viernes, 18 octubre 2019, 03:09
Lunes, 26 Febrero 2018 23:19

Ventana Mundialista: Cuba hizo aguas ante México

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/Cubasí
Valora este artículo
(3 votos)

Como diluidos en un pantano. Así fue el arranque de Cuba en el cuarto partido de la ventana mundialista de baloncesto ante sus similares de México.

Corriendo la cancha pero sin hallar variantes que los condujeran a una selección de tiro ideal. ¿La causa? Pobre rotación del balón, variantes viciadas en ataque, ausencia de hombres en el rebote ofensivo, y los bases cometiendo errores derivados en pérdidas.

Del otro lado, México, con mucho mayor kilometraje y sangre fría hallaba las brechas, combinaba y asestaba dagas de canastas que en definitiva llevaron a un primer cuarto de 12-26. Cruciales en este parcial los tres triples embocados en siete intentos de los aztecas, su docena de rebotes y siete libres en ocho comparecencias.
Una ojeada a los porcentajes denota que Cuba continúa padeciendo presión e inefectividad. Solo un 20%  en tiros de dos contra el 62.5 de los oponentes redondea el abultado marcador toda vez que dejó mucho que desear.

El fugaz descanso y la plática de Yoannis Zaldívar al parecer surtieron efecto. Los antillanos salieron con otra cara al tabloncillo. La conducción de Pedro Roque, lo más parecido a un base que tenemos, rindió dividendos y comenzaron a carburar de espaldas al aro Jasiel Rivero y Javier Jústiz, puntales ofensivos de la escuadra. Tal fue así que dominaron el segundo acto 16-9. Igualmente apretaron en defensa, cerraron la zona pintada y obligaron a los visitantes a tomar disparos precipitados y sin una cómoda posición en ocasiones. Se respiraba cierto aire de esperanza pero ciertamente hacia el medio tiempo, el engranaje volvió a hacer aguas. Por fortuna solo restaban segundos para el pitazo y quizás una nueva bocanada de precisión.

Pese a la reacción, los porcentajes de Cuba continuaban dejando que desear, y el balance asistencias-pérdidas fijado en 8-7 si bien era superior al de los cuates 3-8 no les alcanzaba, especialmente por el hecho de que nos endosaron una decena de cartones por concepto de puntos en ruptura u ofensivas rápidas.

Cambiar un equipo y colocar otro. Esa fue la imagen de los compases iniciales del tercer tiempo. Pese a que la defensa hostigaba a los mexicanos de forma alterna, se cambió la fórmula efectiva de buscar el juego con los pívots en la zona de restricción y en su lugar comenzaron a tomar disparos sobre el primer pase desde el perímetro, sin encestarlos con frecuencia.

Se requirió otra refriega cuando los visitantes llegaron a redondear otra ventaja de 13 unidades. Lo que me cuestiono es el hecho de que Zaldívar y su plana mayor no echaron mano de sus jugadores de cambio, fundamentalmente los internos y mantuvieron prácticamente todo el parcial a la dupla Jústiz-Rivero sobre la duela.

El todo o nada en suspense de diez minutos.

Desorganización deletreada. Verse superados en toda la línea hacia el epílogo, cuando se necesitan nervios de acero y desempeño quirúrgico. De eso adoleció nuestro elenco, envuelto nuevamente en el desconcierto, con lagunas a ambos lados de la duela y sin hallar el argumento que les permitiera recortar la diferencia.

Lejos de cerrar el cerco y brindar su versión más sólida ante la afición congregada en el Coliseo, continuaron en un concierto de marfiladas de la más diversa índole, abriéndoles incluso el corredor a los perimetrales opuestos y sin capacidad para romper y llegar con las ayudas en defensa ante las jugadas de pick and roll mexicanas.

Con una diferencia superior a los 20 tantos se terminó de desplomar el conjunto antillano, muy diferente a la versión que disputó el choque de ida en suelo azteca. El adiós nos sorprendió con un desproporcionado 75-52.
Individualmente Alex Pérez fue un azote con 23 tantos. Héctor Hernández bajó 12 rebotes. La contraparte cubana fue de Jasiel Rivero (18) y Jústiz (14).

Lo cierto es que con semejante accionar colectivo, en el plano de lo paupérrimo, no se puede aspirar a alcanzar victoria alguna en un certamen cualitativamente muy exigente.

Visto 704 veces

Comentarios  

 
#4 daniel 28-02-2018 09:41
bueno zarza soy alguien que no pudo ver esas grandes glorias del baloncesto masculino hablo por lo que vi y lo que vi no fue nada loable, espero como tu que algun dia luego de muchos partidos internacionales y experiencia competitiva nuestro equipo pueda hacer resistencia a esos equipos fuertes
 
 
#3 Zarza 27-02-2018 17:03
Me luce q te falta informacion Daniel, el puede parecer q esta tomado q es otra cosa distinta, pero hay q respetarlo por q es de lo mejorcito q tenemos en estos momentos y tu critica en vez de ayudarlo lo veja, pero sus estadisticas ofensivas y defensivas hablan por el, - es el líder en rebotes por partido de la clasificación continental (16.0 como promedio y 48 en total-, lo cual sobre la cancha dice otra cosa. Junto a sus cros Yasiel Rivero y Karel Guzman en el juego interior ofensivo si contamos solo los encestes de dos puntos, tienen un porciento de efectividad del 50.6; mientras q en los tiros de campo incluyen los que llegan desde posiciones perimetrales -ahí, entre los tres mencionados de adentro alcanzan un 23.5% de acierto; y por ultimo casi la mitad de las asistencias de Cuba –el 47.9%- han ido a los números de estos tres jugadores que se mueven, por lo general, en áreas más cercanas al aro.

Como veras estoy hablando de los tres principales hombres de la seleccion, pero esto es un deporte de conjunto y un partido no se puede ganar solo con la accion de tres miembros de un seleccionado por muy habilidosos y certeros q estos sean, sino con el esfuerzo mancomunado de todos y una certera direccion de los cambios en cada uno de los momentos cruciales de un partido, en fin es sumamente complejo, y nadie mejor q los antaño disfrutamos de aquellas victorias del CUBA quisieramos volverlas a ver, pero hay q esperar...., a nuestros muchachos y tecnicos les faltan aun numerosas horas de juego en la cancha y a sus tecnicos de direccion para volver a ser unos guerreros en la duela, para el bien del baloncesto cubano.
 
 
#2 Robert 27-02-2018 17:03
Es importante que antes de decir tantos adjetivos estemos conscientes que cuando se sabe que se juega contra equipos superiores infinitamente no se puede esperar ser campeones. Creo que no podían hacer más, eso es notable; la falta de desarrollo, topes y nivel nacional de este deporte es suficiente para ello.
No hacen falta tantos adjetivos para lo que se sabe y no se pregunta.
 
 
#1 daniel 27-02-2018 09:40
vergonzoza la demostracion del equipo cubano tal parece que eran muchachos de 15 o 16 años jugando con mexico es bochornosa la presentacion de justiz quien al parecer se tomo unas cervezas antes del partido y andaba como que mareado dentro de la cancha en fin este equipo cuba de baloncesto no acaba de cuajar ni mucho menos de convencer
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar