martes, 22 octubre 2019, 05:31
Miércoles, 15 Enero 2014 15:39

Vaticano bajo fuego de la ONU por la pedofilia de curas

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(2 votos)

El Vaticano dará explicaciones por  primera vez el jueves a los expertos del Comité sobre los Derechos del Niño de  la ONU a propósito de los abusos sexuales cometidos contra menores por parte de  religiosos católicos, un escándalo que ha sacudido a la iglesia de todos los  continentes.   

Se trata de la primera vez que la Santa Sede es cuestionada por una entidad  internacional por haber encubierto por décadas a curas pedófilos.

 El comité de la ONU, con sede en Ginebra, deberá divulgar luego su informe  acerca de la aplicación por parte de los 193 Estados miembros, entre ellos la  Santa Sede, de la convención que protege a los niños.

 El comité no tiene poderes sobre la aplicación de la ley, pero un reporte  negativo podría resultar un golpe para la Iglesia católica presidida desde  marzo por el argentino Francisco, quien se comprometió a cambiar el rostro de  la institución tras los escándalos que la han desprestigiado.

 El Vaticano ratificó la convención de la ONU en 1990 mucho antes de que se  multiplicaran las denuncias primero en Irlanda y Estados Unidos y luego se  extendieran a medio mundo, inclusive a América Latina.

 En 1995 la iglesia estableció que toda denuncia de abusos a menores por  parte de curas debe ser notificada a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 En el 2011, sacudida por la magnitud del fenómeno, el Vaticano ordenó a  todos los obispos del mundo que denuncien a la justicia ordinaria del propio  país a los miembros del clero acusados de pedofilia.

 Monseñor Charles Scicluna, considerado una de las personalidades más  severas de la jerarquía católica, fue escogido por el Vaticano para responder  en Ginebra al cuestionario de la ONU.

 Asociaciones de víctimas de sacerdotes pedófilos, sobre todo de Estados  Unidos, han criticado a la Santa Sede por evitar dar informaciones sobre los  casos y quieren saber si fueron denunciados a la autoridad judicial o si han  sido encubiertos por la jerarquía de la Iglesia.

 Tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI han perdido perdón público a las  víctimas de abusos y decidieron ordenar la llamada "tolerancia cero" de cara a  toda denuncia.   

Sin embargo, la Santa Sede se negó en diciembre a responder al cuestionario  de la ONU enviado en julio en el que se le pedía explicaciones sobre los casos  que examina la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 La jerarquía de la Iglesia católica se limitó a recordar al organismo de la  ONU que la Santa Sede, como Estado, no tiene jurisdicción legal por los abusos  cometidos por curas en otros países.

 "No hay dudas de que la competencia legal no es de los obispos y las  conferencias episcopales", precisó en un comunicado.

 Los horrores del pasado  

 

Para el Vaticano la amplia investigación eclesiástica interna debe ser  mantenida en secreto para proteger tanto a las víctimas como a los testigos,  pero sí  invita a las iglesias locales a colaborar con la justicia ordinaria de  cada país.

 La reunión de Ginebra se celebra justo cuando la congregación  ultraconservadora Legionarios de Cristo celebra una asamblea extraordinaria en  Roma para decidir su futuro después de haber ocultado por décadas los horrores  cometidos por su fundador, el mexicano Marcial Maciel, entre ellos el haber  abusado de los hijos que tuvo con dos mujeres, a las que engañaba diciendo que  era soltero, así como su adicción a la morfina y sus negocios oscuros.

 El papa Francisco creó a inicios de diciembre una comisión para ayudar a  las víctimas de curas pedófilos y evitar nue vos casos.

 La comisión, creada por consejo de los ocho cardenales que lo asesoran para  la reforma la Curia Romana, deberá trabajar con los obispos y las conferencias  episcopales y sugerir las medidas a adoptar para la protección de niños.

 El nuevo organismo, que no satisface a las asociaciones de víctimas, deberá  fijar programas específicos para la protección de los niños y elaborar  directivas para la formación del personal que trabaja y mantiene contacto  permanente con menores, niños y adolescentes.

 Igualmente deberá ayudar a las víctimas de abusos y a sus familiares y  colaborar con las autoridades civiles que investigan los casos.

 Pese a esa voluntad, una página internet denunció al Vaticano por no  autorizar la extradición a Polonia del religioso Jozef Wesolowski, acusado de  actos de pedofilia en República Dominicana.

 La justicia vaticana está realizando una investigación sobre el caso, pero  mantiene el secreto  con lo que alimenta las sospechas, sobre todo de las  asociaciones de víctimas.

 Si bien todo funcionario o eclesiástico que trabaje para la Santa Sede  puede ser perseguido por pedofilia  en caso de denuncia, la transparencia no  parece reinar tras las murallas del palacio apostólico.

 Una de las víctimas, el español Miguel Hurtado, miembro de SNAP (Survivors  Network of those Abused by Priests), sostiene que el Vaticano no ha cambiado de  mentalidad de frente a ese fenómeno.

 En Estados Unidos, el obispo Robert Flinn, sigue en su cargo pese a haber  sido condenado en 2012 por haber encubierto a un cura que abusaba de menores.

 "Si hubiera defendido la ordenación de mujeres o la píldora anticonceptiva  ya hubiera sido trasladado. Sólo omitió denunciar el abuso sexual de un menor  ", ironizó Hurtado.

Visto 1519 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar