domingo, 23 febrero 2020, 03:24
Jueves, 19 Junio 2014 12:35

Victorias y derrotas del Mundial: ciertos y pequeñísimos patrones

Escrito por  Jorge Ángel Hernández
Valora este artículo
(2 votos)
Vicente Del Bosque Vicente Del Bosque

La segunda derrota de España en el Mundial 2014 ha revelado hasta qué punto somos víctimas de patrones de comunicación que reproducen los esquemas antonomásicos de las hegemonías.


La segunda derrota de España en el Mundial 2014 ha revelado hasta qué punto somos víctimas de patrones de comunicación que reproducen los esquemas antonomásicos de las hegemonías. España es la campeona del último mundial y de la pasada Eurocopa, con un equipo ejemplar y una historia reciente digna de respeto y reconocimiento.

De ahí que los pronósticos previos la colocaran avanzando en la clasificación, más allá de los octavos de final, e incluso con posibilidades de revalidar el título. Estos elementos, perfectamente objetivos, devienen en escándalo mediático tras la debacle y juegan una mala pasada al justo reconocimiento de quienes lo merecen.

En primer orden, la victoria de Holanda sobre España se consideró, por una abrumadora mayoría de los reportes de prensa, como una debacle del equipo campeón antes que como un juego organizado, eficaz y eficiente del equipo holandés. La percepción de los especialistas se halla fuertemente mediada por patrones de superioridad basados en pronósticos, repertorio anterior y, sobre todo, perspectivas mediáticas.

La victoria de Chile disparó por completo el empoderamiento de esos patrones de viva concesión de hegemonías. Por antonomasia, España debía recuperar su pronosticada superioridad y poner al rival en su lugar. Pero el equipo chileno neutralizó tanto las posibilidades de ataque de España como sus capacidades de organización. Su juego fue superior al juego español, que casi todos suponían superior. La exigencia a las figuras que no consiguieron articular como armadores revela hasta qué punto los análisis destinados al consumo masivo se descargan sobre individualidades.

Este aspecto se aprecia además en la desmesurada focalización de la magnífica actuación de México frente a Brasil en la figura del portero, Guillermo ("el Memo") Ochoa. Sus seis paradas fueron, en efecto, espectaculares, decisivas para el empate, pero no hubieran bastado si su equipo no hubiese jugado teniendo en cuenta sus posibilidades y limitaciones, en relación concreta con las posibilidades y limitaciones del rival. Brasil, pentacampeón y siempre en la nómina posible, cuenta con la importante ventaja de ser sede del evento, de ahí que los pronósticos lo dieran desde siempre como triunfadores. Al concluir en empate, y basados en la magnífica actuación de su portero, los titulares, comentarios y análisis de consumo masivo privilegian una vez más el exceso de individualización de los motivos.

Con otros equipos, que representan potencias futbolísticas aunque no lo sean desde el punto de vista político-social de sus naciones, como el caso de Costa Rica frente a Uruguay, por poner solo un ejemplo, vemos también la perspectiva de lo hegemónico por antonomasia frente a la capacidad real de juego, es decir, lo que debía ser la esencia del deporte: la competitividad en el terreno.

Y mientras, en esa lucha dialéctica entre la necesidad de reconocimiento de los individuos y el papel que los colectivos desempeñan, se aplasta la soberanía del individuo en nombre de sí mismo, y se relega la soberanía colectiva en favor del gran espectáculo mediático, que no duda ni un ápice de segundo en convertir a cada persona en efectivo de la guerra que los beneficia y enriquece, cómo no, a los propietarios de los monopolios de la información. Y en esa guerra constante, el espectador no es una víctima colateral, sino un damnificado de la información.

Me pregunto, no sin asombro, ¿por qué nosotros, que estamos fuera del ejercicio monopólico global informativo, y no cumplimos compromisos de contratos específicamente intencionados en ese sentido, somos, también, promotores y víctimas de estos patrones de comercialismo hegemónico y no contrarrestamos, con profundidad, amenidad e inteligencia, esa viciada avalancha de la prensa global?

alt

alt

Visto 2674 veces

Comentarios  

 
#5 Manuel Alejandro 24-06-2014 15:16
¡Ningún equipo es tan malo como cuando pierde, ni tan bueno como cuando gana!
(Más o menos así dice la frase, y me gusta, porque se pone de manifiesto con demasiada frecuencia).
 
 
#4 Amaury Cuba Sánchez 24-06-2014 11:21
A ver, por que tenemos que buscar la 5 pata de todo, amen de que el erudito periodista tenga razón o no cada cual tiene su opinion sobre cada derrota o victoria y la verdad segun nuestra filosofia es siempre una verdad a medias entonces dejemonos de buscar el acaro del polvo y disfrutemos del auto por el terraplen sin telescopios para el ojo ajeno.
 
 
#3 cubano de cuba 23-06-2014 10:04
yoandrys me vas a disculpar pero dices que:
"España y Brasil son excelentes equipos con una tradicion futbolistica de años"
para empezar yo soy aficionado a Alemania
y me quito el sombrero frente a Brasil... pero por favor ... España??? lo que tuvieron fue una rachita y no le hicieron caso al celebre Formel:
ESO ESTA BIEN ... ESO ESTA BUENO... AHORA COMO TE MANTIENES???
sencillamente criaron fama y se acostaron a dormir debajo de la mata de los goles maduros ...
el almanaque les paso la cuenta amuchos jugadores y no tenian piezas de repuesto ni LINAJE!!!
SI LINAJE!!!
antes de sudafrica2010 España lo mejor que habia hecho en mundiales era un 4to lugar en brasil 1950... por favor...
y si miras los numeros del mundial que ganaron casi todos los partidos fueron 1-0 ... de milagro casi
para los mundiales la gente se prepara ... y no digo que cualquiera nos saque un susto ... mira como se tuvo que plantar mi equipo para empatarle 2-2 a Ghana!!! tremendo partido que jugaron estos africanos!!! mis respetos para ellos ... son dignos rivales.
a mi particularmente españa nunca me convencio!!!
saludos
 
 
#2 Robert 22-06-2014 05:27
Yoandrys estoy de acuerdo contigo, pero también al artículo tiene valores muy importantes. Es cierto lo de los valores hegemónicos y pones de ejemplo a nuestro país con la pelota que también lo es sobre todas las cosas. Cuando pierde Cuba queremos demostrar que perdimos que no nos ganaron. También es cierto que nuestros comentaristas caen en esas trivialidades de la manipulación hegemónica por falta de cultura o de tener un criterio propio sin necesidad de ser avalado por la prensa internacional, tienen acceso a muchas cosas que nosotros no pero se convierten en simples repetidores de lo mismo. Sabes de balompié y seguro que conoces que Holanda siempre ha tenido nivel y equipos, que además casi todos los jugadores latinos juegan al mismo nivel que los españoles y europeos, incluso son dirigidos por los mismos directores, las casualidades no son tan casualidades… no crees. Pero si miras a Costa Rica solo por ser una nación subdesarrollada y no ves deportivamente quienes integran el equipo -y en el estado que están sus atletas- entonces tu hegemonía será abismal, lo mismo pasa con México. Haber ganado el mundial y la euro es un aval de lo que pasó pero no necesariamente debe repetirse en el terreno, por razones obvias, aunque lo mediático imponga su hegemonía y esa es la mayor frustración para cualquier equipo después. El contrario existe con o sin hegemonía y nunca está dicho o decidido todo. En el balompié la hegemonía llega a límites extraordinarios y tu lo sabes e incluso considerar cierta generación ganadora en el papel y en los medios cuando lo realidad ha sido otra, léase Portugal por ejemplo. Y ahora España, pero antes ha habido otras. En la pelota es diferente, los Yankees de Nueva York están cuajados de estrellas y no ganan todos los campeonatos porque existe paridad entre los equipos independienteme nte que hegemónicamente tienen favoritismo. Este tipo de análisis se va más allá de reconocer la calidad de los equipos sobre nuestros gustos y creo que el artículo lo logra.
 
 
#1 yoandrys 20-06-2014 12:55
Hermano, me disculpas, pero te la comiste, España y Brasil son excelentes equipos con una tradicion futbolistica de años, una derrota de cualquiera de estos equipos es una debacle en sus paises, como mismo nos ocurre en Cuba cada vez que perdemos en el beisbol, cosa que nos esta sucediendo bastante a menudo y aun asi, nuestra prensa siempre nos da como favoritos en cualquier evento de beisbol que se organice en el mundo, desde un clasico hasta un mundialito 9-10 asi que de verdad no veo donde esta el patron que segun tu reproducimos, en el caso especifico de España fuimos testigos de la caida de un gran equipo que por mas de 6 años estuvo al frente de la elite mundial, con dos eurocopas y un mundial por el medio, el hecho de que haya caido con Chile ni aumenta a uno ni demerita al otro, solo me parece que fue lo que tenia que suceder y creeme, yo en lo particular y creo que el sentido comun en lo general decia que España tenia en los papeles, mas para ganar ese juego que Chile, pero el terreno es el que dice la ultima palabra y se vio a un Chile jugar futbol y un España que no se encontro nunca ni con la sombra de su futbol regular, con lo de Brasil y Mejico coincido contigo, no fue el portero nada mas quien hizo la heroicidad, fueron los defensas, los mediocampistas, los defensas que no se echaron para atras y tambien tuvieron sus oportunidades y no dejaron a los brasileños hacer su juego, ahora mismo Costa Rica le gano a Italia, ¿tu crees que eso no es una sorpresa? entonces hermano no se hable de pensamiento hegemonico o antihegemonico, es futbol hermano, no otra cosa.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar