lunes, 16 septiembre 2019, 06:06
Domingo, 08 Enero 2012 07:10

El fin del mundo: 2012, alimento para el mercado de las catástrofes

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(22 votos)

No se vale dejar sobre los hombros de los mayas los desaguisados de hoy. Está en las manos de los habitantes de este planeta, los que ahora mismo alientan estrenando el octavo día del 2012, evitar una catástrofe.

 

No son pocos los que aspiran a hacerse ricos a costa de los Mayas. Pareciera un sinsentido tal afirmación, pero basta surfear un poco por los mares de Internet para tropezarse con oleadas de información sobre un fin del mundo diagnosticado para el próximo  21 de diciembre, de acuerdo a supuestas profecías de esa  milenaria cultura mesoamericana.

Y no faltan quienes, sin perder un minuto, aprovechando la anunciada catástrofe,  se han propuesto sacarle el quilo. Es así que puede uno encontrarse hasta con aquel que vende una Guía de Supervivencia. “Realmente es una guía que vale la pena tener cuando el 2012, fin del mundo,  llegue. (…), descubrirás todo lo necesario para sobreponerte a esta catástrofe. Lo mejor de todo es que el precio de esta guía es de tan solo $49.90 USD, un precio realmente barato para lo que vas a aprender y lo que va a hacer por ti. Sé que seguramente te estás diciendo que esta guía es únicamente mentira y no te servirá de nada, pero créeme, esta guía te salvara del 2012, fin del mundo, porque todos bien sabemos que el 21 de diciembre del 2012, no será un día cualquiera.”

Sin embargo, y seguramente sin querer boicotearle el negocio a este anunciante, el jefe maya Santiago Cruz, quien de acuerdo con sus jerarquías tiene el grado de "general", explicó a la agencia Efe, que “…No creemos en catástrofes, en terremotos, por eso siempre que rezamos pedimos por la humanidad, pedimos que haya más conciencia para conservar nuestra tierra". En cuanto a un posible cambio, señaló que "es más una cosa personal, para que la gente replantee su vida".

Tales declaraciones tuvieron lugar en el contexto de las celebraciones ocurridas en varios estados del suroeste mexicano con motivo de festejar el inicio de los últimos doce meses del calendario solar maya de "cuenta larga", que concluye el 21 de diciembre de este año. Atendiendo a las creencias y tradiciones mayas y a sus aproximaciones astronómicas, el pasado 21 de diciembre comenzó  una nueva era para la humanidad.

Ese día, de acuerdo con el calendario solar maya,  empezó a correr el año 5128 del quinto sol, que dio inicio el 13 de agosto de 1314. Cuando llegue el 21 de diciembre de este año, lejos de fatídicas predicciones y aun más de panoramas como los anunciados por la película “2012”  dirigida por Roland Emmerich , “los planetas del sistema solar se posicionarán de forma vertical en la parte más oscura de la boca de la serpiente emplumada (llamada Kukulcán por los mayas y Quetzalcóatl por los aztecas), y se alinearán con los sitios sagrados del mundo maya", así lo explica a la agencia española de noticias el científico guatemalteco Iván Azurdia.

Ese experto, especializado en el calendario maya, aclara que tal suceso, anticipado por los astrónomos de esa civilización precolombina, nada tiene que ver con desastres y es "un hecho astronómico posible de corroborar científicamente desde el punto de vista occidental".

Por su parte, además de los sacerdotes mayas, otros estudiosos del tema se han encargado igual de desmentir las versiones apocalípticas porque en realidad es imposible  encontrar un solo registro arqueológico maya que pruebe tal predicción de desastre. Y, para ponerle la tapa al pomo, las tales Profecías mayas tampoco existen, parecen haber sido el fruto de un popular programa televisivo transmitido a finales del siglo XX, que asombrosamente contradecía la propia esencia de la filosofía y la cosmogonía mayas.

Como parece ser que a la ciencia le cuesta más abrirse paso que a la especulación y al sensacionalismo, aupados estos últimos por las apetencias del mercado; junto a los augurios descabellados de  inversión de los polos geomagnéticos, de una gigantesca emisión de energía solar, del choque de la Tierra con un cuerpo celeste y hasta del arribo del Anticristo, proliferan las ediciones de libros, filmes, guías y asociaciones de todo tipo en torno al fin mundial. A la vez, van engrosando sus arcas los productores y comercializadores de agua embotellada, lámparas de baterías, kit de primeros auxilios, alimentos enlatados o deshidratados, y hasta de balones con oxígeno, todo ello como una manera de tomar previsiones ante el desastre. El periódico mexicano digital El Mundo, http://www.elmundo.es/america/2011/12/31/mexico/1325292452.html

También por el viejo continente los hay alimentando el pánico, y así un científico ruso ha construido una bóveda para 40 personas, que deberán abonar cada una 70 mil euros como franquicia por su salvación. Incluso en Yucatán, refiere el citado medio digital, un equipo de astutos italianos ha levantado la llamada Ciudad del fin del mundo, supuestamente equipada para resistir altas temperaturas y otros desmanes de la naturaleza.

A pesar de tanta alharaca engordando bolsillos, la anunciada alineación galáctica, que sí sucederá, será percibida simplemente como un eclipse de sol. Pero no hace falta haber nacido en la Mesoamérica en los entornos del siglo III, haber adorado a Hunab Ku, señor de los cielos y dios del día, o haberle rendido tributo al dios del maíz Yun Kaax para vaticinar que en este año las cosas serán catastróficas para muchos en este planeta. Basta si no con echar una ojeada a los indicadores de salud o nutrición del continente africano, aproximarse a las estadísticas de pobreza extrema, o estar al día en cuanto al actual panorama bélico.

Pero no se vale dejar sobre los hombros de los venerables astrónomos y sacerdotes mayas los desaguisados de hoy y sus nefastas consecuencias. Está en las manos de los habitantes de este planeta, los que ahora mismo alientan estrenando el octavo día del 2012,  evitar una catástrofe y, sobre todo, mejorarnos la vida presente y la del porvenir.

Visto 6128 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Febrero 2012 08:39

La idea de que el final de los tiempos será este 2012 "es completamente ajena y extraña" al pensamiento de la antigua civilización maya, aseguran expertos.

Comentarios  

 
#4 Milagro 30-08-2018 00:23
Me ha gustado este texto y en ningún momento había leído una opinión como esta sobre el tema, genial !

Felicidades

My web blog ... Williams: Www.Mundosalud.org/.../...
 
 
#3 Jorge 17-06-2012 22:47
Es claro que la mentalidad judeo/cristiana se apoderó de las mentes de la gente y por eso ven solo el apocalipsis y esperan la salvación de otro, sea Jesús, extraterrestres o el que sea... somos una ínfima parte del Universo, aceptemos sus cambios y sigámoslos... por qué nos creemeos el centro de la historia siempre???
 
 
#2 Rafael 13-01-2012 12:53
Como mismo dijeron que en el 2000 el mundo se iba a congelar, eso del 2012 es película.
Los mayas, ¿quiénes eran?, un grupo de aborígenes que sacrificaban a personas en un altar, sacándole el corazón; para que sus dioses les predijeran cosas.
¿Qué hay que hacer?, sacarle el corazón a personas para saber el futuro. No solo avísenme, para estar al tanto.
 
 
#1 FCR 08-01-2012 09:56
La marcha hacia el abismo.
«situarme en el punto de partida actual de nuestra especie para hablar de la marcha hacia el abismo. Podría incluso hablar de una marcha "inexorable" y estaría seguramente más cerca de la realidad»

«ambos están cada vez más lejos de aproximarse a una solución»

Fidel Castro 5 enero 2012
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar