sábado, 21 septiembre 2019, 19:23
Sábado, 15 Marzo 2014 03:10

¿Desgaste de las Fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU.?

Escrito por  Roberto Garcia Hernandez, PL
Valora este artículo
(1 Voto)

Las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de Estados Unidos tuvieron en los últimos años una participación intensa en misiones combativas en ultramar y están ahora en una situación de desgaste, afirman funcionarios del Pentágono.

Bajo esa perspectiva, altos jefes militares y civiles estadounidenses solicitaron en los últimos días aumentos de recursos para esas unidades, consideradas vitales para las acciones de subversión y sabotajes a nivel global, en cooperación con las agencias de espionaje del país norteño.

 

Michael D. Lumpkin, subsecretario de Defensa para Operaciones Especiales y Conflictos de Baja Intensidad declaró ante el Congreso esta semana que las FOE actúan bajo la premisa de establecer "un compromiso perpetuo con nuestros socios y aliados", y eso requiere montos financieros considerables.

 

Según Lumpkin, esas agrupaciones entrenan a sus similares en varios países, como el caso de Colombia, al que calificó como factor vital en la seguridad regional, y cumplieron misiones en África, en particular el apoyo a la intervención de Francia en Mali, además de otras tareas en Somalia y Yemen.

 

La historia más reciente de la participación estadounidense en acciones subversivas y de espionaje en ultramar muestra el creciente papel de las FOE y de cierta forma "justifica" el desgaste a que se refieren los jefes castrenses del país norteño.

 

Según el sitio digital Alternet, Estados Unidos apoyó en los últimos años "a grupos fascistas, narcotraficantes y terroristas en más de 35 naciones, con el uso de asesinatos, torturas y golpes de estado, todo bajo una muralla de protección e impunidad del Departamento de Estado y la CIA".

 

"La huella de sangre de esta carnicería y caos lleva directamente hacia el Capitolio y la Casa Blanca", agrega el texto, firmado por el especialista Nicolas J.S. Davies.

 

Pero estas acciones de subversión no siempre tienen todo el efecto deseado, tal es el caso de Libia, donde Washington tuvo una participación activa en la agresión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que derrocó en 2011 a Moammuar El Gadafi. Tras la caída del líder libio, surgieron varios tipos de milicias armadas que provocaron el caos en ese país y realizaron numerosos ataques contra intereses occidentales, señala Nick Turse, en un artículo publicado la víspera en el sitio digital Tomdispatch.com.

 

Por otra parte, el jefe del Comando de Operaciones Especiales (USSOCOM), almirante William McRaven, dijo ante el Comité de Servicios Armados del Senado el 11 de marzo que la demanda de las FOE en varios teatros de operaciones es tan alta que no pueden cumplirse todos los compromisos.

 

En un intento por convencer a los congresistas, McRaven dijo que la disposición combativa de las FOE continuó desgastándose y "la tasa de suicidio ha crecido en los últimos cuatro años entre los más de siete mil miembros de esas agrupaciones que están dispersos por unos 80 países".

 

Tanto Lumpkin como McRaven repitieron en el Capitolio que Estados Unidos enfrenta peligros sin precedentes de adversarios con fuerzas ágiles y de rápida adaptación a diferentes situaciones, que participarán en conflictos en el futuro de una forma innovativa y asimétrica.

 

La queja principal parece radicar en que el plan inicial para las FOE era disponer en los próximos años de más de 72 mil efectivos, pero la cifra se redujo a 69 mil 700, aunque de cualquier forma esto es un aumento en relación con los 62 mil con que ahora cuentan.

 

Tras más de una década de guerras, existe una tensión significativa en estas unidades, en particular una demanda mayor para la Fuerza Delta, los Boinas Verdes y los Grupos Seals de la Armada estadounidense, todos integrantes de las FOE, afirma un artículo reciente del diario The Washington Times.

 

De todas formas y a pesar de estas restricciones, el presupuesto del USSOCOM para el año fiscal 2015 será de siete mil 700 millones de dólares, lo que significa un incremento de 10 por ciento en relación con 2014.

 

Ese nivel de financiamiento le permitirá continuar, aunque con algunos cambios cosméticos, su presencia en cerca de un centenar de países en actividades de entrenamiento, operaciones subversivas y asesinatos selectivos con o sin la autorización de las autoridades de esas naciones.

Visto 2593 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar