lunes, 18 noviembre 2019, 16:34
Viernes, 26 Mayo 2017 10:36

Fatih Akin presenta en Cannes a una Europa bajo el terror

Escrito por  ANSA
Valora este artículo
(0 votos)

Fatih Akin, el realizador de "Head On" y "Soul Kitchen", nacido y crecido en Hamburgo de padres turcos, busca contar sin clichés la Europa que vive bajo el ataque terrorista.



Fatih Akin, el realizador de "Head On" y "Soul Kitchen", nacido y crecido en Hamburgo de padres turcos emigrados en los años 60, busca contar sin clichés la Europa que vive bajo el ataque terrorista, la de las comunidades de inmigrantes de segunda y tercera generación, confrontados al racismo, los prejuicios y los rebrotes nazis.

"Cualquier terrorista, no importa cuál, se convirtió en nuestra sombra. Enfrentamos nuestras vidas a esta presencia, al hecho de que podríamos ser una víctima como las del Bataclan, de Niza, de Berlín o de Manchester. Con esto convivimos y en mi película cuento el viaje doloroso dentro del tiempo de hoy", explica el director de "In the Fade", hoy en concurso en el Festival de Cannes.

Diane Kruger, su protagonista, entra de pleno derecho en la rosa de candidatas al premio a la mejor interpretación femenina.

En Hamburgo Katja (Kruger), una joven alemana, rubia y de ojos azules, se enamora de Nuri (Numan Acar), un exuberante muchacho turco. Se casan y tienen un niño, Rocco.

Tras un período detenido por haber traficado hashish, Nuri en pleno barrio turco abre una oficina de trámites fiscales y traducciones, convirtiéndola en su trabajo, mientras Katja se dedica a la crianza de su hijo.

Hasta que padre e hijo mueren en un atentado, causado por una bomba rudimentaria oculta en una bicicleta precisamente frente a la puerta de la oficina.

Katja está conmocionada y apenas si puede soportar tanto dolor al ver la destrucción de su feliz familia. Cuando los padres de Nuri vienen a pedir los cuerpos de su hijo y nieto para sepultarlos "en casa", Katja va al baño, aspira cocaína y aniquilada por la desesperación los echa con un "no".

La policía investiga: cree que se trata de un ajuste de cuentas, de un castigo de la mafia turca, sospechando que Nuri estaba involucrado en el tráfico de drogas y el envío de fondos a los rebeldes kurdos.

Katja en cambio piensa en algo totalmente distinto: cuenta al investigador sobre una joven alemana que detuvo allí su bicicleta e imagina que fueron los neonazis.

Con el apoyo de Danilo (Denis Moschitto), abogado y amigo de Nuri, conseguirá llevar a tribunales a una joven pareja, Edda y Andre Moller, neonazis con apoyo de un griego de Alba Dorada.

El proceso es una larga y dolorosa experiencia hasta el veredicto: absueltos. En ese punto Katja se pone tras sus huellas: ¿lo suyo es venganza o justicia individual? "Katja es muy distinta de mí pero hemos rodado la historia en secuencia cronológica, tras haberla preparado largamente en la comunidad turca, en los ambientes mixtos, y poco a poco me convertí en ella", dijo Kruger. "¿Qué haría si me ocurriera a mí? Puede ocurrir a todos en estos tiempos el encontrarse en su lugar. Así que no juzgué sus acciones, porque Katja es cada uno de nosotros hoy", agregó.

En "In the Fade", donde el sello realizador de Akin se ejerce con el detective, el drama famliar y el thriller legal, el espectador se confronta con el tema de la pérdida, la justicia y la venganza, con el fondo de la dimensión política.

"Somos parte de un mundo globalizado con sus contrastes y tragedias, yo mismo soy el producto de la globalización y reflexiono con este film sobre lo que ocurre, más allá de su es justo o equivocado, hay que comprender, comprender para no tener miedo. Hará falta tiempo, pero soy una persona optimista", explicó el director.

Akin pensó en la historia tras una serie de atentados contra los inmigrantes turcos entre 2000 y 2007. "Estábamos aterrorizados por lo que estaba ocurriendo y fue escandaloso que la policía siguiera investigando solo en la comunidad entre tráfico de droga, mafia, presionando a la prensa y a la propia comunidad invitándola a colaborar".

"Luego se descubrió que había sido en cambio de naturaleza xenófoba, organizada por el grupo neonazi NSU". Aun siendo inventada, la historia retoma ese proceso, del que Akin leyó las actas.

Curiosamente para Diane Kruger, actriz y modelo que pasa de las tapas de Vogue a las producciones internacionales como con Quentin Tarantino, se trata del primer papel interpretado en su lengua, el alemán.

"Nos encontramos precisamente aquí en Cannes hace años y ella expresó el deseo de trabajar conmigo. Así que cuando al escribir la historia pensé en una alemana rubia de ojos azules, me acordé de ella. Dio una prueba excelente", dijo el realizador.

Visto 565 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar