lunes, 09 diciembre 2019, 15:26
Domingo, 29 Enero 2017 06:06

Teatro Lírico de Cuba interpreta Cecilia Valdés y siembra una deuda

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(0 votos)

El Teatro Lírico de Cuba cierra hoy su primera temporada del 2017 con una deuda: devolverle el esplendor a la puesta de la más internacional zarzuela de este país, Cecilia Valdés, de Gonzalo Roig.

Por primera vez, la emoción no caminó de la mano de esta deliciosa pieza musical basada en una novela romántica y costumbrista de la autoría de Cirilo Villaverde, quien escribió un argumento ilustrativo de La Habana colonial del siglo XIX.

La carencia de micrófonos apropiados, de una escenografía más ancha -para llenar la escena- y convincente, pero sobre todo, de carisma por parte de varios de los artistas, atentaron contra la obra la víspera en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Resultó lamentable la dirección de actores, pues algunos de los personajes principales recitaron fragmentos de texto como pésimos principiantes en el mundo del teatro.

La edición realizada para la presente puesta, dirigida por Ivan Balmaseda, restó coherencia y espectacularidad al drama estrenado en esta misma capital en 1932, con rotundo éxito.

Cecilia Valdés devino la obra cumbre del teatro lírico en Cuba, por eso se transforma en deber respetarla y preservarla como joya del patrimonio cultural de la isla.

A la intérprete del tango congo conocido como Po, po, po, le faltó carácter y proyección, igual que al esclavo del cafetal del principio del segundo acto con el deber de llorar con fuerza por su libertad, y para mayor pesar, el coro tampoco tuvo la fuerza de antaño en esa escena de lágrimas.

Salvo los platillos en el cuadro antes mencionado, la orquesta del Gran Teatro, bajo la dirección de Giovanni Duarte, ejecutó bastante bien la zarzuela.

Otro detalle descuidado fue el vestuario, especialmente el de las damas de sociedad pues las sayas tenían un largo irregular, algunas enseñaban los tobillos en tanto otras apenas mostraban los zapatos.

Amerita un reconocimiento la protagonista de Cecilia Valdés, Milagros de los Ángeles, quien trabaja con corazón el personaje homónimo y logra una fluidez que ojalá fuese correspondida en todo momento.

Esta zarzuela merece eso y mucho más, naturalidad, gracia, firmeza, y vale reconocer que para su rescate el Teatro Lírico Nacional necesita apoyos.

Visto 475 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar