jueves, 23 enero 2020, 14:27
Viernes, 10 Mayo 2013 05:06

El armario abierto de Jason Collins

Escrito por  Miguel Ernesto Gómez Masjuán
Valora este artículo
(18 votos)

«Tengo 34 años, juego en la NBA, soy negro y gay», reconoció Jason Collins en una carta abierta al mundo, escrita a mano y que entregó a dos periodistas de la revista Sports Illustrated.

«Tengo 34 años, juego en la NBA, soy negro y gay», reconoció Jason Collins en una carta abierta al mundo, escrita a mano y que entregó a dos periodistas de la revista Sports Illustrated. Las palabras del centro de los Wizards de Washington provocaron diversas reacciones, desde una llamada telefónica de Barack Obama, hasta un mensaje de apoyo de Kobe Bryant.


Collins es el primer atleta en activo de una de las cuatro principales ligas profesionales en Estados Unidos que reconoce abiertamente su homosexualidad. La idea de «salir del armario» le pasó por la mente durante la huelga de la NBA, en 2011, que estuvo a punto de cancelar la temporada. Collins explicó que no pretendía ser el primero, pero, «ya que lo soy, estoy feliz de iniciar esta conversación», aseguró a la revista.


La llamada del mandatario estadounidense probablemente haya sido la más sorpresiva. Obama le expresó su apoyo al basquetbolista y también añadió que quedó impresionado por su coraje. Otro político que salió en defensa de Collins fue William Clinton, quien dijo que conocía al jugador desde la época en que este compartía aula, en la Universidad de Stanford, con Chelsea Clinton. «Este es un momento importante para el deporte profesional y en la historia de la comunidad de gays y lesbianas», consideró el expresidente.


El Comisionado de la NBA, David Stern, explicó en un breve comunicado: «Jason ha sido un jugador y un compañero respetado durante su carrera, y estamos orgullosos de que asuma el liderazgo en este asunto tan importante»; mientras, Bryant —quien pagó una multa de 100 mil dólares por proferir un insulto homofóbico a un árbitro, en abril de 2011— publicó en su perfil en Twitter que estaba orgulloso de Collins y le pidió oídos sordos ante las críticas: «No te preocupes por la ignorancia de otros», aconsejó la estrella de Los Ángeles Lakers.


Las manifestaciones de apoyo también llegaron desde varias modalidades deportivas. Por ejemplo, los Medias Rojas de Boston —Collins jugó para los Celtics— destacaron, a través de Twitter, la valentía del jugador y, además, lo invitaron a realizar, cuando estimara conveniente, el primer lanzamiento en algún partido que se desarrolle en el Fenway Park.


Martina Navratilova fue la primera tenista que declaró públicamente su homosexualidad y ahora no demoró en solidarizarse con Collins: «Bien hecho, Jason Collins. Eres un hombre valiente. Y un gran hombre por tu comportamiento. 1981 fue mi año y el 2013 es tu año».


La noticia colocó a Collins en las portadas de los principales medios de comunicación y de las revistas sensacionalistas. Como jugador nunca llegó a ser una estrella, aunque sí se mantuvo en la NBA durante 12 años, pero su carta abierta al mundo lo convirtió, de inmediato, en una figura mediática. Apareció en la primera página de Sports Illustrated, Oprah Winfrey lo entrevistó en su programa, y también ofreció una entrevista para Good Morning, America; además, lo seleccionaron para que estuviera, junto a Michelle Obama, en la gala de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros, de la reunión anual del Comité Nacional Demócrata.


«Soy gay», escribió Collins en su ya famosa carta, y con esas palabras derrumbó un tabú. No obstante, la presencia de jugadores gays en la NBA no parece ser un hecho novedoso; al menos así lo aseguró Charles Barkley, quien reconoció, en un show radial, que había jugado con basquetbolistas homosexuales. «Todo el mundo lo hizo y no era un problema», expresó.


En un mundo donde persiste la discriminación por raza, sexo, creencia religiosa u orientación sexual, la decisión de Collins podría ayudar a las campañas propagandísticas que abogan por la imprescindible igualdad entre las personas; pero ojalá, en un futuro no tan lejano, nadie tenga que recurrir a shows mediáticos para exponer ante todo el mundo su preferencia sexual.


¿Collins es gay? De acuerdo, merece todo el respeto; pero para los que siguen el baloncesto es más importante la cantidad de puntos que pueda marcar en un partido con su equipo —es agente libre y no está claro si los Wizards le extenderán un nuevo contrato— que la pareja con quien salga. Ese tema, por favor, que quede para las mal llamadas «revistas del corazón».

alt

alt

alt

alt

alt

 
Visto 2146 veces

Comentarios  

 
#8 confilo 13-05-2013 18:04
Miguel, tu comentario te hunde más en el lodo, me parece que estás actuando como un elefante en una cristalería.
 
 
#7 El Analista 13-05-2013 18:01
"Ese tema, por favor, que quede para las mal llamadas «revistas del corazón".
Sr. Masjuan ese fué el final de su artículo y como se dice en buen cubano, ahí la cagaste, porque son precisamente esas revistas y publicaciones las que se dedican a los temas triviales, lo que genera una contradicción entre lo que a usted le "preocupa" y lo que propone.
Otro punto. "pero precisamente cuando se resalta la valentía y otra serie de adjetivos sobre Collins, creo que, en realidad, nos acercamos a la homofobia, porque intentamos presentar o construir mediáticamente a Collins como una "persona diferente". ¿Por qué diferente?". Ese fue el final de su comentario y le digo Masjuan que me deja usted anonadado; si es diferente, claro que Collins es diferente, el problema no es ocultar la diferencia, si no, ACEPTARLA. Existen diferentes generos, pero esta diferencia no debe generar discriminación; existen diferentes razas, pero esta diferencia no debe generar discriminación; existen diferentes preferencias u orientaciones sexuales, pero esta diferencia no debe generar discriminación. Si no reconocemos las diferencias, que existen personas diferentes en su actuar y/o pensar, entonce por ahí comienza la discriminación.
 
 
#6 enrique 13-05-2013 16:16
Sr. Masjuan
Claro que leímos, de lo contrario, no estaríamos opinando sobre su escrito.
Si le preocupa la trivialización (se escribe con "v") del asunto, entonces, le reitero la sugerencia de mi comentario anterior: hubiera sido ideal que aprovechara la oportunidad que tiene de publicar en Cubasí, para fomentar la tolerancia y destacar los valores humanos que el caso encierra. Sólo así se evita la banalización de un asunto de relevancia como éste.
Es simplista y poco serio el símil que hace Ud. con un heterosexual gritando su condición en un estadio. Está desconociendo Ud. los riesgos de asumir la homosexualidad en público, como si no supiera (si es periodista, está obligado a saberlo...) que históricamente los homosexuales han sido perseguidos, marginados, humillados, confinados, señalados y ridiculizados en muchas sociedades y épocas (en Cuba también). Como si no supiera que por el miedo al rechazo y la estigmatización , muchos homosexuales deben ocultar su condición, con toda la carga sicológica que eso encierra.
Entonces, Sr. Masjuan, no es lo mismo que un heterosexual y un homosexual asuman públicamente lo que son: el heterosexual estaría cumpliendo con "lo esperado" en una sociedad donde prima la heteronormativi dad, por lo tanto, su confesión sería innecesaria e irrelevante. Por el contrario, el homosexual, al mostrarse como tal abiertamente, está desafiando el esteriotipo patriarcal y podría incluso arriesgar su integridad si la intolerancia circundante lo acosa...Que un homosexual decida con su confesión desafiar el "status quo" para Ud. no es noticia? Le zumba el mango!
Claro que Jason Collins no está desamparado, su fama y su fortuna lo tienen blindado, como a Ricky Martin, pero eso es tema de otra discusión.
Pero claro que Sí es diferente: por ser deportista élite, negro, famoso y sobre todo, por no seguir la norma impuesta por siglos y asumir con valor ejemplar que es homosexual y está conforme con eso.
 
 
#5 Miguel 12-05-2013 23:55
Saludos a todos los comentaristas! Espero hayan leído el artículo completo y bienvenida la polémica. Cuando escribí "revistas del corazón" es porque me preocupa la posible tribialización del asunto. ¿Collins decidió reconocer abiertamente su homosexualidad? Bravo por él; pero espero que lleguemos a un punto donde no interese cuál sea la orientación sexual de las personas, porque prime el respeto y la no discriminación, donde no nos distingamos por la preferencia sexual, porque esa es una decisión personal e íntima. Si Kobe Bryant se parara frente al Staples Center y gritara "soy heterosexual. ¿Eso sería noticia? No lo creo. Entonces, entiendo que en un contexto donde coexisten tantos prejuicios, el hecho de que Collins haya sido el primer deportista en activo en reconocer su homosexualidad lo convierte en "titular mediático", pero precisamente cuando se resalta la valentía y otra serie de adjetivos sobre Collins, creo que, en realidad, nos acercamos a la homofobia, porque intentamos presentar o construir mediáticamente a Collins como una "persona diferente". ¿Por qué diferente?
 
 
#4 confilo 10-05-2013 18:14
Miguel Ernesto Gómez Masjuan, es contigo, habla, di algo. Enrique y Analista están esperando por ti.
Enrique y Analista, bravo por ustedes.
 
 
#3 enrique 10-05-2013 10:53
El Analista: Bravo por tu comentario! Coincido contigo, el Sr. Miguel Ernesto Gómez Masjuán nos convoca a que todo siga tal como está, a que los ejemplos positivos de no-heterosexual es exitosos queden confinados a las "revistas del corazón", o mejor aún, en el anonimato, que ojalá no se difundan; desconociendo así el tremendo aporte que revelaciones como las de Jason Collins pueden significar para la causa de la no-discriminaci ón, la tolerancia y la inclusión sin prejuicios de los y las homosexuales. Da la impresión de que detrás de su arenga a dejarlo todo tal como está y no hacer "show mediático" se esconde la homofobia y el desprecio hacia la orientación no-heterosexual .
Sr. Miguel Ernesto Gómez Masjuán: HAY QUE HACER TODO EL "SHOW" Y TODO EL RUIDO POSIBLE PARA VISIBILIZAR EL VALOR, LA INTEGRIDAD MORAL Y EL EJEMPLO POSITIVO QUE REPRESENTA ESTE CASO, DOBLEMENTE MERITORIO, POR GAY Y POR NEGRO.
En lugar de ironizar y minimizar el valiente gesto de este deportista, hubiera sido ideal que aprovechara la oportunidad de publicar en Cubasí, para fomentar la tolerancia y destacar los valores humanos que el caso encierra.
SÍ es noticia que un famoso y exitoso deportista sea gay y decida comunicarlo. Igualmente sería noticia (totalmente positiva y digna de difundirse por todas las vías posibles) que cualquier famoso cubano lo asuma en público, con responsabilidad y en un marco valórico que contribuya a desterrar los secretismos que lo único que hacen es perpetuar los prejuicios, las injusticias y la doble moral a que nos convoca el Sr. Gómez Masjuan.
 
 
#2 P@ncho 10-05-2013 08:15
QUE COSA MAS GRANDE, OTRO PAJARO MAS PARA LA JAULA, QUE VERGUENZA PARA LOS DEMAS JUGADORES DE LA NBA, YO LO EXPULSARIA PORQUE SEGURO ESTE SE APROVECHA Y LE TOCA LAS PARTES INTIMAS A LOS DEMÁS EN PLENO JUEGO.
 
 
#1 El Analista 09-05-2013 15:19
Aquí el problema no es la pareja con quien salga, el problema es mucho mas serio, por eso no debe quedar solo para las revistas del corazón, es un tema que se debe hablar, debatir y polemizar con quien sea y donde sea. La discriminación comienza por el secretismo, la falta de claridad, transparencia y debate;no es que ahora un medio especializado en deporte tenga que hacer análisis sobre la homosexualidad o la orientación sexual de un deportista, pero si se conoce un hecho como este porque no decirlo. Es algo anormal ser homosexual? vamos a seguir manteniendo esto como un tema tabú? porque dejar eso solo para las revistas del corazón?
Si Jason Collins muere la prensa deportiva y la que no lo informa, si se enferma o se lesiona también, si se detecta que usa doping se dice, si cambia de equipo o queda como agente libre se informa, si le pagan tal o mas cual cantidad de dinero se propagandiza por todos los medios, cualquier hecho normal o extraordinario de una figura pública se mediatiza; la homosexualidad es un hecho normal, si no lo vemos así por ahí comienza la discriminación.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar