero el trabajo es progresivo, y necesitamos probar las modificaciones para confirmar su evolución”, argumentó.


Parece sencillo pero no lo es, el telón acaba de ser subido. Varios actos le esperan a la bailarina de las alturas y sus coequiperas. Aguardemos por un salto esbelto, impecable técnicamente, glorioso…


Visto 2886 veces Modificado por última vez en Domingo, 18 Noviembre 2012 05:26

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar