jueves, 27 junio 2019, 01:55
Domingo, 01 Enero 2017 06:14

Todo un año en escena

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

El primer día de 2016 se concretó una de las más caras aspiraciones del movimiento de las artes escénicas en Cuba: la reapertura, después de una ambiciosa restauración, del más emblemático de los teatros del país, el más antiguo de América Latina: el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso

Con la tradicional gala del 1ro de enero, dedicada al aniversario del Triunfo de la Revolución, el Ballet Nacional de Cuba estrenó el nuevo escenario, con una gala que reunió momentos de grandes títulos de la tradición clásica: Giselle, El lago de los cisnes y Coppelia.

 

Simbólica fue la decisión de nombrar como Alicia Alonso al coliseo, pues los aportes de la gran bailarina a la cultura cubana son inmensos y buena parte de su desempeño artístico tuvo lugar precisamente en ese teatro.

 

Este año tuvieron lugar allí dos importantes acontecimientos de la danza: las principales funciones del XXV Festival Internacional de Ballet de La Habana Alicia Alonso; y el debut escénico de una compañía: Acosta Danza, fundada y dirigida por el célebre bailarín Carlos Acosta.

 

Del Festival hay que destacar la presencia de importantes compañías y bailarines del mundo, entre ellos María Kotchetkova, primera figura del San Francisco Ballet y el American Ballet, y un ensemble de figuras neoyorkinas bajo la conducción del reconocido coreógrafo Justin Peck.

 

Acosta Danza, que presentó tres programas a lo largo del año, debutó en abril con la temporada Premiere, que contó con obras de reconocidos coreógrafos del momento y el estreno en Cuba del ballet Carmen de Carlos Acosta.

 

La compañía reúne bailarines de disímiles procedencias para cubrir un amplio espectro estilístico: desde el ballet académico, pasando por expresiones populares y folclóricas, hasta la danza más contemporánea.

 

Otro acontecimiento en el ámbito del ballet fue la presentación en Cuba de la gala Royalty Ballet, que unió en el Gran Teatro a primeros bailarines de grandes compañías del mundo.

 

En el ámbito internacional destacaron a finales de año las giras del Ballet Lizt Alfonso por los Estados Unidos y de Danza Contemporánea de Cuba por varios países de Europa.

 

Como cada año durante el verano, la Carpa Trompoloco acogió las principales actividades del Festival Internacional de Circo Circuba, en el que concursaron artistas de América, Asia y Europa. Una selección de los espectáculos galardonados formó parte de una gira que llegó a una decena de ciudades cubanas durante toda la etapa vacacional.

 

Camagüey fue la sede en el mes de octubre del XVI Festival Nacional de Teatro, en el que participaron algunas de las más relevantes puestas en escena de los últimos dos años.

 

El huracán Mathew puso en riesgo la celebración del encuentro, pero al final se pudo concretar.

 

De este Festival hay que destacar el homenaje que se le rindió al teatrista Carlos Celdrán, merecedor del Premio Nacional de Teatro 2016, que incluyó la puesta en escena de sus dos más recientes creaciones: Mécanica y Diez Millones.

 

En el Oriente del país tuvieron lugar otros acontecimientos: el Grand Prix Vladimir Malakhov en Holguín, en septiembre, y las cruzadas teatrales por zonas de difícil acceso en las montañas de las provincias de Granma y Guantánamo, protagonizadas respectivamente por la Guerrilla de Teatreros y el Guiñol de Guantánamo.

 

La Habana acogió en el mes de noviembre la Bacanal de Títeres para adultos, en la que además de funciones se ofrecieron talleres y sesiones teóricas.

 

El Teatro Lírico Nacional de Cuba estrenó con éxito montajes de obras de Mozart y Wagner, aunque este año tuvo que lamentar el fallecimiento de uno de sus directores escénicos esenciales: José R. Amán.

 

Otras pérdidas sensibles para el teatro cubano fueron las de los actores Alina Rodríguez y José Antonio Rodríguez, con extraordinarias trayectorias sobre las tablas desde la segunda mitad del siglo pasado.

 

El Consejo Nacional de Artes Escénicas garantizó durante todo el año el estreno de varias puestas de grupos y compañías, particularmente en La Habana, que sumados a las reposiciones garantizaron la programación estable de todas las salas del país.

 

Ha sido, como ya es habitual, un buen año para la escena cubana.

Visto 705 veces Modificado por última vez en Lunes, 02 Enero 2017 06:43

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar