miércoles, 20 marzo 2019, 04:59
Viernes, 23 Diciembre 2011 11:42

Isaac, el luchador estudioso

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros (http://guajiroarrepentio.blogspot.com)
Valora este artículo
(4 votos)

El estudio de los rivales es una cuestión cada vez más vital para conseguir buenos resultados en el deporte. Sin embargo, la mayoría de los atletas dejan eso a sus entrenadores.


El estudio de los rivales es una cuestión cada vez más vital para conseguir buenos resultados en el deporte. Sin embargo, la mayoría de los atletas dejan eso a sus entrenadores y son pocos los que dedican tiempo y neuronas a desentrañar las fórmulas del éxito ante este o aquel contrario.

Una de las grandes excepciones en el deporte cubano es el luchador del estilo grecorromano Pedro Isaac Mulens, quien nació al parecer con el bichito de la investigación y disfruta de observar videos de sus oponentes para hallarles su talón de Aquiles.

Es algo natural en mí, explicó en exclusiva para Cubasí. Desde pequeño estoy influido con esta cultura del audiovisual y si bien no soy un gran lector en cuanto a técnicas de entrenamiento o estrategias de combate, sí disfruto muchísimo viendo videos de lucha.

Según Isaac, antes que ropa o zapatos les pide a sus amigos y familiares en el exterior que le bajen videos de todas las competiciones importantes y se las envíen para poder “conocer” a sus potenciales contrincantes.

“Conmigo pasó algo curioso, porque me perdí el Mundial de Moscú-2010 luego de haber ganado el bronce en Herning-2009 en los 66 kilogramos y cuando llegué ahora a Estambul y empecé a ganar combates los demás decían: ¿de dónde salió el loco este?, y eso sucedió porque no perdí el tiempo.

“Es verdad que no competí mucho internacionalmente en estos últimos meses, pero mientras analizaba todos esos eventos en los que no estuve gané experiencias casi tan valiosas como si hubiera estado sobre el colchón”, dijo.

Esta curiosa afición de Isaac no pasa desapercibida ni para sus entrenadores, que muchas veces lo invitan a analizar los DVDs de conjunto, ni para sus compañeros de equipo, quienes le piden opiniones.

“En el mismo Mundial de Moscú, donde yo no competí pero sí estaba con el equipo, le dije a (Pablo) Shorey cómo derrotar al turco y así llegó hasta la final. Luego me dio las gracias por esa medalla de plata”, confesó.

Es reconfortante encontrar muchachos así en el deporte cubano actual, y aunque sé que no es el único, quisiera tener 100 más.

 

Visto 1303 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar