miércoles, 20 noviembre 2019, 15:27
Jueves, 01 Marzo 2012 08:08

Bruzón, ¿podrá mantener los 2700?

Escrito por  Miguel Ernesto Gómez
Valora este artículo
(10 votos)

Llegar a los 2700 puntos de coeficiente ELO es difícil. Entre casi 142 mil ajedrecistas en activo, en todo el mundo, solo 46 muestran esa impresionante cantidad de unidades; aunque quizás sea más complicado mantenerse por encima de una barrera que, finalmente, superó el Gran maestro cubano Lázaro Bruzón.


Llegar a los 2700 puntos de coeficiente ELO es difícil. Entre casi 142 mil ajedrecistas en activo, en todo el mundo, solo 46 muestran esa impresionante cantidad de unidades; aunque quizás sea más complicado mantenerse por encima de una barrera que, finalmente, superó el Gran maestro cubano Lázaro Bruzón.

En la última actualización del ranking de la Federación internacional de ajedrez Bruzón apareció con 2694 puntos, porque le agregaron las tres unidades obtenidas en el grupo B del torneo Tata Steel, celebrado en Wijk aan Zee. El tunero era favorito para ganar la agrupación; sin embargo, el indio Pentala Harikrishna jugó impecable, mientras el cubano inclinó su rey en dos partidas.

Después de ese torneo, Bruzón se incorporó, como primer tablero, al club Barberá que interviene en el Campeonato catalán. Su regreso a tierras españolas esta vez sí ha sido muy fructífero, ya que el tunero sigue invicto, con tres triunfos y un empate. Al compilar el ELO de sus contrarios y los resultados, el sitio especializado Live Chess Rating (http://www.2700chess.com/) situó al cubano con 2700,4 puntos, en la posición 43. El sueño, finalmente, está cumplido.

Alcanzar los 2700 siempre ha sido una de las principales aspiraciones de Bruzón. En tres ocasiones estuvo muy cerca de superar esa barrera; pero el cubano dejó escapar las oportunidades. De acuerdo con un artículo publicado en el sitio oficial del torneo Memorial Capablanca, la primera vez ocurrió en el torneo Continental absoluto, en Toluca, en 2011. Bruzón necesitaba derrotar a su homólogo Frank de la Paz; sin embargo, dividió el punto.

Unos días más tarde, en ese mismo certamen, Bruzón enfrentó al brasileño Giovanni Vescovi. Un triunfo lo hubiera colocado por encima de 2700; pero nuevamente la partida concluyó en tablas. Luego la situación empeoró en La Habana.

Durante el Capablanca 2011, en la primera ronda, Bruzón chocó contra el joven ruso Dmitry Andreikin y perdió sin grandes complicaciones. Al día siguiente cayó frente a David Navara y, revés tras revés, vio alejarse, una vez más, los 2700.

Ocho meses después de la debacle habanera, Bruzón parece otro jugador. El tunero ha dejado atrás los duelos contra rivales muy inferiores y la combatividad ahora va acompañada por resultados cada vez más favorables. No obstante, el cubano sabe que arribar a los 2700 es solo un paso, importante sin dudas, aunque el verdadero desafío comenzará a partir de que su nombre tenga, al lado, las añoradas cuatro cifras.

Leinier Domínguez ha vivido con esa presión en los últimos cuatro años. Desde que en julio de 2008 alcanzó los 2700 puntos nunca más descendió. En este período ha tenido momentos muy importantes—como el actual, con un récord personal de 2730 unidades— y otros no tan buenos, especialmente en septiembre del año pasado.

¿Qué hacer para mantenerse entre la elite? Tal vez Bruzón pueda tomar algunas experiencias de Leinier; aunque tengan estilos diferentes y sigan diversos planes de preparación. Una primera idea, probablemente la más importante, sea la selección de torneos. En el último año Bruzón ha escogido con más tino los certámenes; sin embargo, tendrá que analizar mucho antes de aceptar un evento, porque las reglas matemáticas que rigen el ELO son muy claras: un mayor coeficiente exige mejores resultados. Si subir fue difícil, una caída pudiera producirse en apenas dos partidas.

Añadir más puntos a su ELO, en el Campeonato de clubes en Cataluña, es el principal reto de Bruzón…por el momento.

Mientras mueve las piezas en España probablemente tenga en su mente el retorno a La Habana.  Las experiencias de los últimos años han sido horribles en el Memorial Capablanca y, de seguro, el tunero quiere borrar esos malos recuerdos. A la capital cubana arribará—si culminara bien el periplo español—con un ELO superior a 2700. No habrá un mejor lugar para demostrar que pertenece, por talento y esfuerzo, al selecto grupo de ajedrecistas de la elite mundial.

Visto 4335 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar