sábado, 23 junio 2018, 09:56
Miércoles, 25 Octubre 2017 05:59

Donde fuego hubo, ¿cenizas quedan?

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(16 votos)

En cuestiones de amor y de relaciones de pareja no existe una receta única. Todo es relativo y depende de las propias experiencias.

Dicen que uno siempre vuelve a los sitios donde fue feliz y eso mismo pudiera decirse de las parejas. ¿Quién lo duda? Si la relación terminó por determinados motivos, pero la caracterizó el amor y la pasión, difícilmente quede atrás. Siempre existirá el peligro de que esa «llamita» reviva.

De hecho, cuando una pareja recién comienza, en ocasiones sucede que uno de los dos siente celos de la pareja anterior, precisamente por eso de que «donde fuego hubo, cenizas quedan».

donde fuego 1
Cada relación es única, por eso resulta difícil llegar a conclusiones en un tema como este.

El dicho es tan antiguo como la vida misma. Los recuerdos me llevan, incluso, a historias lejanas en el tiempo que confirman su validez, al margen de años, espacios físicos y contextos determinados.

Una carta, una foto, una llamada telefónica, cualquier detalle nos lleva al pasado, a los recuerdos de un afecto del que no hemos podido desprendernos. ¿A quién no le ha ocurrido?

Hay amores y amores. Algunos pasan sin penas ni glorias; otros se desvanecen en los instantes de la ruptura; y están los que permanecen toda la vida, arrinconados en nuestros corazones, en silencio, apenas dormidos.

Y esto no solo les ocurre a las mujeres, sino también a los hombres. Es una certeza que los grandes amores no mueren, independientemente de la edad y el sexo.

Un instante, una vida, una pasión

Se llamaba Orlando y apareció en su vida cuando apenas eran unos niños. Iban a la escuela juntos y la atracción del uno por el otro surgió en aquellos momentos en que para los demás «el asunto no iba en serio».

Los años hicieron que aquella simpatía, surgida al calor de la adolescencia, no trascendiera. Él se casó con otra, con otras, y ella, como Penélope, no se cansó de esperarlo.

Los años también trajeron los reencuentros. Era, sencillamente, algo muy profundo y grande lo que ella sentía por aquel muchacho a quien jamás dejó de ver con la mirada enternecida de una enamorada. La pasión traspasó el umbral de la adultez, incluso llegó a la ancianidad. Mas ella nunca apagó —ni se lo propuso— las cenizas de ese amor.

Si los vientos soplan, las cenizas…

Es difícil poner el tema en la palestra pública y no encontrar opiniones de la gente. Siempre hay criterios y en este, como en otros asuntos, lejos estamos de la unanimidad.

«Si la relación fue tormentosa, te deja un mal recuerdo —señaló Mariela—. No obstante, si fue algo bonito, no se olvida. Hay momentos en que todo termina y un buen día el reencuentro toca a las puertas. Entonces, con más experiencia y sobre la base de lo que antes salió mal, se hacen las cosas de una manera diferente. Ahí están quienes han tenido suerte en este sentido y las segundas partes han sido buenas.

«¿En mi caso? —explicó con picardía—, algunas veces tengo las cenizas por ahí, medio revueltas, y si el viento sopla un poquito, pues la pasión se aviva. Por eso, quizás, evito la cercanía con ciertas personas. El pasado no se olvida, aunque duela».

Elisa no piensa muy diferente. «Donde fuego hubo, ¿cenizas quedan? No puedo dar una respuesta absoluta, todo depende de las circunstancias, del momento, del escenario, de la casualidad. La vida está llena de matices, es como un arcoíris.

«En mí no han quedado cenizas; subsisten los buenos recuerdos, el cariño, la amistad. Luego han venido otras personas que han cubierto esos espacios, y con ello he sepultado el amor anterior. Es mentira que el pasado se olvida, pero no me gustan las segundas versiones».

¿Qué creen ellos?

Más parcos que ellas para expresar sus sentimientos abiertamente, a los hombres les sucede lo mismo. Se enamoran, sufren, padecen de mal de amores, y también guardan muy bien sus emociones respecto a parejas anteriores.

Reinaldo —artista de la plástica— vio truncos sus sueños cuando Marta lo abandonó. En sus pinturas se reflejaba la tristeza de su alma. Años después conoció a Julieta, quien, a fuerza de paciencia y cariño, le dio un vuelco a su vida.

Sin embargo, siempre me he preguntado —sin valor suficiente para abordar la cuestión— qué queda de antaño. No hacen falta sus palabras, estoy convencida de que, de modo alguno, ha podido dejar a un lado las imágenes de aquella muchacha risueña, de ojos azules, por quien alguna vez suspiró, ¡y de qué manera!

La historia de Alejandro tiene sus puntos comunes. En la década de los 80 viajó a un país del campo socialista donde estudió. Atrás, como otros de su edad, no solo dejó un país, una familia, sino también una pasión. Cada uno de ellos se casó, construyeron hogares y familias, pero siempre hubo algún indicio (pudiera ser curiosidad) de interés del uno por el otro.

Un amigo gay me confesó que, luego de haber perdido una relación de años, jamás ha vuelto a ser el mismo. «Hasta el carácter me cambió y, aunque no he podido rehacer mi vida, y sé que con mi pareja anterior no puedo volver, no te diré que todo lo eché en el saco del olvido. Siempre hay un detalle, una canción, un recuerdo que me lleva al pasado, a ese pasado que me hizo tan feliz y que sé no regresará».

Visto 1017 veces Modificado por última vez en Viernes, 27 Octubre 2017 06:14

El último Censo de Población y Vivienda reportó que casi el 64 por ciento de la población adulta vivía en pareja casada o unida-,  pero ello no es sinónimo de que prevalezcan las uniones formales.

Aun cuando el popular dicho de “Calabaza, calabaza, cada uno pa’ su casa” no funciona muy bien en la Isla al sobrevenir la separación de la pareja, de todos modos, los cubanos cada vez se divorcian más.

Comentarios  

 
#17 Abril 07-03-2018 10:25
HAVANA WAKE UP WAKE en tu comertario 10 mencionastes algo de q llevas 18 años en un idilio no lo puedo creer yo llevo 2 y ha sido algo maravilloso aunque con subidas y bajadas pero siempre por delente manteniendo nuestra amistad lo quiero mucho y el a mí de esos estoy segura y ojala pudiera llegar a tener mas de 18 años con el aunque nuestra relacion es complicada xq yo tengo 21 y el 44.Somos muy felices cuando estamos juntos y a mi en particular no me interesa para nada esa diferencia.
 
 
#16 HAVANA WAKE UP WAKE 27-10-2017 12:30
NO. 15 ESTHER: MUCHAS GRACIAS POR SU APORTE...... USTED LO RESUME TODO.
 
 
#15 Esther 26-10-2017 12:19
Lindo el articulo con mucha tela por donde cortar pienso que lo bueno nunca pasa y si la relación fue hermosa y además romántica perdura para toda la vida, nos sucede que cuando pasan los años vemos el amor de una forma diferente, nos enamoramos del alma de las personas, solo se quiere amor y tranquilidad, apreciamos más la vida porque nos hace madurar entonces notamos que la conciencia nos dice que nada es para siempre, pero amigo(a) forista si amas a alguien aunque pertenezca al pasado y estas solo o sola no lo dejes pasar por alto porque no es menos cierto que donde candela hubo cenizas siempre quedan y créanme señores siempre hay un amor que nunca se olvida. Sea feliz
 
 
#14 PJ 26-10-2017 11:07
Habrá sido que nunca tuve un gran amor, porque la verdad es que, sin despreciar a ninguna de las muchachas con las que tuve relaciones en mi adolescencia y juventud, incluso más acá, MI GRAN AMOR ES EL QUE TENGO DESDE HACE 23 AÑOS, LA AMO COMO EL PRINCIPIO Y CUIDADO !!!!.
 
 
#13 liudmila 26-10-2017 09:51
Alina, te lo debía. Ahí va mi opinión al respecto. Con los años he aprendido que el tiempo sí disminuye el dolor, y de cada experiencia se puede sacar una gran enseñanza. Vivir en el rencor sólo perjudica a uno. Tratar de ver qué aprendimos de esa experiencia y de esa persona, en cambio, si puede cambiarnos la vida y acercarnos a la felicidad.
Por otra parte, puede que nuestra antigua pareja fuera un mentiroso y que en eso no haya cambiado, pero que tampoco haya dejado de lado la amabilidad, la generosidad y el atractivo con el que nos enamoró. Y si eso nos hizo perder la cabeza una vez, por qué no iba a hacer que la perdiéramos otra.

Un encuentro de pasión con un ex puede ser delicioso, pero ¡cuidado! también puede ser muy peligroso, si el sentimiento de uno de los miembros de la pareja no es igual. Uno solo puede estar buscando sexo y el otro puede interpretarlo como el primer paso para volver a estar juntos. En este sentido, para la segunda persona estos encuentros pueden suponer alargar un sufrimiento que tarde o temprano va tener que asumir.
 
 
#12 gordy 26-10-2017 09:11
Dicen eso pero yo no sé que decir, hay eventos en la vida que te marcan pero para que hayan cenizas deben haber buenos momentos, yo me separé de una relación por engaño hacen solo 2 años, hoy nos hemos hablado en diferentes ocasiones pues aunque se equivocó en el tiempo que estuvimos juntos fué un buen compañero como esposo ya que era delicado y ocupado de los asuntos importantes de la casa, en ocasiones extraño esos detalles pero no creo que en su paso haya dejado cenizas de amor, sin embargo hay otro que no dejo ni polvo en el viento y hoy por mal marido y mal padre lo detesto hasta el punto de no querer ni verlo, te diré Alina que la vida da vueltas y pasan cosas pero con este último del que hablé no quiero ni montar la montaña rusa.
Bsssosss.
 
 
#11 Yoly 25-10-2017 16:16
Este tema esta muy importante y estoy de acuerdo que donde canela hubo cenisa queda tube esa esperiencia y fue muy bonito
 
 
#10 HAVANA WAKE UP WAKE 25-10-2017 15:37
Por favor...... ¿en este tema se aceptan.... el de los idílios entre amigos (el y ella)..... que al final no puede cristalizar.... .. pero del cual sin embargo queda...... una larga y bella amistad?...... les pregúnto...... porque ya tengo sesenta años..... y llevo dieciocho años en esto.
 
 
#9 Aladyno 25-10-2017 14:39
El Amor.....
Saber que hay tantas opiniones como personas en el mundo. Verdad???? y ninguna sería igual a la otra pese a las experiencias personales. En el caso de los restos de ese amor, SOLO QUEDAN SENIZAS SI... en algún rinconcito de nuestros corazones queremos o tratamos de que ese amor siga significando lo que un día FUE..
Somos seres humanos, pero animales al fin. Les recomiendo el programa de pasaje a lo desconocido de hace dos domingos atrás, titulado: Lo que quieren las mujeres, que realmente es lo que quieren los hombres y mujeres, habla sobre sexualidad como la base de las relaciones y verán algo interesante, ya que por naturaleza no estamos diseñado para ser monógamos... Solo fue algo que nos impusieron las clases sociales. Por tanto cuando un amor acaba, solo hay que intentar comenzar otro, quererse a uno mismo mas que a nadie y podremos salir adelante. Solo intentar ser feliz este momentico que estamos en la tierra y sobre todo que los Buenos y malos momentos de la vida cuenten. Los buenos recuerdos es volver a vivir. Y los malos, nos permiten no volver a caer en aquellos que nos hacen infeliz.
Por tanto sonrían, amen, sufran, pero sobre todo vivan....
que esa persona que un día dejaron o que nos dejó no nació para ser propiedad de nadie, solo de si misma..
 
 
#8 Román 25-10-2017 13:35
Concuerdo con Guillermo, las cenizas son el residuo del fuego y eso no combustiona más, creo que avivar un sentimiento como el amor por alguien que te traicionó, te despreció, alguien que prefirió los besos, las caricias de otro, es una manera de auto humillación, y de muy baja autoestima. Que te puede atraer de alguien así?, Solo la belleza física y esa se acaba más temprano que tarde, que otra cualidad o virtud le queda, y que importe más que los sentimientos que tenga hacia ti?. El problema de nosotros los hombres es que nos enamoramos de lo que vemos, de la belleza exterior primordialmente y subordinamos lo demás al simple deleite de nuestros ojos, por ese motivo cuando logramos ver un poco más, solo queda escribir a ESPAÑA. Por eso el pasado se tiene que quedar en el pasado, cuántas mujeres hermosas esperan a que alguien como nosotros se decida y la enamoren, ya contamos con un poquito más de experiencia por haber andado ese camino, deja que sea otro quien lo transite. Ahora, hay que tratar de ver más allá de ese cuerpo bonito y que nos vuelve loco, pero nunca dejar de enamorarlas, de complacerlas y vivir para ellas pero también vivir para nosotros.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar