martes, 15 octubre 2019, 20:14
Jueves, 08 Septiembre 2011 10:26

Mundial de Atletismo: Lecciones en coreano (III)

Escrito por  Raiko Martín Gómez
Valora este artículo
(5 votos)

Para Latinoamérica, y en especial Cuba, la cita de Daegu dejó momentos de alegrías y reflexión.

Aún cuando algunos resultados sorprendieron a aficionados y especialistas, en el Mundial de Daegu quedó apuntalada la hegemonía de las llamadas potencias atléticas como Estados Unidos y Rusia, así como la posición emergente de Jamaica con sus velocistas y Kenia con sus fondistas.

Leer también:
Mundial de atletismo: Lecciones en coreano (II)
Mundial de Atletismo: Lecciones en coreano (I) 


Para varios países las individualidades aportaron alegrías, mientras para otros los resultados de la reciente cita universal propiciaron un momento de reflexión de cara a los venideros compromisos competitivos.

030a
Fabiana Murer, única campeona mundial por Latinoamérica

MATICES LATINOS

El atletismo latinoamericano llegó a la ciudad sudcoreana de Daegu con sus tres campeones olímpicos listos para ensanchar sus  respectivos historiales. Pero contrario a sus aspiraciones, ninguno de ellos pudo hacerse justicia.

Al menos el cubano Dayron Robles se despidió de las pistas con la sensación de haber llegado primero a la meta en la prueba de 110 metros con vallas, aunque después se convirtió en protagonista de uno de los momentos más polémicos del Mundial, al ser descalificado por hacer contacto durante la carrera con el chino Liu Xiang.

Sin embargo, la brasileña Maurren Maggi y el panameño Irving Saladino –ambos monarcas de Beijing en el salto de longitud- no pudieron tan siquiera acercarse al podio de premiaciones.

Para la brasileña Maggi, ya con 35 años, Daegu fue un capítulo más en su carrera de tropiezos a partir del éxito en la capital china. Durante la pasada cita universal celebrada en Berlín apenas ocupó el séptimo escaño, y ahora descendió aún más hasta anclar en el undécimo lugar.

También Saladino continuó en su espiral de fracasos mundialistas, primero con tres saltos nulos en la final de hace dos años, y ahora sin apenas superar la fase de clasificación.

Este trío tendrá como objetivo reivindicar su calidad durante los Juegos Olímpico de Londres el próximo año, unos con mayores posibilidades que otros.

También en la cita londinense están llamados a brillar quienes si demostraron seguir al máximo nivel, junto a otros que sorprendieron ahora convirtiéndose en protagonistas del Mundial.

Entre los primeros está la brasileña Fabiana Murer, quien aprovechó muy bien el desliz de la favorita rusa Yelena Isinbayeba para coronarse en el salto con pértiga, y dar así al Gigante Sudamericano su primer título en Campeonatos Mundiales y el único conseguido ahora por Latinoamérica.

Al menos, el puertorriqueño Javier Coulson logró igualar el subtítulo en la pasada cita en los 400 metros con vallas, prueba en la que el dominicano Félix Sánchez, oro olímpico Atenas 2004, tuvo que conformarse con la cuarta posición.

Igual suerte no pudo tener el panameño Alonso Edward, también plata de Berlín en los 200 metros, quien se lesionó durante la final de la prueba.

Para el atletismo colombiano el certamen guardó alentadores momentos por intermedio del marchista Luis Fernando López y la triplista Caterine Ibargüen, quienes conquistaron las primeras medallas mundialistas para el país cafetero.

Además, Venezuela y Argentina vivieron las inéditas clasificaciones a finales de Eduard Villanueva (1500 metros) y la lanzadora del martillo Jennifer Dalhgren, respectivamente, mientras que México quedó sin nada para celebrar por las discretas actuaciones de sus especialistas en marcha.

A poco más de un mes para el inicio de los Juegos Panamericanos que se celebrarán en la ciudad mexicana de Guadalajara, la cosecha latinoamericana en Daegu da fe de que en las pistas tapatías habrá espectáculo, rivalidad y nuevas emociones.

15601-fotografia-g
Lázaro Borges, subcampeón mundial y recordista nacional, fue la grata sorpresa para Cuba.

CONTRASTE CUBANO

A la más reciente convocatoria planetaria Cuba inscribió a 31 atletas, y estos fueron responsables de una actuación cuantitativa y cualitativa marcada por los contrastes.

Si bien es cierto que la Mayor de las Antillas volvió a ser la máxima referencia del atletismo latinoamericano, esta vez su delegación tuvo que regresar a casa con el amargo sabor de no haber conquistado ningún título, algo que había sucedido por última vez hace dos décadas, en la cita organizada en Tokio.

Sin embargo, como coartada quedan la descalificación después del triunfo del vallista Dayron Robles y la fatídica lesión sufrida en la final por la triplista Yargelis Savigne, los dos principales candidatos a escalar lo más alto del podio.

Para evaluar desde lo general, se puede decir que en Daegu el atletismo cubano estuvo a tono con su media histórica. Un noveno lugar en la clasificación por puntos gracias a las 48 unidades sumadas por los diez competidores que se ubicaron entre los ocho mejores de sus respectivas especialidades, igualan las actuaciones en los dos Mundiales precedentes.

En cuanto a la calidad de las actuaciones, esta vez una sorprendente medalla de plata y tres preseas de bronce fue el saldo que nos llevó hasta el lugar 17 del medallero.

Una vez más se confirmaron que los puntos débiles del atletismo cubano continúan levitando sobre las pistas, donde siguen sin aparecer las figuras veloces y resistentes. Y tampoco se vislumbran en el horizonte.

En el área de lanzamiento las balistas protagonizaron la mayor decepción, pues los meritorios bronces de Guillermo Martínez en la jabalina y Yarelis Barrios en el disco, así como el cuarto lugar de la martillista Yipsi Moreno luego de su ausencia competitiva por maternidad, siguen alimentando las esperanzas.

En los cajones de saltos fueron los triplistas los más sobresalientes, aún cuando fue Alexis Copello el único que coqueteó con el podio. Pero a la lamentable ausencia de especialistas de longitud con la calidad requerida, aparecieron dos saltadores con pértiga que despertaron mucha ilusión.

El caso del jovencito Lázaro Borges fue espectacular, pues no solo aumentó en 15 centímetros su registro personal en una sola competencia, sino que apenas un intento fallido le impidió ceñirse la corona.

También meritorio fue el quinto puesto de Yarisley Silva en esa misma especialidad, dominada tradicionalmente por atletas europeos.

El resto de la cosecha llegó por intermedio del decatlonista Leonel Suárez, quien a pesar de protagonizar su mejor registro de la campaña no pudo evitar descender en la última prueba hasta el tercer escaño.

Con los panamericanos de Guadalajara a la vuelta de la esquina, los resultados de Daegu alcanzan para llegar a la conclusión de que si en algunos eventos el atletismo cubano avanza con tranquilidad, en muchos otros tendrá que apretar el paso.

De cara a los venideros Juegos Olímpicos, Yargelis y Dayron siguen siendo las mejores alternativas, aunque los dos tienen no pocos rivales con similares posibilidades de asir la corona. Por detrás, marcha un reducido grupo con calidad para pelear posiciones cimeras en sus pruebas, pero ninguno con etiqueta de favoritos. Lo demás, sería sentarse a esperar por un milagro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 2555 veces

Comentarios  

 
#1 Yhomara martí González 15-09-2011 10:51
Soy una aficionada al deporte en sentido genaral y de las buenas, pues dejo de ver novelas para ver el acontecer deportivo cuando ponen algo bueno por el canal Tele Rebelde, no entiendo cómo nuestros deportistas del atletismo se la pasan viajando todo el año y realizando grandes hazañas y a la hora de la verdad en los grandes eventos regresan sin ninguna medalla.
Resultó muy vergonzoso el problema de la bala, todas clasificaron menos las cubanas, por favor, la CN de Atletismo se acabe de pronunciar, que aquí en esta modalidad no hay personas actualmente competentes y que decidan no llevar a nadie a estas citas deportivas.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar