lunes, 16 septiembre 2019, 06:01
Jueves, 11 Julio 2013 09:52

EE.UU.: Marco Rubio pierde apoyo del Tea Party en EE.UU.

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

El senador cubanoamericano Marco Rubio perdió el respaldo de la organización conservadora Tea Party como posible candidato presidencial en las elecciones estadounidenses de 2016.

 

El senador cubanoamericano Marco Rubio perdió el respaldo de la organización conservadora Tea Party como posible candidato presidencial en las elecciones estadounidenses de 2016.

 

Líderes y partidarios del Partido del Té criticaron a Rubio por sus argumentos respecto a una eventual reforma migratoria y porque según ellos al legislador republicano no le interesa reforzar la seguridad fronteriza.

 

Estamos escuchando a muchos activistas en todo el país que ya no quieren apoyar al congresista de Florida como probable nominado para dirigir la nación desde la Casa Blanca, dijo Jenny Beth Martin, fundadora del Tea Party Patriots.

 

Rubio y el senador por Arizona John McCain marcaron cierta distancia frente al grupo conservador y señalaron que no se opondrían a una modificación legal que represente un camino hacia la ciudadanía para millones de indocumentados.

 

Este político (Rubio) está perdiendo millones de votos del Tea Party a cambio de millares de sufragios de ciudadanos extranjeros, que tampoco tendrá porque él no es demócrata, comentó en el diario Washington Times Ken Crow, un activista conservador de Iowa.

 

Joseph Pascarella, dirigente del Tea Party en Florida, indicó que Rubio y McCain no son verdaderas autoridades conservadoras, sino que pertenecen a un concepto político llamado RINO (republicans in name only, republicanos solo de nombre).

 

Rubio fue miembro de la Cámara de Representantes de Florida y en las elecciones de 2010 ganó el puesto en el Senado de Estados Unidos por el sureño estado.

 

En el Senado el pasado 28 de junio los 55 senadores demócratas y 14 del partido opositor patrocinaron el proyecto de reforma en las regulaciones sobre inmigración.

 

Desde esa fecha organizaciones como el Tea Party han redoblado las críticas en contra de la propuesta del presidente Barack Obama con el argumento de que representa una amnistía para 11 millones de ilegales.

 

El proyecto certificado por el Senado federal prevé aplicar un estado de sitio militar a la frontera con México, lo que implicaría un vigilante cada 76 metros y un escuadrón de drones para la identificación de inmigrantes ilegales.

 

La implementación del plan costará al erario norteamericano 30 mil millones de dólares, según admitieron los presentadores de la iniciativa y congresistas republicanos Bob Corker y John Hoeven, y el demócrata Chuck Schumer.

Visto 1171 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar