viernes, 17 enero 2020, 10:36
Jueves, 01 Marzo 2012 07:37

Romeo y Julieta, puerta del Festival del Habano

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

 

Importante eslabón en el comercio de puros en la capital cubana, la Tienda de Romeo y Julieta constituye hoy una especie de puerta del Festival del Habano.

 

Belleza, elegancia y profesionalidad constituyen palabras claves para este establecimiento, ubicado precisamente en los bajos del edificio que históricamente alberga a la fábrica homónima de puros.

Allí laboran cinco empleados con mucha experiencia bajo la dirección del Grupo Empresarial Caracol, del Ministerio de Turismo (Mintur) de Cuba.

 

El 21 de septiembre de 2011 la tienda llegó a su primera década y sus resultados económicos acusan ventas de por lo menos un millón de dólares en esos 12 meses, cifra lograda por segunda ocasión en su decursar.

Ubicada en la esquina de Belascoaín y Peñalver, municipio de Centro Habana, comercializa marcas de la corporación internacional Habanos S.A. además de vender café y ron cubanos.

 

Entre sus principales visitantes destacan españoles, franceses, italianos, estadounidenses y personas provenientes de los Emiratos Árabes Unidos. Incluso algunos de esos clientes guardan sus puros en el taquillero de la tienda para cuando regresen a Cuba.

 

Inaugurada en 2001, como valor añadido a la historia de la legendaria fabrica, se trata de un inmueble con paredes enchapadas en cedro y caoba, maderas preciosas cubanas, y con disponibilidad de las mejores denominaciones.

 

La famosa marca de puros Romeo y Julieta, ahora en el centro del Festival del Habano, surgió en 1875 con raíz tan literaria como la obra del escritor inglés William Shakespeare y de inmediato atrajo el gusto de los fumadores de puros.

Ese nombre aparece a nivel internacional en los primeros años del siglo XIX de la mano de Don Pepín Fernández, uno de los pioneros productores dispuesto a reconocer la relevancia de la anilla para los tabacos.

 

Y como nota curiosa, quien fuera premier británico, Winston Churchill, fue devoto de esta marca, hasta el punto de que los torcedores bautizaron a una de sus piezas mayores como Churchills. Equilibrada y aromática mezcla de hojas compone una marca con mucho romance y clasicismo.

Visto 2921 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Marzo 2012 16:18

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar