domingo, 19 agosto 2018, 23:42
Domingo, 13 Mayo 2018 12:12

Niños en países industrializados disfrutan menos la lactancia materna

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(0 votos)

De acuerdo con cifras de la Unicef, cada año 7,6 millones de niños no se benefician del amamantamiento, y la mayoría de ellos provienen de países ricos.



Uno de cada cinco niños que nacen en países industrializados nunca toman el pecho, lo cual preocupa hoy al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) que busca promover más esa práctica saludable.


De acuerdo con cifras de la Unicef, cada año 7,6 millones de niños no se benefician del amamantamiento, y la mayoría de ellos provienen de países ricos.


Se estima que el 21 por ciento de los bebés de los países de altos ingresos nunca han recibido leche materna, mientras en las naciones de ingresos bajos y medios, la tasa es del cuatro por ciento.


Lactar es una de las prácticas beneficiosas para la salud que es más común en Estados pobres que en los ricos.


Según el estudio de la Unicef, es más probable que los bebés reciban leche materna, al menos una vez, en lugares como Bután, Madagascar y Perú, que en otros como Irlanda, Estados Unidos o España.


A medida que los países están más industrializados, las mujeres se incorporan antes al mercado de trabajo luego de dar a luz, explicó el responsable del programa de nutrición de la Unicef, Víctor Aguayo.


Además, dijo, las familias son cada vez más pequeñas y no hay una red de apoyo, por lo cual muchas mujeres deciden no amamantar a sus hijos.


'Las clases sociales con mayores rentas tienden a emular los hábitos de los países industrializados y vemos que hay madres que eligen no amamantar a sus hijos, sobre todo, entre los estratos más ricos'.


En América Latina y el Caribe, las tasas de lactancia materna de los bebés a los dos años en las familias más pobres es casi el doble que los de las familias más ricas, puntualizó el especialista.


Aguayo también se refirió a la falta de apoyo -ya sea en forma de legislación o en el centro de trabajo- que enfrentan muchas madres en todo el mundo y que les impide desarrollar la lactancia materna.


La inversión en lactancia, que ayuda a impedir la muerte súbita e incrementa el desarrollo físico y el coeficiente intelectual, podría salvar cientos de miles de vidas infantiles y aportar importantes beneficios económicos, señalan los expertos.


Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna hasta los seis meses de edad. Los niños no deben tomar otros tipos de leche, ni jugos, ni alimentos blandos o sólidos, ni siquiera agua, indican.


Dar de mamar es una de las formas más efectivas de proteger la salud de las madres y la de los niños, promover que crezcan sanos y se desarrollen bien, destaca la OMS.

Visto 248 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar