martes, 18 febrero 2020, 05:44
Lunes, 21 Noviembre 2011 20:19

Causas y azares de tropiezos mundialistas

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

A pesar del sinsabor, los antillanos podrán contar con una representación de cuatro hombres en Londres’12 gracias a una sumatoria de 143 puntos (105 en Antalya’10 y 36 ahora en la Ciudad Luz).

Confieso que hasta el debut de nuestros seis halteristas en la edición 79 de los Campeonatos Mundiales en París me embargaba la esperanza de que pudieran obtener el máximo de seis plazas posibles para los Juegos Olímpicos de Londres’12, máxime tomando como referente inmediato de 15 días las cuatro coronas que se ciñeron en los XVI Juegos Panamericanos de Guadalajara. La realidad fue bien chocante: solo Sergio Álvarez (56 kg), Bredni Roque (69) y Yoelmis Hernández (85) culminaron sus alzadas en la lid mundialista parisina, e incluso estos, bien por debajo de sus totales de inscripción y calidad real.

 

A pesar del sinsabor, los antillanos podrán contar con una representación de cuatro hombres en Londres’12 gracias a una sumatoria de 143 puntos (105 en Antalya’10 y 36 ahora en la Ciudad Luz). Ese total los colocó en el escaño 16 de la clasificación masculina, segundos de América detrás de Colombia (152), en un potente ranking comandado por China (261), Rusia (258), Irán (233), Sudcorea (223), Polonia (223) y Ucrania (207), naciones con derecho a inscribir a seis competidores.

 

En la capital francesa el infortunio no solo se apoderó de nuestros halteristas, pues el resto de los representantes de este hemisferio tampoco estuvo atinado: salvo las féminas de República Dominicana que superaron en cuatro unidades su actuación precedente y las de Venezuela que mantuvieron su nivel, el resto de los colectivos mermó en materia de kilogramos.

 

Hasta cierto punto lógico, pues en el deporte resulta sumamente difícil mantener un tope de rendimiento durante un mes, si sumamos el período previo de la obtención de la forma óptima a los dos certámenes de máximo rigor enfrentados en dos semanas.

Según explicó el entrenador principal Jorge Luis Barcelán, los muchachos realizaron un período directo a la competencia, de Guadalajara a París, aunque a la hora de la verdad en tierras galas pugnaron por debajo en el peso corporal con relación al de tierras Tapatías, la correlación trabajo-descanso se afectó, entre otras razones por concepto de viajes, los volúmenes hubo que mantenerlos a tope y además, hay que añadirles la presión de enfrentar a los mejores del mundo y la ansiedad por hacerlo bien.

 

Causas y azares a las que supieron imponerse los ya mencionados Sergio Álvarez quinto en los 56 kilogramos 272 (118-154) y único en mejorar su biatlón de tierras tapatías, y Yoelmis Hernández en los 85 kg con un noveno puesto esta vez 360 (155-205) inferiores a sus 374 (164-210 plateados en envión) de la cita turca, pero con un clean and jerk que le permitió mantenerse en el podio, con bronce en esta ocasión. A Carlos Hernández (56), Bredni Roque (69) Iván Cámbar (77) y Javier Vanega (94) todas esos elementos les pasaron factura, al punto de que no pudieron puntear y se resintieron viejas lesiones.

 

Ahora quedan nueve meses para perfilar con acierto los entrenamientos, recuperarse de las molestias y acariciar nuevamente la quimera de una medalla olímpica en la capital británica.

Visto 1517 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar