lunes, 09 diciembre 2019, 23:45
Miércoles, 21 Noviembre 2012 12:10

Una iglesia donde todos parecemos pequeños (+ FOTOS)

Escrito por  Yuris Nórido
Valora este artículo
(3 votos)

Visitamos la iglesia de Jesús de Miramar, la más grande de Cuba, construida hace más de medio siglo en La Habana.


Ante la monumentalidad de esta iglesia todos somos demasiado pequeños. Minúsculos ante la grandeza celestial. Es la idea, la Iglesia Católica ha construido siempre templos prominentes, que parecen advertencias en la tierra. Impresiona este, el más grande de Cuba, dedicado a Cristo Rey, pero que todo el mundo conoce como Jesús de Miramar.

La edificación está ubicada en la 5ta. Avenida, en una explanada que le permite al transeúnte verla en todo su esplendor. La influencia románica bizantina es evidente en su estilo arquitectónico. Planta de cruz latina, tres naves, ábside, cruceros, arcos de medio punto, bóveda de cañón y cúpula de base octogonal. A imagen y semejanza de otras iglesias célebres en el mundo.

Su estructura es de hormigón armado, revestida de cemento que imita la piedra arenisca. Pero la fachada, el pórtico y la torre (que nunca se terminó) son de piedra de sillería. Los bajorrelieves, los ángeles del presbiterio y los altares son de mármol de Carrara. El piso fue hecho en terrazo, in situ. Aquí y allá son evidentes signos franciscanos, como el escudo de la orden. El artista Juan Sierra moldeó en los capiteles símbolos litúrgicos.

El arquitecto Eugenio Cosculluela dirigió las obras de construcción, que comenzaron en 1948 y concluyeron en mayo de 1953.

La iglesia está dedicada a Cristo Rey, específicamente al momento de su pasión. La sagrada imagen, una réplica de la célebre imagen de Jesús de Medinacelli (venerada en Madrid), preside en el camarín del ábside. Está tallada en madera pintada, lleva una túnica nazarena de color morada. En los extremos del crucero están las dos capillas de la iglesia: la de la izquierda, dedicada a la patrona de Cuba, Nuestra Señora de la Caridad del Cobre; la otra, a Santa Ana, madre de la Virgen María.

Pero lo más singular del templo es el Via-crucis, 14 murales desplegados en las paredes laterales. Fueron pintados al óleo sobre láminas por el español César Hombradós Oñativia, entre 1952 y 1959. No es que haya grandes aportes formales, pero el tamaño de las pinturas es considerable. Algunas de las familias que aportaron recursos para la construcción del templo posaron para las escenas.

El órgano de tubos fue inaugurado en 1956. Como todo en la iglesia, es monumental. Tiene 5 mil tubos y tres consolas, puede alcanzar 73 registros reales. Ahora está en reparación. Fuera de la iglesia, destaca la gruta de la Virgen, imitación de la famosa gruta francesa de Lourdes, concebida por el arquitecto Max Borges.

La iglesia de Cristo Rey está abierta a los fieles y visitantes, por las mañanas y las tardes. Normalmente se celebran todos los actos del servicio religioso. Un capuchino español, Fray Aniceto de Mondoñedo fue el artífice y promotor de esta obra. Desde su fundación, es atendida por religiosos capuchinos españoles.

Vista general de la iglesia. Foto: Yuris Nórido

Detalle de la fachada. Foto: Yuris Nórido

La nave principal. Foto: Yuris Nórido

Escaleras hacia el órgano. Foto: Yuris Nórido

Uno de los murales del Via-crucis. Foto: Yuris Nórido

Otro de los murales. Foto: Yuris Nórido

La cúpula desde dentro. Foto: Yuris Nórido

Uno de los ángeles de la capilla de Santa Ana. Foto: Yuris Nórido

Otra escena del Via-crucis. Foto: Yuris Nórido

Al fondo, el órgano. Foto: Yuris Nórido

Arco de medio punto. Foto: Yuris Nórido

La bóveda central. Foto: Yuris Nórido

Detalle del mobiliario. Foto: Yuris Nórido

Bajorrelieve de la Última Cena. Foto: Yuris Nórido

Imagen de la Patrona de Cuba. Foto: Yuris Nórido

Uno de los ángeles del altar. Foto: Yuris Nórido

Detalle del altar. Foto: Yuris Nórido

La virgen de la gruta. Foto: Yuris Nórido

Detalle de la entrada principal. Foto: Yuris Nórido

La cúpula. Foto: Yuris Nórido



 

Visto 2477 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Noviembre 2012 16:35

Comentarios  

 
#1 Alvaro Cosculluela 24-11-2016 15:37
Tan solo unas palabras para felicitarlos por este escrito sobre la obra diseñada y construida por mi padre, Eugenio Cosculluela Barreras, de la cual me siento orgulloso, y conozco la historia de Jesus de Miramar. Tal como dicen, la gruta fue hecha despues por el Arquitecto Max Borges, tambien muy conocido entonces.
Cualquier pregunta con mucho gusto la contestaré.
Saludos
Alvaro
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar