sábado, 25 enero 2020, 22:24
Domingo, 06 Enero 2013 07:44

La fuerza de Cristina

Escrito por  Arnaldo Musa
Valora este artículo
(4 votos)

La descomunal propaganda mediática en su contra no impide que cada vez arrastre más simpatizantes a su causa, en la que subraya la integración de Argentina a procesos liderados por fuerzas progresistas



Título indicado para la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, quien, todavía de luto, ha sabido empuñar las riendas que le dejó su fallecido esposo, Néstor Kirchner, mientras enfrenta con firmeza la aparición del temido cáncer y emprende medidas que tienden a beneficiar al pueblo.  

La descomunal propaganda mediática en su contra no impide que cada vez arrastre más simpatizantes a su causa, en la que subraya la integración de Argentina a procesos liderados por fuerzas progresistas, cercanos vínculos con la Venezuela de Chávez y nexos de amistad con la Cuba revolucionaria. 

Con ella en el poder, la nación presenta desde hace años un fuerte crecimiento económico, no obstante la crisis internacional, ganando la batalla contra los partidarios del neoliberalismo, quienes anunciaron una época de turbulencias y duras decisiones para lograr la competitividad y la baja en la inflación, y trataron de echar toda la culpa a la postura oficial de mantener subsidios al transporte y la energía y evitar todas las medidas que provoquen desempleo. 
                                                           

Cristina enfrentó y destituyó a funcionarios que desviaron dinero público para planes de viviendas populares, lo cual fortaleció su posición frente a sus oponentes.   
                                                                   

Estimuló el consumo doméstico, utilizó las reservas del Banco Central para financiar al Tesoro y amplió los planes de ayuda social, pese a la oposición de sectores que esgrimieron que vieron afectada su participación en la economía nacional.


 La descomunal propaganda mediática en su contra no impide que cada vez arrastre más simpatizantes a su causa    

                                                                  
No se ha podido desvirtuar el éxito de la Presidenta en la defensa de la nacionalidad argentina, los derechos humanos y la promoción de la actividad política de la mujer. 

El 24 de julio del 2008, presentó un proyecto de ley de rescate de las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas, que habían sido privatizadas en 1991 durante el gobierno de Carlos Ménem.  


 Cuestionó también a los “gurúes económicos” que defendían el modelo económico estadounidense y criticaban las medidas anticrisis tomadas por los presidentes Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, para ratificar su adhesión de fondo al enfoque neodesarrollista de las mismas.  


En fin, y a manera general, la política económica que sigue el gobierno de Cristina tiene dos puntos principales: el aumento sostenido en el gasto público con fines redistributivos,  y una política fiscal y cambiaria favorable a la inversión privada.   

Junto con decretar la educación obligatoria desde los 5 años y hasta los 18 años, descuella el cada vez menor índice de pobreza, un 11,3% en el 2010,  el segundo más bajo en América Latina, mientras el desempleo es ahora de un alrededor del 7%.   


 Después del plan quinquenal del gobierno de Perón entre 1947 y 1951, el período 2003-2010 es el de mayor construcción de escuelas de la historia argentina. Entre 1969 y 2003 los diferentes gobiernos nacionales financiaron la construcción de un total de 427 escuelas, mientras que entre 2003 y 2010 se construyeron más de mil, que beneficiaron a medio millón de alumnos.     

                                                
Sus relaciones con gobiernos abiertamente en contra de los intereses imperialistas, le ha valido acciones hostiles. El 25 de febrero de 2009, el director de la CIA, Leon Panetta, se refirió a Argentina, Ecuador y Venezuela, como “problemas serios a los que tenemos que prestar atención en América Latina, porque involucran inestabilidad económica”.   
  
                                                                                               
La Presidenta dio órdenes al ministro de Relaciones Exteriores para que repudiara las declaraciones del jefe de la CIA y pidiera explicaciones al gobierno de Estados Unidos. A la Agencia no le quedó más remedio que disculparse.  

                                                                                                                               
Si en algo ha destacado este gobierno de una mujer que ha demostrado su fuerza, ha sido el abierto apoyo de varias organizaciones de derechos humanos, como las Madres de Plaza de Mayo y las Abuelas de Plaza de Mayo, lo cual le ha valido fuertes críticas por los principales partidos de oposición y quienes se escandalizan ante el justo castigo que ya han recibido algunos de sus principales criminales de la fenecida dictadura militar.    
                                                                     

Visto 1636 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar