domingo, 18 agosto 2019, 07:03
Martes, 02 Abril 2013 06:22

Venezuela: Héroes y patrañeros

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(5 votos)

Con el arranque este martes de la campaña electoral en Venezuela,  su fragmentada oposición exhibe un descompuesto lenguaje centrado en Nicolás Maduro y aumenta los dardos que dedica a Cuba.



Con el arranque este martes de la campaña electoral en Venezuela,  su fragmentada oposición exhibe un descompuesto lenguaje centrado en Nicolás Maduro y aumenta los dardos que dedica a Cuba.

Semanas atrás la subsecretaria de Estado para Asuntos Latinoamericanos, Roberta Jacobson, de manera grotesca puso muy en duda la limpieza de las actuales elecciones en Venezuela.

Dos colegas suyos de conocidos antecedentes delictivos en América Latina, Roger Noriega y Otto Reich, están involucrados en planes subversivos contra Venezuela que van, desde el pasado, hasta el presente.

Ahora se les ha unido el ex presidente de Colombia, Alvaro Uribe, investigado en su país debido a sus relaciones con hechos sucios que incluyen su estrecha relación con bandas paramilitares.

Mientras, las fuerzas antichavistas prosiguen una intensificada carrera propagandística, como lo vuelve a sintetizar uno de los órganos periodísticos colocados a su servicio, El Nuevo Herald.

Baste recordar un titulo que desplegó el sábado último para tener una idea de lo que vino después: “Popularidad de Maduro se desploma al disiparse efecto Chávez”.

Luego agregó que ello sucede porque los venezolanos parecen llegar a la conclusión de que Maduro no es Chávez, error de cálculo que comienza a reflejarse en sondeos internos.

A continuación el Herald, amparado de manera grotesca en una  supuesta “fuente familiarizada en el asunto”, plantea que hay mucha preocupación dentro del chavismo.

¿Razón? Según tal fuente no identificada porque están detectando “mucha apatía en sus propias filas” que “ha estado aumentando en las últimas semanas”.

Llegan a decir que la intención de voto a favor de Maduro viene cayendo por lo menos 9 puntos durante las últimas tres semanas, y que en consultas telefónicas predomina lo negativo hacia él.

De todas maneras vuelven a subrayar, igual que en días anteriores, “eso no quiere decir que la oposición tiene todas las de ganar”, una forma de aliviar su abierta toma de posición antichavista.

Un periodista de Miami, Antonio María Delgado, expone que Maduro es un líder accidental con carrera sindical, no política, llegó al puesto de canciller no por carrera diplomática, ni a diputado por méritos.

Después completa la misión asignada al decir que hay otras personas que tienen más capacidad, “empezando por Adán Chávez”, el hermano del fallecido mandatario.

El señor Delgado hace recordar, para conocer mejor frente a quiénes se combate, la sostenida campaña respecto a la fabricada confrontación entre Maduro y el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello.

Su propaganda se atreve a manifestar que la imagen de Chávez “ha demostrado ser de corta duración”, semejando más el flash de una cámara fotográfica que el brillo de una linterna.

Capriles hizo recordar al famoso “eje del mal” que dio fama a Bush (hijo) cuando el viernes planteó: vamos a comenzar una lucha espiritual “del bien contra el mal” (que en su opinión encarna Maduro).

Este último le contestó, y merece subrayarlo, diciendo que la derecha ha decidido hacer una campaña electoral de violencia (…) yo tengo las pruebas de lo que ellos están planeando”.

Al complot anti Maduro se sumó el ultraderechista ex presidente colombiano, Alvaro Uribe, quien este fin de semana atacó la situación interna en Venezuela, incluido que “está sometida al Castrismo.” “Arruinada y sostiene al comunismo cubano”.

Vale llamar la atención sobre el frenético uso de la mentira por parte del sector más derechista de la oposición, cuyo saldo implícito continúa siendo que pueden ganar las elecciones.

En ese contexto resalta la salida a flote de aisladas criticas a Hugo Chávez, hasta aquí casi inexistentes, menores o redactadas en busca de diferenciarlo con Maduro.

También se observa, como ahora en el caso de Uribe, un marcado interés en deformar las relaciones con Cuba, tanto para golpear electoralmente como para tratar de hacerlas menos fluidas.

Todo lo apuntado sigue advirtiendo, como reiteró Maduro este fin de semana, que no son confiables las intenciones de la extrema derecha opositora de cara al 14 de abril.

En medio de este panorama tuvo lugar otro importante respaldo a la Revolución bolivariana y sus líderes cuando el Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo, reunido en Caracas, declaró a Hugo Chávez héroe de América Latina y el Caribe, así como apoyó la candidatura presidencial de Nicolás Maduro.

Los subordinados de Washington que navegan en la oposición venezolana tienen un legítimo y explicable derecho para estar preocupados y contraer nupcias con la mentira.

Visto 1883 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar