miércoles, 13 noviembre 2019, 15:43
Miércoles, 27 Noviembre 2013 15:17

La crónica es un ornitorrinco

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Villoro en Casa. Villoro en Casa. FOTO: YURIS NÓRIDO

 

Juan Villoro es uno de los grandes de la literatura latinoamericana. No lo digo yo, que no soy nadie. Lo dice, por ejemplo, Roberto Bolaño, que afirma que “sus cuentos están entre los mejores que se escriben hoy en lengua española”. Palabras mayores, si se tiene en cuenta todo lo que se escribe ahora mismo en español. Pero yo agregaría, sin rubor, que las crónicas del mexicano Juan Villoro están entre las mejores que se escriben hoy en este continente.


Villoro ha llegado a La Habana para protagonizar la Semana de Autor de Casa de las Américas, uno de los más importantes encuentros literarios de la isla, que ha recibido a firmas tan relevantes como Ricardo Piglia, Luisa Valenzuela, Pedro Lemebel, Ernesto Cardenal, Sergio Pitol, William Ospina… Juan Villoro, obviamente, no desmerece ante esa constelación.


Justo cuando su coterránea Elena Poniatowska ha merecido el Premio Cervantes, un galardón que reconoce sobre todo el extraordinario acerbo periodístico de la escritora, Villoro llega para confirmar lo que todo el mundo ya sabe: el buen periodismo puede ser literatura. Sin complejos, sin contemplaciones. Con todo el derecho del mundo. Muchos de los textos que Villoro —y algunos de sus coterráneos, se sabe que México es tierra de excelentes periodistas— ha publicado en revistas, periódicos y libros de Europa y América tienen una vocación estética marcada. No son páginas para olvidar cuando uno cierra el diario.


Además de narrador y periodista, Villoro es un gran conversador. Lo demostró con su conferencia inaugural, titulada "La desaparición de la realidad". Es admirable escucharlo enhebrar ideas con una fluidez y una diafanidad despampanantes. Se pudiera copiar lo que dice y publicarlo sin hacerle ningún cambio estilístico. Una amiga lo decía: él habla con las texturas que se supone que tenga solo la palabra escrita.


En su charla, Villoro habló de la manera en que los escritores lidian con eso que se llama “realidad”. Comparó experiencias, se refirió a las particularidades de cada género. En definitiva, el escritor mexicano está convencido de que la subjetividad marca casi todas las creaciones. La verdad nunca es absoluta.


Buena parte de la conferencia estuvo centrada en la crónica, género que comparte el vuelo metafórico de la ficción y la responsabilidad con los hechos verificables del periodismo. “La crónica es el ornitorrinco de la prosa” —afirmó el escritor. Es un animal que parece tres animales en uno… y al mismo tiempo es uno, indiscutiblemente.


Precisamente el viernes se presentará un libro de Villoro, Espejo retrovisor, que reúne cuentos y crónicas. Entre estas últimas se cuentan narraciones de un viaje a Japón, su experiencia en Chiapas tras la insurrección zapatista y estampas peculiares de celebridades como Mick Jagger y Salman Rushdie.


La Semana de Autor incluye también conferencias de destacados estudiosos sobre la obra de Villoro, encuentros del escritor con estudiantes de periodismo, lecturas de textos y algún que otro encuentro ocasional.


Villoro luce encantado.

 

villoro-02

Modificado por última vez en Lunes, 02 Diciembre 2013 19:20

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar