domingo, 15 diciembre 2019, 12:49
Miércoles, 17 Febrero 2016 15:58

Lectores cubanos dan buena acogida a libro 1984

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(2 votos)

La primera edición cubana del libro 1984, del escritor británico George Orwell, tiene hoy buena acogida entre el público asistente a la Feria Internacional del Libro, que concluirá su cita habanera el próximo domingo.


Aunque fue escrito en 1947 y 1948, por primera vez un sello cubano (Arte y Literatura) asume su publicación, que según el investigador y crítico Pedro Pablo Rodríguez resulta una empresa editorial polémica y sugerente para el debate.
Este texto puede no representar una novedad en el aspecto literario, pero aún sigue vigente y llama la atención de los lectores en todo el mundo, de hecho, tiene muy buenas ventas, indicó el autor del prólogo.

La lectura de 1984 nos pone en evidencia ante las grandes crisis y problemas del mundo contemporáneo, consideró Rodríguez.

Tal parece que Orwell avizoró lo que pudiera suceder en las sociedades modernas, donde el desarrollo de las tecnologías permite un control aplastante sobre el individuo y muchas creaciones están cada vez más penetradas por los poderes hegemónicos y sus dictados, dijo.

Leer 1984 puede dejar a quien lo hace con los "pelos erizados", actualmente el planeta está camino hacia su propia destrucción. Solo el año pasado desaparecieron 14 lenguas en el planeta y con ellas se pierden sus saberes y elementos éticos, apuntó.

El traductor Fabricio González Neira asumió esta labor para la Editorial Arte y Literatura.

Tuve algunas dificultades. A veces buscaba qué solución habían dado otros traductores a algunos pasajes del texto y en ocasiones, se saltaban algunas partes relacionadas con la neolengua, explicó.

Para no alterar los juegos idiomáticos de Orwell, dejé las palabras en neolengua escritas en inglés y puse al lado su traducción en español, contó.

En el stand de Arte y Literatura, ubicado en la Fortaleza San Carlos de La Cabaña de la capital cubana, la novela 1984 es uno de los títulos más vendidos.

George Orwell (1903-1950) -seudónimo del escritor Eric Arthur Blair- es autor de libros como El camino de Wigan Pier (1936), Homenaje a Cataluña (1938) y Rebelión en la granja (1945).

Visto 1700 veces

Comentarios  

 
#3 vivoli 19-02-2016 13:02
Resumiendo el comentario anterior, un libro así se presenta como una opción más, pero desgraciadament e hasta ahora la mayoría del pueblo no ha tenido ninguna por falta de formación artística y por ende, no puede escoger cuando no sabe más nada. Ya alguien se refirió al problema de criticar una realidad sin mostrar al menos una alternativa, según esa persona, en el caso específico de Sócrates, eso fue lo que causó el fatal desenlace de este gran filósofo. Es extremadamente delicado mostrar el oscurantismo, sin haber mostrado la luz antes.
 
 
#2 vivoli 19-02-2016 12:54
Estoy contra la censura, pero pienso que presentar un libro tan fatalista antes de mostrarle al ciudadano cuánta belleza existe en la vida, es un crimen contra el espíritu.
Ese libro es fruto de un medio represivo vivido y recreado por el autor, no tiene nada que ver con el medio cubano en general, pero sí refleja de manera fractal, si pudiera decirse así, el pensamiento, el sentir de una persona sin cultura, sin opciones espirituales, presa de su ignorancia, así que reforzar eso que ya existe en un renglón de la sociedad completamente desproveída de esa educación artística e intelectual, es asegurarle que no tiene opciones: o se vuelve "una fiera" o sirve de "presa" a los demás. Es darle distintos tonos de maldad para que escoja, quitarle la posibilidad de imaginar belleza, de crear el paraíso en la tierra. Muy peligroso lo que están haciendo en nombre de la libertad de expresión y esto no es ser condescendiente , lo digo desde mi propia experiencia: primero las personas tienen que tener una sólida formación de la sensibilidad, luego dejar que escojan. Un ejemplo ilustre de esto es José Martí, quien sin una profunda formación estética e intelectual, pero sobre todo estética, al principio, no pienso que hubiese podido vencer sobre tanta fealdad y maldad en su entorno, y aún más no hubiese podido crear, en el verdadero sentido de la palabra, esa creación que siempre nos deja un sabor dulce. De hecho, él enseguida se dio cuenta de lo indispensable de desechar tanta hojarasca, para que la sensibilidad no fuera enterrada debajo de lo inútil, estéril y superficial.
 
 
#1 Alex D. 17-02-2016 22:02
Ya este libro se había editado en Cuba por los años 60.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar