domingo, 23 septiembre 2018, 01:12
Martes, 30 Enero 2018 06:49

Get Out: el terror no es solo para asustar

Escrito por  Darío Alejandro Alemán/Especial para CubaSí

De cierta forma, la Academia impone su criterio amparada en su experticia y así conformamos la cartelera del año. Uno de los «imperdibles» del 2017 —y lo que va del 2018— es Get Out, con una carta de presentación perfecta que consta de cuatro nominaciones: Mejor película, Mejor director, Mejor actor principal y Mejor guion original.

La primera obra de todo artista tiene algo especial, un aura que la hace única e invaluable: la sinceridad. Es en ella donde el autor primerizo pone todo de sí, incluso, a sí mismo. Tal es el caso de Jordan Peele, quien se estrena como director en Get Out con un singular autorretrato. Hasta el momento, Peele era un afamado comediante afroamericano que en varias ocasiones se había declarado amante del cine de terror. Pues eso es su película: un suspense distinguible a grandes rasgos, salpicado con humor y una crítica inteligente al problema del racismo en los Estados Unidos.

alt


Aunque el filme está nominado a Mejor guion original, es necesario decir que su trama se mueve en aguas ya navegadas. Su argumento es una revisita a un clásico del género que nació de la pluma de Ira Levin para después ser llevado en múltiples ocasiones a la gran pantalla. Hablamos, por supuesto, de The Stepford Wives. Ambas obras juegan con los miedos del espectador para dejar caer un mensaje no muy subliminal. Mientras The Stepford Wives arremete contra el machismo, “Get Out” hace lo mismo con la discriminación racial. Sin embargo, este último filme logra su crítica de forma particular, casi a manera de broma y jugando con esa clásica manía que tenemos los cinéfilos de intentar adivinar el desenlace antes de tiempo.

Aunque Jordan Peele coquetea inevitablemente con el humor, la película sigue siendo un suspense. Los miedos —algunos más leves que otros— comienzan desde las primeras escenas, cuando Chris, un joven fotógrafo afroamericano, debe ir a conocer a sus suegros blancos. A lo largo de la historia las sospechas afloran en el espectador, pero la trama derrumba cada una de sus teorías. El final, como en los mejores exponentes del género, nos deja boquiabiertos; no obstante, resulta un poco abrupto. Los últimos minutos del filme son algo apurados y evitan que este cierre con broche de oro su trepidante historia.

El elenco actoral no cuenta con grandes nombres, como suele suceder entre los nominados a Mejor película en los Oscar, pero ello no significa que los actores no hayan estado a la altura de los personajes. El británico Daniel Kaluuya, por ejemplo, logró con su encarnación de Chris una merecida nominación a Mejor actor principal. Este joven, a quien muchos conocen por su actuación en uno de los episodios de Black Mirror, consigue en Get Out transmitir cada una de las emociones de su personaje, especialmente, en la aclaratoria escena del televisor.

Como toda crítica responsable no puede basarse en loas y apologías que desechen los elementos negativos, señalaremos algunos elementos que desentonan en Get Out. El final, del cual ya hemos hablado, no es digno de un suspense. Las últimas escenas en este tipo de película son, a veces, las más inolvidables, las que nos dejan palpitantes y quitan el sueño.

Pero, en este caso, el desenlace se va en un abrir y cerrar de ojos, después de una historia bien pensada que dejó escapar solo las pistas imprescindibles en los momentos adecuados. También es criticable el personaje de Rod, el cual dota de cierto matiz cómico al filme, aunque excesivo por momentos. Podría decirse que la comedia dentro del terror pudo ser manejada con más inteligencia, de forma tal que no sirviera únicamente para relajar la tensión.

Con muchos más puntos a favor que en contra, Get Out se alza como una de las favoritas del año en una gala donde el tema del racismo ha dado mucho de qué hablar. La decisión del jurado será la que coronará o no a este singular filme. Con tantas nominaciones, solo basta esperar que no se vaya con las manos vacías.

Modificado por última vez en Miércoles, 21 Febrero 2018 21:31

Comentarios  

 
#2 Pedro Rafael Castro 31-01-2018 12:51
Muy buena pelicula por el tema ta n vigente en nuestros dias
 
 
#1 Roberto 30-01-2018 10:18
Exelente filme, no solo por el tema racial algo que los estadounidenses son maestros en retratar su propia realidad, el mensaje que Jordan Peele quiere llevar a sus audiencias es la cuestión de qué podría ser mucho más peligroso para una minoría convertirse en una moda (como bien sucede en estos momentos en Estados Unidos con los afroamericanos) que ser el objeto de ataques racistas como en el pasado. Blancos liberales se obsesionan tanto con los negros que deciden cambiar sus cuerpos porque son mas viriles, mas resistentes, etc.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar