domingo, 15 septiembre 2019, 18:41
Lunes, 09 Abril 2012 02:00

Indignados de EE.UU. festejarán con huelga Día de los Trabajadores

Escrito por  Luis Brizuela Brínguez, Prensa Latina
Valora este artículo
(0 votos)

Los pacifistas están exhortando a sus seguidores de una costa a otra de la unión a mantenerse fuera del trabajo y la escuela, y abstenerse de gastar dinero en tiendas o comercios.

Miembros del grupo Ocupar Wall Street (OWS) anunciaron la convocatoria a una huelga general durante la jornada inicial del quinto mes del año, Día Internacional de los Trabajadores.

En un comunicado, los llamados indignados pidieron a sus seguidores participar en marchas a lo largo de toda la nación en contra de los abusos financieros de los sectores más ricos del país.

Los pacifistas están exhortando a sus seguidores de una costa a otra de la unión a mantenerse fuera del trabajo y la escuela, y abstenerse de gastar dinero en tiendas o comercios.

Un día sin el 99 por ciento: No trabajo, no escuela, no ir de compras, no limpiar las casas, no a las operaciones bancarias. Lo más importante: ¡Tomar la calle!, anunció el texto publicado en la página digital del grupo: www.occupywallst.org.


Activistas prevén que una coalición de sindicatos y grupos de trabajadores de justicia marchen ese día por Nueva York, ciudad que el 17 de septiembre de 2011 vio emerger al movimiento, cuya brújula apunta a denunciar el poder desmedido alcanzado por bancos y corporaciones.

Como parte de la preparación para el denominado May Day (Primero de Mayo), miembros de OWS iniciaron el 16 de marzo "marchas de entrenamiento de primavera", desde la Plaza de la Libertad hasta Wall Street, símbolo del poder financiero.

Estas caminatas se efectuarán cada viernes y permitirán a los pacifistas realizar acciones callejeras y performances a manera de entrenamiento, resaltó el sitio web del grupo.

Los delitos que se cometieron en Wall Street nos trajeron aquí y continuaremos llevando el mensaje y haciendo tangible el conflicto civil, destacó la publicación.

Llama la atención que en Estados Unidos el Primero de Mayo no constituye un día de conmemoración; en su lugar se celebra el Labor Day el primer lunes de septiembre, convocado por primera vez en 1882 por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo.

Ello resulta paradójico, pues la ciudad estadounidense de Chicago constituyó el origen de la celebración de la cual toman parte los trabajadores de casi todo el mundo.

El primero de mayo de 1886 trabajadores en Nueva York, Chicago y otras muchas ciudades de la costa este de Estados Unidos iniciaron huelgas para demandar mejoras en sus condiciones de trabajo, entre ellas la jornada laboral de ocho horas.

En una de las fábricas en paro, la textil McCormik, la Policía disparó a mansalva por órdenes del gobernador y ocasionó diez muertos y cientos de heridos.

Como la huelga continuó, sobrevino una brutal represión, capturaron a los presuntos organizadores y un jurado amañado condenó a muerte a seis trabajadores bajo la acusación de sedición y traición.

En 1893, un tribunal de Illinois sentenció que los ahorcados no habían cometido ningún crimen.

Por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, el primero de mayo pasó a ser una jornada de homenaje a los conocidos desde entonces como Los mártires de Chicago. Ese día, sin embargo, se ha convertido en festivo para trabajadores de algunas naciones; o de reivindicaciones y reclamos de transformaciones en las condiciones salariales y de humanización de sus tareas.

La huelga que prevén efectuar los integrantes de OWS pudiera constituir un significativo apoyo al movimiento sindical y obrero en Estados Unidos, al tiempo que buscaría hacer más visibles las dificultades que atraviesa actualmente la clase trabajadora en ese país.

Fueron precisamente los efectos de la crisis económica en el 2008, el peso financiero de dos guerras (Irak y Afganistán), las altas tasas de desempleo -ahora en 8,3 por ciento-y la bancarrota del mercado inmobiliario y, con ello la pérdida de cientos de miles de viviendas, las que detonaron la actual ola de indignación.

La depauperación de los principales indicadores sociales durante la administración del presidente Barack Obama abrió una especie de caja de Pandora de la cual emergieron las contradicciones y falsedades del american way of life.

El movimiento lo iniciaron sobre todo desempleados e individuos de la clase media baja, pero adquirió un carácter plural a medida que se integraron afroamericanos, latinos, jóvenes universitarios, mujeres, ancianos y veteranos de guerra, entre otros grupos sociales.

Recientemente, durante una convención en Saint Louis, estado de Missouri, activistas de ese movimiento celebraron los primeros seis meses de ocupación de calles y espacios públicos, al tiempo que debatieron cómo desarrollar nuevas acciones en los próximos meses.

Rachael Perrotta, activista de Ocupar Chicago, explicó que el encuentro pretendió compartir experiencias y crear una infraestructura de comunicaciones para llevar el movimiento a un nuevo nivel.

Por lo pronto, mayo no solo atestiguará la huelga general, ya que el grupo planea reforzar sus bases en la denominada Ciudad de los Vientos, donde sesionará los días 20 y 21 la Cumbre de líderes de los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Visto 2104 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar