domingo, 20 octubre 2019, 17:39
Lunes, 23 Noviembre 2015 08:42

Estrenos de cine: Autómata

Escrito por  Diana Castaños, especial para CubaSí

El filme retoma el archiconocido tema de las posibles consecuencias que tendría para la humanidad que sus creaciones artificiales la superaran en inteligencia.


Treinta años hacia el futuro. La superficie terrestre se ha convertido en un interminable desierto radiactivo. Poco más del 99% de la población mundial ha sobrevivido, y los que lo han conseguido malviven en el interior de una ciudad atendida por robots proporcionados por la Corporación Roc. Dos protocolos dominan la conducta de los autómatas: primero, un robot no puede causar daño a un ser humano, y segundo, un robot no puede modificarse a sí mismo. Pero esta última ley se verá peligrosamente cuestionada cuando encuentran un robot reformado. O se ha modificado a sí mismo, o existe un relojero que está modificando las máquinas.


Híbrido entre la estética de Blade Runner (Ridley Scott, 1982) y la apropiación de las leyes robóticas de Asimov, con referencias explicitas de Yo, Robot (Alex Proyas, 2004) y Distrito 9 (Neill Blomkamp, 2009), la película carece de personalidad independiente.
Aunque sus ideas son enormes, se embrollan a medida que avanza el filme. La trama alterna de forma paralela escenas en el desierto con los robots, quizá las más humanas e interesantes, con soporíferas secuencias corporativas de despacho protagonizadas por personajes tan insulsos e inútiles para el desarrollo como el de Robert Forster. Y aunque el tramo final intenta imprimir algo de acción al conjunto, sus ambiciosas ideas resultan, de tantas veces expuestas, redundantes y repetitivas. Autómata se empeña en reincidir en ellas una y otra vez, pero sin dirigirlas a ninguna parte.


Particularmente soy fan ciega de la ciencia-ficción existencialista, pero Autómata quedó en un ejercicio de prometedoras reflexiones, que no tuvo la capacidad para evolucionar y bajarse del árbol, como otrora hiciera el primate, millones de años antes, y como en la cinta hacen los robots, en apenas 8 días (con la marcada diferencia de desarrollo de la razón que ese lapso implica).


La cinta, producida y protagonizada por Antonio Banderas, cuenta con la actuación de una Melanie Griffith (hinchada de tanta silicona). El papel que interpreta la Griffith lo iba a hacer Winona Ryder, con quien, como se demostró en La casa de los es espíritus (Bille August, 1993), Banderas es mucho mejor pareja cinematográfica.


A los demás actores se les ve forzados, casi grises, sin ninguna pasión entre ellos, y este es el principal problema con Autómata: es una película desapasionada que incide en los mismos puntos una y otra vez. Amén de esto, la cinta contiene un espectacular tratamiento visual, una fotografía fantástica de Alejandro Martínez y una banda sonora, -Zacarías M. de la Riva- muy coherente con los planteamientos filosóficos del argumento; tan palpitante y sensorial, que hace, por sí sola, que valga la pena el visionado del filme.

Modificado por última vez en Lunes, 23 Noviembre 2015 18:12

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar