domingo, 23 septiembre 2018, 00:30
Miércoles, 21 Marzo 2018 06:50

¿Cubanos carmelitas, cubanos rosados?

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(7 votos)
  El 21 de marzo el mundo celebra el día contra la discriminación racial. En un mundo de diversidad, la comprensión y el respeto hacia los demás son el único camino posible. El 21 de marzo el mundo celebra el día contra la discriminación racial. En un mundo de diversidad, la comprensión y el respeto hacia los demás son el único camino posible.
No es el color de la piel lo que importa, sino aquello más allá de la epidermis. Las leyes pueden, hasta cierto punto, ponerle rienda a los prejuicios, pero no eliminarlos de un plumazo.

Fotos: Annaly Sánchez


A un conocido, de raza negra, lo estaban recomendando para un puesto de trabajo, y para avalarlo, alguien dijo por teléfono frente a él: «Es negro, pero está muy capacitado, es disciplinado y buena persona».


La conjunción adversativa «pero», en esa frase, encierra un racismo replegado, muchas veces latente tras pronunciamientos en defensa de la igualdad. De hecho, da por sentado que ser negro es un tanto en contra significativo. Pero aparece generalmente solapado porque es algo políticamente incorrecto, no coincide con el deber ser.

alt


Sin embargo, lo peor del cuento es que el protagonista de esta historia ¡no se molestó porque lo habían recomendado de forma tan humillante!


Lo que le llenó de indignación fue que: «Podía haber dicho que yo era moreno, de color… pero no negro, compadre».

¿Acaso todos no somos «de color»; o será que los de raza blanca o caucásica, o los de origen asiático, son traslúcidos? Me parece más ofensivo llamar a alguien «el prieto», «el morenito», «el de color», que simplemente negro.


Pero no pocas personas de piel negra parecen tener asentado en su silla turca que pertenecer a esa raza implica, de hecho, estar en desventaja.  


Aunque obviamente no es una desventaja per se, las estadísticas confirman que la comunidad universitaria y también la científica, es mayoritariamente blanca; igual son mayoría los blancos en cargos directivos y en los más deseados puestos del conocido como sector emergente.  La que algunos llaman «la ruta del dólar» no parece ser su ruta. En contraste, las barriadas en desventaja social cuentan con una población negra en mayoría, como también es mayoría en cárceles y otros centros correccionales. Tampoco los negros son mayoría entre los propietarios de los negocios por cuenta propia que se abren espacio en la realidad cubana.


A pesar de tales números, en Cuba no existen formas rígidas de segregación racial.


Desde los primeros años  del triunfo revolucionario el problema racial fue ubicado al centro de la diana, y muchas medidas, leyes y radicales transformaciones favorecieron a los desposeídos, entre quienes se ubicaba la población de raza negra, pero una cosa son los postulados, las formulaciones, y otra las relaciones sociales, los prejuicios. Las leyes pueden, hasta cierto punto, ponerle rienda a los prejuicios, pero no eliminarlos de un plumazo.


El propio Fidel Castro, en la clausura del Congreso Pedagogía 2003, en febrero del 2003, reconocía: «Mientras la ciencia de forma incontestable demuestra la igualdad real de todos los seres humanos, la discriminación subsiste. Aun en sociedades como la de Cuba, surgida de una revolución social radical donde el pueblo alcanzó la plena y total igualdad legal y un nivel de educación revolucionaria que echó por tierra el componente subjetivo de la discriminación, esta existe todavía de otra forma. La califico como discriminación objetiva, un fenómeno asociado a la pobreza y a un monopolio histórico de los conocimientos».


En otro momento de ese discurso enfatizaba: «…la Revolución, más allá de los derechos y garantías alcanzados para todos los ciudadanos de cualquier etnia y origen, no ha logrado el mismo éxito en la lucha por erradicar las diferencias en el status social y económico de la población negra del país, aun cuando en numerosas áreas de gran trascendencia, entre ellas la educación y la salud, desempeñan un importante papel».

alt


El protagonista de la historia que da inicio a estas líneas se hizo ingeniero, mientras sus amigos, también negros,  del barrio marginal donde creció, optaron por el camino del «invento» —como benévolamente algunos llaman a los actos ilegales. «¿Por qué no estudiaron, si yo pude hacerlo —preguntaba el muchacho en diálogo con esta redactora? ¿Porque eran negros? No. Pero mientras yo me levantaba al amanecer para llegar temprano a la CUJAE, a veces con un pan con azúcar de desayuno, ellos dormían la mañana y al mediodía se ponían a inventar cómo comprarse un litro para montar la mesa de dominó».


El asunto es complejo. Sucede que el prejuicio hacia determinada raza —como todos los prejuicios— es un fenómeno sociosicológico del comportamiento humano, se forma en el proceso de socialización de cada persona, y los modos con que asimila la cultura de su entorno.


No por gusto el antropólogo Rodrigo Espina afirmaba hace pocos meses en una Mesa Redonda televisiva dedicada al tema: La discriminación persiste porque somos educados como discriminadores. Nadie nace discriminador, lo aprendemos en la familia, en la escuela, el medio… Es un aprendizaje que hacemos a medida que vamos creciendo. Y la discriminación implica subvaloración de otro ser humano.


Como mismo una gota de agua, persistente, aunque única, es capaz de horadar la roca, así las manifestaciones, expresiones y conductas racistas, impactan en la propia autoestima de las personas de raza negra.

alt

A tal punto ello sucede que los labios gruesos y el pelo encrespado se han ganado los apelativos peyorativos de  «bemba» y «pasas». Y a estas alturas sería interesante conocer las estadísticas de cuántas operaciones estéticas se han hecho para reducir el volumen de la «bemba» y cuántos hectolitros de queratina han sido empleados para alisar los cabellos de personas negras, mujeres y hombres.


El doctor Jesús Guanche Pérez, Investigador Titular de la Fundación Fernando Ortiz y antropólogo, en la Mesa Redonda citada, recordaba que las razas no existen, pero sí hay que asumirlas como un constructo cultural, el cual genera determinadas actitudes hacia otras personas y con respecto a uno mismo.


De ahí, refería el estudioso, una de las metas debe ser contribuir a disminuir la desigualdad social, base del racismo como ideología y como accionar o prejuicio. Tan doloroso a veces que, como al protagonista de la anécdota que inicia este texto, puede llevar a renegar del color de la propia piel, que es también el de la madre, el del padre.

alt  

Visto 914 veces Modificado por última vez en Lunes, 26 Marzo 2018 08:41

Comentarios  

 
#29 haydee 25-03-2018 17:42
En cuba segun he leido en algunos comentarios no existe el racismo existen prejuicios, o sea que un niño de 10 años puede tener prejuicios? Fui testigo en una consulta del oculista donde una madre decia que a su hijo de 10 años no le gustaba vivir en la habana porque habia mucha negrá, que en Holguin donde ellos viven para ver a un negro en la escuela habia que buscarlos con lupa sin embargo aqui para ver a un blanco hay que hacer lo mismo, o sea que en Holguin o no hay negros o es que los negros no van a la escuela, como es? y yo tube que tragar en seco porque ellos ni estaban hablando conmigo ni estaban haciendo "un comentario racista"
 
 
#28 ross 24-03-2018 14:01
hola a todos
muy interesante las opiniones sobre un tema q sique siendo muy controversial para nuestra sociedad
lamentablemente si existe el racismo en nuestra sociedad y ya no esta tan, tan solapado
porque sequira pasando o es que acaso ?,los negros no podemos dirigir, aspirar a cargos en los consejos de direccion sin que nos miren mal o peor aun nos pongan zancadillas
 
 
#27 Todo MEZCLADO 23-03-2018 14:58
SON Nº 6 / NICOLÁS GUILLÉN

Yoruba soy, lloro en yoruba
lucumí.
Como soy un yoruba de Cuba,
quiero que hasta Cuba suba mi llanto yoruba,
que suba el alegre llanto yoruba
que sale de mí.

Yoruba soy,
cantando voy,
llorando estoy,
y cuando no soy yoruba,
soy congo, mandinga, carabalí.
Atiendan, amigos, mi son, que empieza así:

Adivinanza
de la esperanza:
Lo mío es tuyo,
lo tuyo es mío;
toda la sangre
formando un río.

La ceiba ceiba con su penacho;
el padre padre con su muchacho;
la jicotea en su carapacho.
¡Que rompa el son caliente,
y que lo baile la gente,
pecho con pecho,
vaso con vaso
y agua con agua con aguardiente!
Yoruba soy, soy lucumí,
mandinga, congo, carabalí.
Atiendan, amigos, mi son, que sigue así:

Estamos juntos desde muy lejos,
jóvenes, viejos,
negros y blancos, todo mezclado;
uno mandando y otro mandado,
todo mezclado;
San Berenito y otro mandado,
todo mezclado;
negros y blancos desde muy lejos,
todo mezclado;
Santa María y uno mandado,
todo mezclado;
todo mezclado, Santa María,
San Berenito, todo mezclado,
todo mezclado, San Berenito,
San Berenito, Santa María,
Santa María, San Berenito,
¡todo mezclado!

Yoruba soy, soy lucumí,
mandinga, congo, carabalí.
Atiendan, amigos, mi son, que sigue así:

Salga el mulato,
suelte el zapato,
díganle al blanco que no se va...
De aquí no hay nadie que se separe;
mire y no pare,
oiga y no pare,
beba y no pare,
coma y no pare,
viva y no pare,
¡que el son de todos no va a parar!
 
 
#26 Big BOY 23-03-2018 13:45
hola a todos, estaba viendo este articulo y me parecio interesante no por lo que se decia sino por los comentarios que son diversos, hablamos de un tema que tiene en su profundidad mucha historia y mucho dolor no solo en Cuba sino a nivel mundial, el racismo esta aqui, aya, en todos lados, pero pienso que aqui mas alla de decir racismo hay un fundamento un tanto falso con el color de piel, por causa de estadisticos entre comillas, presentan datos de que la raza negra es la que mas predomina en el desempleo, en la falta de educacion, en delitos penales, en fin, el negro esta jodido, jajaja, yo soy negro a mucha honra, es verdad que tambien tenemos la educacion en casa, somos victimas de crianzas a la antigua, el negro con negro y el blanco con blanco, absurdo verdad, no hablamos de sentimientos ni valores sino de colores supuestamente, mi padre siempre me enseño que por ser negro tenia que esforzarme mas, hoy soy profecional de la salud, pero al final no es tu posicion social lo que te determina tu color de piel o la importancia que te puedan dar, tenemos que ser seres humanos con valores correctos, nunca tuve una novia negra como se dice, pero ese era mi deseo las mulaticas, las negritas que son la candelitas, me encantan, jajaja, pero al final ninguna me hacian caso, solo las blanquitas para que vean como es la vida y me case y tuve mi hijo con una blanquita, muy linda modestia a parte, pero si se fijan bien hace 10 años atras era un poco mas dificil ver negro con blancas, pero ahora se ve rubias, trigueñas con negros de brazo a muy a gusto y si no me creen yo vivo en centro habana y las turistas todas blanquitas vienen a buscar a su negrito aqui a Cuba sin contar las cubanas, aun existe errores a la hora de tratar este tema y se observa discriminacion en ocasiones en la calle y en los trabajos, yo mismo tuve un paciente que no queria ser tratado por personas de piel negra, pero al final todo el personal que trabaja conmigo es negro, mulato ect, segun en la mesa redonda en Cuba todos somos mestizos y si no me creen, revicen sus genes que veran un negro por ahi, mi padre tiene de español, haitiano y chino y yo de mutante, jajaj nada pueblo de Cuba de colores solo nuestro entorno porque la vida que vivimos aqui en Cuba para la mayoria es de un solo color, color lucha dia a dia...
 
 
#25 YO 23-03-2018 12:57
Ni se dice negro ni se dice blanco, se dice Hombre... José Marti
 
 
#24 manuel 23-03-2018 11:37
Seguidora el comentario No. 21 en parte estoy de acuerdo con usted. Aquí en nuestro país no hay racismo. si existe prejuicios. y algunas personas que por la crianza que le dieron en mayoría abuelos no encuentran bien la unión de parejas de blancos con negros. Esto pasa lo mismo con familias negras que blancas. Mira en los años 80 en los Surafricanos tenían un Comando del ejercito que le llamaban los Bufalos. todos eran blancos rubios. de casi 2 metros de estatura. la UNITA estaba formada por negros estos últimos son los que lanzaban de carne de Cañón a la guerra. en Haití los mulatos desprecian a los negros. Y estos últimos no trabajan trabajan las mujeres. En el 2001 me encontraba en un hotel en Argelia por asunto de trabajo esto fue un 3 de enero y en horas de la madrugada se Formo un tumulto en la puerta del hotel. Esto lo estaba viendo por el televisor del hotel. era que estaban esperando a que pasara una marcha de Homosexuales les cayeron a palo. Machete. y la policía realizo un cordón permitió este salvajismo. Te voy a decir mas hasta en el mismo áfrica ellos mismos se discriminan y se llaman negros de ... cuando se molestan y si hay un homosexual en algunos países de áfrica te linchan y te ponen un cartel de por que lo hicieron y el color de la piel. Ahora mismo en EE UU en el Sr de la Florida surgieron 3 Grupos de Supremacía Blanca. apoyados por el Gobierno. Te puedo seguir poniendo ejemplos. Que seria interminable te vuelvo a repetir existe prejuicios cada ves habrá menos. si usted camina por nuestra ciudad veras parejas. blancos con negras negros con blancas. conozco también dueños de paladares particulares que no quieren negras. Quieren mulatas y blancas. Te voy a hablar a lo cubano el cubaneo. Y que nadie se ponga bravo.! Si usted va a ver un babalawo. lo primero que te dice seas negro o blanco es. No te pongas medias negras. quiere decir no te acuestes con negras. Que nadie se ponga bravo por esto. Entonces la gran mayoría de los músico y deportistas son racistas. esto es el gusto de cada cual. Ja Ja ja. Cuando se hable de que en Cuba hay racismo es por que las Políticas aplicadas en Sectores determinados van en Contra de una determinada raza y este no es el caso. Si estoy en contra que este tema se le de Bombo y Platillo como el tema de la Homosexualidad.
 
 
#23 Todo MEZCLADO 23-03-2018 11:35
Uno de los principales académicos que ha tratado el tema, lo conocen?

Esteban Morales Domìnguez

UNEAC
.../el-tema-racial-un-balance- necesario.html? showComment=152 1754650891#c423 762611595054973 7
Lo anterior me es posible observarlo con mucha claridad, cuando me percato de las diferencias de opiniones que crean mis artículos. Dado que algunos los consideran como excesivamente radicales; mientras otros creen que están en la línea correcta. Por lo cual, consigo conocer que me muevo en una frontera en la que es necesario andar con mucha cautela para no hacer daño. Observando siempre, a fondo, con detenimiento y honestamente la realidad, para lograr ser lo más objetivo posible.

Cuando me siento en ese punto mencionado más arriba, nada me detiene respecto a lo que debo decir o escribir.

No es posible tampoco dejar de observar la realidad de que el tema racial no se encuentra para nada al margen de la guerra cultural que ya Estados Unidos libra contra nosotros. Habiéndonos referido a este asunto en múltiples ocasiones.

Es que precisamente por lo explicado en este artículo, que el tema racial sea tal vez, entre nuestros temas sociales, el de mayor sensibilidad política. Dado que el mismo abarca, desde la identidad y la condición social del individuo, pasando por su reconocimiento, hasta llegar a la oportunidad económica, especialmente el empleo, del cual depende su nivel de vida.

Por eso es tan sensible el asunto de la fuerza laboral en el turismo, dentro del cual, sin dudas, los negros no ocupan una posición ventajosa. O es tan sensible el tema de su presencia en los medios, en particular dentro de la televisión, o dentro del ballet, este último tan cuestionado, hasta hace muy poco tiempo, por la casi no presencia de negros.

Sin dudas, el tema racial ha avanzado considerablemen te dentro de la sociedad cubana. Desde donde antes apenas se podía hablar del mismo, era ignorado y reprimido, social y administrativam ente. Aunque todavía, en cualquier lugar de nuestra geografía sería posible toparnos con la existencia de los tres problemas. Pero tratándose entonces de situaciones que ya se baten en retirada.

No obstante, si en algo es posible retroceder, es en este tema, respecto al cual se muestra todavía un nada despreciable nivel de rechazo a su tratamiento. En todo los sectores y niveles de la sociedad cubana. Tanto del gobierno, como del estado y la sociedad civil, las organizaciones políticas y de masas y sectores de la sociedad cubana, de todos los colores.

No debemos hacernos ilusiones con que todas las puertas se abren para mirar hacia el tema. Hoy se abren muchísimas más, pero aun otras permanecen cerradas. Idealismos con este tema, más nunca.
 
 
#22 Luis Enrique 23-03-2018 11:05
Para mi no vale el color, valen los sentimientos que están dentro del corazón.
 
 
#21 Seguidora 23-03-2018 10:40
Heriberto, no sea tan iluso y tan ciego. Por supesto que hay racismo en nuestro pais, solo que es solapado y sutil, no como en otras naciones donde se ven acciones muchisimo mas atroces que aqui. Es verdad lo que usted dice sobre que a nadie "le impiden tenerlo en maternidad, les impide inscribirlo en un círculo infantil, les impide jugar, ser pioneros, usar pañoletas, estudiar, crecer, relacionarse y aprender" y demas. Pero no por ello significa que se deba tapar el sol con un dedo. A nivel institucional es cierto que NO hay racismo, pues las leyes no avalan este tipo de comportamiento, pero a nivel social si lo hay. En mi opinion si considero que hay que tocarlo, porque problema que no se ve, no se debate y por tanto no se resuelve.
Saludos
 
 
#20 todo MEZCLADO 22-03-2018 18:05
Martes, 09 Enero 2018 11:51
En mercado de empleo ¿las feas están en desventaja?
Escrito por María Elena Balán Sainz / CONVIVENCIA, sección de la ACN
cubasi.cu/.../...

La belleza, ¿ventaja laboral para la mujer en Cuba?
Por: María Elena Balán Sainz

15 enero 2018 | 195 |
cubadebate.cu/.../...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar