sábado, 22 febrero 2020, 17:35
Jueves, 24 Octubre 2013 11:51

El Arte Bruto llega a París

Escrito por  EFE
Valora este artículo
(0 votos)
Obra de CASSARA Maria Concetta Obra de CASSARA Maria Concetta

Los inadaptados del arte, marginales y autodidactas alejados de las tendencias que dominan la industria plástica, muestran su trabajo en la primera edición de la Outsider Art Feria de París.

Los inadaptados del arte, marginales y autodidactas alejados de las tendencias que dominan la industria plástica, muestran su trabajo en la primera edición de la Outsider Art Feria de París, en las mismas fechas en que se celebra la FIAC, mayúsculo mercado de la creación contemporánea convencional.


En una pequeña y céntrica calle parisina, veinticinco galerías internacionales han ocupado todo un hotel para ofrecer -y vender- una mirada al universo del arte bruto, una réplica de la iniciativa que desde 1993 convoca en Nueva York a los amantes de esa comunidad artística alternativa, y que ahora llega a la Ciudad de la Luz.

"Son creadores a los que no les importa el negocio del arte", resume para Efe Armand Hein, responsable de la Toxic Gallery de Luxemburgo, que exhibe a sus artistas en la habitación 401, en la cuarta planta de un edificio haussmaniano que hasta el próximo domingo ejerce como peculiar mercado de arte.

Hein ha traído a París el trabajo del estadounidense Norbert H. Kox, un antiguo ángel del Infierno que oyó la llamada divina y cambio las motos y las armas por los pinceles; al francés Francis Marshall, que trabaja sobre pinturas icónicas, a medio camino entre el erotismo y la religión; y al estadounidense de origen mexicano Daniel Martín Díaz, que aúna una concepción científica y religiosa.

El arte bruto, también llamado "outsider", nace en 1945, gracias al artista francés Jean Dubuffet (1901-1985), que se interesaba en las creaciones crudas y expresivas de enfermos mentales, presos y niños. Pero en sesenta años, el concepto ha evolucionado y actualmente engloba a una amplia gama de artistas, generalmente poco comerciales, autodidactas y con un punto oscuro.

"El arte bruto se hace sin seguir la agenda del mundo del arte, no tiene nada que ver con el arte generalista y no tiene ninguna intención de formar parte del mundo del arte", resumen los propietarios de la galería Cavin-Morris de Nueva York, especialistas en arte bruto y arte tribal.

Si durante años se consideró una corriente menor o incluso simplemente una forma de terapia, instituciones y galeristas se interesan cada vez más por ese tipo de creaciones y museos como el Reina Sofía de Madrid o la Tate Modern de Londres han explorado recientemente el talento de los desplazados.

"Nosotros estamos en este campo desde 1979 y hemos visto cómo ha ido creciendo el número de galerías. De lo que tienes que preocuparte, aquí y en la FIAC, es de la calidad. Si la calidad es alta, la demanda responde", resume el galerista Randal Morris.

No obstante, aún existe ese componente médico, como el proyecto Healing Arts Initiative (HAI), que desde hace tres décadas organiza terapia con enfermos mentales entre los que descubre artistas.

Uno de ellos es Melvin Way, afroamericano diagnosticado con esquizofrenia que descubrió su vocación a través de un programa de salud mental en un refugio para indigentes. Esencialmente dibuja una suerte de fórmulas matemáticas inventadas que rigen el universo tal y como él lo contempla.

Tras vender su trabajo a algunos coleccionistas, pidió que se les informara de que no debían intentar aplicar las fórmulas contenidas en las obras, pues podía resultar "extremadamente poderoso y peligroso", explica su galerista.

"Los artistas convencionales se preocupan por la siguiente exhibición, los coleccionistas o cómo hacer que les exponga una determinada galería. Todo esto no ocurre con los marginales", añade.

Otros, como la galería Béatrice Soulié, se especializan en arte singular, que también reúne a creadores autodidactas, pero que no arrastra n necesariamente un historial psiquiátrico o criminal.

"Los artistas singulares tienen conciencia de que son artistas y de que producen arte, que no es en absoluto el caso de los creadores del arte bruto, que simplemente tienen la necesidad de expresarse", explican los responsables de la galería.

La primera edición de la Outsider Art Feria de París aprovecha un momento de bonanza y reconocimiento para el arte marginal e inadaptado pues coincide con una extensa exposición sobre el veinticinco aniversario de la revista especializada "RAW" en la Halle Saint-Pierre, junto a Montmartre, y con la muestra "Absolument Excentrique" que organiza la alcaldía de París en el Ayuntamiento.

alt

Información adicional

  • Artículo Relacionado:

     

Visto 1312 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar