domingo, 21 octubre 2018, 12:13
Miércoles, 23 Mayo 2018 15:06

Cocina y Picasso, una conexión hasta ahora desconocida revelada en Barcelona

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(0 votos)

Una botella de vino deformada, un colador como la cabeza de una mujer o la raspa de un pescado incrustado en una cerámica... La íntima conexión de la obra de Pablo Picasso con la gastronomía emerge en su museo en Barcelona.



"Es una nueva visión sobre Picasso", aseguró a la AFP el director del Museo Picasso de Barcelona, Emmanuel Guigon, en la inauguración este miércoles de la exposición "La cocina de Picasso".

"Parece extraño pero no lo es. La cocina es una tema que atraviesa todas las obras de Picasso y en todos los formatos: la pintura, la escultura, la cerámica e incluso la poesía", añade el director.

La exposición se presenta como un menú de degustación: más de 180 obras repartidas en diez salas distintas, todas ellas centradas en una temática, desde el cubismo a la poesía, pasando por la cerámica o las esculturas con utensilios de cocina.

Y de postre, una sala diseñada por el Picasso de la cocina española, el chef Ferran Adriá, que aprovecha la exhibición para reflexionar sobre "¿qué es cocinar?" y los vínculos entre la creatividad artística y la culinaria.

Un honor para el fundador del emblemático restaurante elBulli, cerrado en 2011, quien reconoció que sus "dos referencias creativas en el mundo son Picasso y Johann Cruyff", el fallecido futbolista y entrenador holandés del FC Barcelona.

"Poder estar aquí es un sueño, hace veinte años esto hubiera sido imposible", afirmó. "Pero hoy en el arte hay gente que se interesa por lo que estamos haciendo toda una generación de cocineros que apostamos por hacer vanguardia", añadió.

Son dos disciplinas muy distintas -"en 100 años mis platos no podrán exhibirse en ningún museo", bromeó-, pero "comprender su sistema creativo y su funcionamiento nos sirve para analizarlo y compararlo con el nuestro".

"Metáfora de la creación"

Para Guigon, la relación entre la obra del maestro malagueño y la cocina "es algo evidente que nunca se había tocado".

La exhibición, que abrirá sus puertas el jueves y se mantendrá hasta el 30 de septiembre, "no es un catálogo de alimentos (...) es una metáfora de la creación", de cómo un objeto cotidiano se convierte en arte o en recuerdo, explica la comisaria de la muestra, Androula Michel.

Objetos cotidianos como una botella de vino, un pollo asado o pescados se convierten en protagonistas desfigurados de sus bodegones cubistas, un colador representa la cabeza de una mujer en una escultura, o dos puerros junto a una calavera muestran las penurias en el París de la Segunda Guerra Mundial.

La muestra cuenta con obras prestadas por una treintena de museos y colecciones particulares, entre ellas algunas muy conocidas como las esculturas "Vaso de absenta" (1914) y "Cabeza de mujer" (1929-1930), o las pinturas "Le déjeuner sur l'herbe según Manet" (1960) o "El restaurante" (1914).

También destaca la cerámica "Corrida con pescado" (1957), en la que el artista incrustó la raspa de un lenguado, acompañada por la emblemática fotografía de David Douglas Duncan mientras Picasso se comía ese pescado en Cannes.

Visto 299 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar