domingo, 25 agosto 2019, 10:26
Viernes, 05 Abril 2013 06:03

Venezuela: El arma secreta de Nicolás

Escrito por  Nicanor León Cotayo, especial de Cubasí
Valora este artículo
(9 votos)
Nicolás Maduro Nicolás Maduro

La forma en que está siendo recibido Nicolás Maduro en estados del país adelanta la magnitud de la votación que podría recibir el 14 de abril, perspectiva admitida hasta por comentaristas de la derecha.



La forma en que está siendo recibido Nicolás Maduro en estados del país adelanta la magnitud de la votación que podría recibir el 14 de abril, perspectiva admitida hasta por comentaristas de la derecha.

Los anti-chavistas despliegan una multiplicada y febril campaña enfilada a golpear la imagen de Maduro, entre otras cosas tratando de ridiculizar determinadas expresiones suyas.

A partir de El Nuevo Herald, otros órganos ultraderechistas como Diario Las Américas, los venezolanos El Nacional y El Universal, los españoles ABC y El País, más sitios de igual orientación en el mundo digital, han dedicado espacios al tema del “pajarito” de Maduro.

Tanto que hasta el propio candidato presidencial chavista se vio forzado a responderles con gran energía, mientras tal sincronización propagandística reforzó aún mas la tesis del complot anti-Venezuela.

Por algo en ese contexto El Nuevo Herald llegó a interpretar ese pequeño suceso como muestra de que la cruzada electoral del candidato chavista “hace agua”.

Resulta interesante subrayar, en medio de la tensión reinante, cómo este jueves Maduro volvió a demostrar gran destreza política y un ascendente arraigo popular.

Ahora lo hizo durante el acto de campaña en Cojedes, un estado del centro-oeste del país, donde acusó a Capriles de refugiarse en símbolos chavistas para tratar de confundir.

“Solo les falta ponerse la boina roja”, dijo, y después alertó que la ultraderecha pretende sabotear el sistema eléctrico de la nación como parte de sus maquinaciones desestabilizadoras.

Tanto el ocultamiento en símbolos chavistas, como la posible agresión eléctrica, no denotan fortaleza, más bien su desesperación, inseguridad y falta de confianza en el triunfo.

Una de las advertencias de Maduro ganó aún más validez cuando un representante de la oposición en el Consejo Nacional Electoral, Vicente Bello, pidió suspender los comicios del día 14 porque supuestamente Maduro posee claves de las máquinas de votación.

No se detuvo el martilleo enfilado a crear inquietud en la nación,  como indica un titular de El Nuevo Herald que dice: “La incertidumbre se cierne sobre Venezuela a un mes de la muerte de Chávez”.

En este momento, afirma su texto, la palabra es “incertidumbre”, porque Chávez “concentró todo”, dejó un hueco enorme, y lo máximo a que pueden aspirar sus colaboradores “es imitarlo”.

O sea, mostrar a Chávez como un jefe de mando absoluto y a Maduro entre quienes solo pueden tratar de copiarlo, cuando para la mitad de la nación sigue vivo y es centro de la actual campaña.

Pero además vuelven a demostrar que Venezuela es un objetivo altamente priorizado por Washington y que están dispuestos a recurrir a variadas modalidades agresivas para alcanzar sus pretensiones.

Sin embargo prosiguen tropezando con una roca de gran peso, la  obra chavista, traducida en realizaciones sociales que ni Capriles se atreve a ignorar.

Y es precisamente ahora que la famosa Wikileaks destapó un conjunto de documentos que demuestran la marcada hostilidad de la Casa Blanca contra el gobierno de Hugo Chávez.

Uno de los mensajes, enviado a Washington en noviembre de 2006 por el embajador estadounidense, William Brownfield, explica el resultado de su trabajo desde 2004, dividido en cinco objetivos.

Tres de ellos, según el remitente, consistieron en “penetrar la base política de Chávez”, dividir a sus partidarios y aislarlo internacionalmente.

En otro de los documentos el embajador Brownfield dice que entre los años 2004 y 2006 agencias oficiales de su gobierno entregaron unos 15 millones de dólares a más de 300 organizaciones y les brindaron apoyo técnico y capacitación.

La subsecretaria de Estado para Asuntos Latinoamericanos, Roberta Jacobson, llegó semanas atrás a lanzar groseras acusaciones contra el Consejo Nacional Electoral de Venezuela.

Curiosamente, luego de esos infelices pronunciamientos de la señora subsecretaria, prensa ultraderechista de Caracas, Miami y España, apenas cambiando la forma han reiterado las ideas de su mentora.

Pero ni Roberta ni sus apéndices han logrado descifrar la fórmula que les permita volar en pedazos los resultados de la faena llevada a cabo en el país suramericano durante los últimos 14 años.

He ahí la principal arma secreta de Nicolás Maduro Moro, así de sencillo.

Visto 1628 veces

Comentarios  

 
#3 Ernesto 07-04-2013 10:10
CHAVEZ POR SIEMPRE TE QUEREMOS
 
 
#2 Ernesto 07-04-2013 10:08
La derecha de Venezuela esta perdida y, la paliza que le vamos a dar todos los revolucionarios de todo el mundo es contundente, el legado de ese hombre de todos los tiempos que se llama chavez la defenderemos viva chave
 
 
#1 Andrés 05-04-2013 10:16
Y a qué se refiere lo del pajarito, anoche pude ver como Maduro hacía alusión a este tema, pero no sé de que se trata.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar