lunes, 18 marzo 2019, 19:22
Domingo, 13 Mayo 2018 05:38

Abuelas: ¡Esos seres imprescindibles!

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

Nunca supe exactamente cuánto quería a mi abuela hasta que murió. Se llamaba Herminia y era tan estricta —y sobreprotectora, además— que pocas diabluras de niña me permitió hacer.

La llamábamos “Mamina”, una derivación de la palabra Mamá, y en realidad asumió ese rol como la mejor de todas casi hasta el final de sus días.

Y aunque no era permisiva, ni soportaba las malacrianzas —contrario al actuar de muchas abuelas— me enseñó lecciones de vida que jamás he podido olvidar.

“Hay que aprender a ser independientes, las mujeres tienen que estudiar, una buena ortografía dice mucho de una persona; la calidad de la costura se ve al interior de la pieza; los hijos son una bendición; ayudar a quienes menos tienen es un deber”, tales ideas fueron parte de su filosofía de vida.

Aunque es cierto que tuvo otras no muy afortunadas, propias de la época en que le tocó vivir, cuando las mujeres eran las últimas que se sentaban a la mesa y lo que decía el esposo se convertía en ley.

No obstante, ello no disminuye su valía. Las abuelas son seres imprescindibles, porque aman con la ternura multiplicada, primero a sus hijos, luego a sus nietos, y las más afortunadas a los biznietos.

El famoso refrán de que detrás de un hombre de éxito hay una mujer, también podría extenderse a ellas, pues detrás de una mujer exitosa siempre —no me gusta pecar de absoluta, pero es así— hay una abuela (en esta ocasión, a propósito del Día de las Madres, que me perdonen los abuelos).

Miren lo que dijo la actriz Yuliet Cruz Delgado hace poco en estas propias páginas: “Soy superprotectora con mis hijos, como la mamá gallina, más o menos, pero realmente tengo la suerte de contar con una gallina profesional, que es mi mamá, gracias a eso puedo trabajar y hacer mi carrera, que es más difícil que trabajar".

En Cuba, donde es común que en un propio hogar confluyan tres generaciones, las abuelas desempeñan un papel fundamental. ¿Qué sería de muchas mujeres directivas, que ocupan cargos en diversos niveles si no encontraran en ellas la retaguardia asegurada? ¿O una simple mujer trabajadora cuyo horario hace que salga muy temprano de la casa y llegue muy tarde?

Las abuelas son, en muchos hogares, verdaderos cimientos. Las conozco que asumen casi todas las tareas, entre ellas botar basura, hacer mandados, recoger a los nietos en el círculo infantil o la escuela, llevarlos al médico. Son, además, las que preparan meriendas, cosen los uniformes y preparan mochilas para algún viaje de rutina.

En ellas los hijos —ya sean varones o hembras— depositan toda la confianza y también cualquier tipo de responsabilidad.

Por esta razón también muchas veces se “abusa” de su disposición, y en determinados núcleos familiares se les recarga, sin una adecuada retribución.

Mas desde el punto de vista espiritual son más permisivas que las propias madres, y los nietos hacen de ellas, muchas veces, lo que quieren; así sea pintar las paredes, subirse arriba de las camas para brincar, hacer cosquillitas hasta que los nietos se queden dormidos, y la lista no terminaría ahí.

Mi abuela murió un 28 de enero y no pudo haber escogido un día mejor para cerrar sus ojos que el día del natalicio del Apóstol. De él bebió mucha de su sabiduría, y también fue maestra, estudió piano, bordó, tejió, y cosía a la perfección. Amó a sus hijas y a su única nieta, que fui yo, hasta la saciedad. Pero cuando llegaron los biznietos se rompieron todos los parámetros.

Por estos días, en que en nuestro país se acerca el Día de las Madres, las redes sociales se han hecho eco de innumerables mensajes de reconocimiento hacia estos seres especiales, que como se decía en un post: "tienen el cabello de plata y el corazón de oro". Y así es, contar con ellas es un verdadero regalo de la naturaleza.

Otro mensaje en Facebook también decía: “Los abuelos que cuidan a sus nietos desde pequeños dejan marcada su alma para toda la vida”. Ahora comprendo que yo soy una de esas.
 

6b9824373bbba531c2459ff6f6d861cf CUBASI

Las abuelas también son afortunadas, porque un beso de un niño/a vale oro.

Visto 1154 veces Modificado por última vez en Miércoles, 16 Mayo 2018 09:01

Comentarios  

 
#1 Lisandra 15-05-2018 11:55
Leo este articulo y me retrato contigo, mi abuela, me enseño a leer y escribir, ya murió, hace 3 años, pero ahora mas que nunca, me doy cuenta que necesito de su apoyo y que las abuelas son eslabones fundamentales, en el crecimiento de los nietos, que algun dia, tambien serán abuelos, hermoso escrito, que VIVAN LAS ABUELAS.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar