lunes, 22 julio 2019, 09:49
Miércoles, 19 Octubre 2011 15:40

En noviembre, seremos 7 mil millones

Escrito por  Yuris Nórido
Valora este artículo
(2 votos)

Tardamos solo 12 años en llegar a esa cifra redonda. ¿El mundo podrá sostenernos?

A finales de este mes, según los cálculos de la ONU, ya seremos 7 mil millones de personas en el mundo. Hace solo 12 años éramos 6 mil millones: ha bastado poco más de una década para tan significativo salto. El índice de natalidad ha bajado un poco en estos años, pero de todas formas a finales de este siglo el mundo tendrá 10 mil millones de habitantes.


Ante tal explosión demográfica, muchos se preguntan si el planeta podrá sostener a tanta gente. Lo cierto es que ahora mismo, miles de millones de seres humanos apenas sobreviven, víctimas del hambre. La erosión ha acabado con buena parte de las tierras antes cultivables, la contaminación amenaza el medio ambiente, los recursos minerales se agotan…

Es un panorama dantesco, pero hay espacio para el optimismo: el mundo sí puede alimentar a la población por un largo tiempo. El problema es otro: será poco probable hacerlo con los actuales esquemas de distribución.


La desigualdad cada vez mayor es la gran tragedia en estos momentos. Es, en buena medida, responsable de conflictos sociales y hasta de guerras. Las paradojas están a la vista: los países desarrollados, una minoría, consumen la mayoría de los recursos, que por cierto, en buena medida proceden de los países subdesarrollados.


África, por ejemplo, es el continente más pobre… hasta cierto punto. En realidad, es todavía el mayor reservorio de riqueza. Pero no se vislumbra solución a sus graves problemas sociales. Eso sí, las grandes transnacionales —apoyadas por las elites corruptas de esos países— tienen ya repartido el botín.


Lo cierto es que esa región del mundo reserva más de un reto: será la que más crecerá en cuanto a población este siglo. Si en 2000 tenía 800 millones de habitantes, se calcula que para 2100 ya serán 3600 millones, y eso teniendo en cuenta el azote de epidemias como el SIDA.


Nadie sabe a ciencia cierta cómo podrá contenerse la enorme presión social que ejercerán esos millones, que con toda seguridad serán en su mayoría tremendamente pobres. La mayor inversión debería hacerse en el plano social —salud y educación—, pero en este momento, con tantos problemas acumulados, tal pretensión suena utópica.


Europa, por su parte, tiene otro problema: el envejecimiento de su población. Las proyecciones indican que dentro de cuarenta años habrá casi tantos ancianos como personas en edad de trabajar. O sea, poco más de la mitad deberá sostener al resto.

Al viejo continente no le quedará más remedio que recibir a millones de emigrantes de países subdesarrollados, a pesar de la oposición —más o menos xenófoba— de importantes sectores de la población.


La otra alternativa es aumentar los índices de natalidad, pero esa es mucho más improbable. Lo cierto es que los países desarrollados deberán moderar sus índices de consumo —las actuales y casi permanentes crisis están anunciándolo—, de lo contrario tendrán que tomar medidas más radicales para conseguir los recursos en todo el mundo. Será el preámbulo de inevitables guerras. Algo de eso estamos viendo ahora mismo.


El mundo del futuro inmediato es un auténtico puzzle. Algunos confían en que el extraordinario desarrollo científico y tecnológico ofrezca claves para superar la gran crisis que los indicadores actuales anuncian.

Otros apuestan por una revolución social —más o menos violenta— que remueva los cimientos del actual sistema. Y hay quien cree que al menos durante algunos años se podrá seguir sosteniendo el actual estado de cosas…


Algo sí está claro: con el ritmo trepidante que vivimos, no nos está quedando mucho tiempo para pensar en las generaciones del futuro a mediano y largo plazo. Confiemos que en algún momento se pueda descubrir otro planeta habitable. Para comenzar de nuevo.

Visto 3184 veces

Comentarios  

 
#1 Aida 20-10-2011 13:10
Jejeje, este mundo no lo arregla nadie!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar