viernes, 13 diciembre 2019, 09:11
Domingo, 08 Marzo 2015 06:19

Ángel Fournier: Claves de un oro en ergómetro

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(3 votos)

Ergómetro, remo-ergómetro, Ángel Fournier. Para muchos, pese a coronarse el guantanamero en su estreno en el Campeonato Mundial de Remo bajo techo, (CRASH-B), podrá parecer de locos este inicio de artículo.

 

Y no se trata en lo absoluto de una prueba incipiente. La Agganis Arena de la Universidad de Boston acogió la edición 21 de dichos certámenes, consistentes en cubrir en seco, sobre el aparato electrónico que simula la acción de remar, los dos kilómetros de segmento con que cuenta una regata. También se disputan la milla (1 481 metros), los 2 500, y las pruebas sprint a 100 y 500 metros.

 

Pero si el ocho con timonel se antoja la vedette del remo en los Campus de Estados Unidos, en el CRASH-B justamente es el single peso abierto la principal atracción.

 

Baste decir que Fournier tensó sus músculos, 1.98 metros de estatura y 100 kilogramos de peso para imponerse con crono de 5:45.90 minutos ante el concurso de otros 166 remeros. Samson Loch (5:51.40) en representación del St. Peter's College Boat Club, y Whiting Tennis (5:54.90 y menor de 23 años), secundaron al ídolo de Caimanera.

 

Persiste la interrogante: ¿Qué es un ergómetro exactamente? Es una máquina para realizar una simulación de la acción de remar, con el propósito de ejercitarse y medir ciertos parámetros durante periodos de entrenamiento de los exponentes de dicha disciplina. El remo indoor ha llegado a establecerse como especialidad aparte y sus regatas mundiales se celebran especialmente en Estados Unidos desde 1995, especialmente en Boston, y en Birmingham, Inglaterra, nación donde surgió y se establecieron las reglas de la especialidad.

 

Los ergómetros disponen de una pantalla digital capaces de registrar diversas mediciones como pueden ser: tiempo (cuenta regresiva o normal, en intervalos de tiempo), distancia (intervalos de tiempo, distancia decreciendo o aumentando), una medición del tiempo o los metros que se realizarán si se continúa como en ese momento, la cadencia de paletadas por minuto, la potencia desarrollada en vatios, el trabajo realizado en calorías, el ritmo cardíaco, etc...

 

Si bien a la capital del estado de Massachussets no comparecieron ni el neocelandés Mahe Drysdale, ni el checo Ondrej Synek, ni el alemán Marcel Hacker, ni el británico Alan Campbell, habituales monstruos de dicha prueba en la última década, Fournier tuvo que medirse a un sinnúmero de especialistas jóvenes y de calidad. Además de soportar la presión adicional de verse como el primer cubano que incursionó en la sui géneris lid del orbe.



 

¿Qué significado se le puede atribuir a su vellocino?

 

Varios de importancia, el primero de ellos es que el bronce universal del 2014 en Ámsterdam (registró 6:44.310 minutos y se convirtió en el único remero antillano capaz de colgarse una presea en certámenes del orbe), seleccionado el atleta de noviembre por la Federación Internacional de la disciplina, gracias a sus tres cetros en los juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, carbura de forma óptima rumbo a los Juegos Panamericanos de Toronto (del 10 al 26 de julio).

 

Su tiempo además, denota, pese a las condiciones ideales bajo las que se boga en el ergómetro, que va puliendo sus errores, esos detectados por su mentor Yoan Paula y que se traducen en el desgaste y la transición de la arrancada al ritmo, el largo (movimiento amplio al remar), y el remate en los últimos 500 metros.

 

Claro está, las fases de Copa del Mundo de Bled, Eslovenia (8-10 de mayo), y Varese, Italia (18-21 de julio), además de la justa universal de Aiguebelette, Francia (30 de agosto-6 de septiembre) devendrán termómetros reales, codeándose con la meca de los pesos pesados, para perfilar sus intenciones de redimirse en el contexto olímpico en Río de Janeiro 2016, tras culminar séptimo y no acceder a la final A en Londres 2012.

 

Sus bestias negras hasta este minuto son Drysdale y Synek, dos remeros a los que el propio Fournier (31 de diciembre de 1987) no ha dudado en tildar de fuera de series, alternándose el brillo supremo e instalados en la cúspide de la categoría abierta desde hace máss de una década. Claro, a la cita bajo los cinco aros carioca Drysdale llegará con 38 abriles, en tanto Synek lo hará con casi 34.

 

Ciertamente será difícil vaticinar en este minuto, incluso luego de haber atestiguado tres pulsos supremos. Por ahora Fournier boga bien, rápido, constante, tanto en tierra como en el agua.

Visto 3236 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar