viernes, 19 octubre 2018, 18:58
Lunes, 11 Junio 2018 06:10

Barbados: Mia, sin temor a sanciones

Escrito por  Arnaldo Musa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

La abogada Mia Mattley, del Partido Laborista de Barbados, ha puesto manos a la obra a un programa que podría enfrentar represalias de las entidades financieras internacionales controladas por el imperialismo.


Aunque no es el tema de este trabajo, no puedo dejar de indicar que el nombre de Barbados me recuerda el criminal sabotaje al avión de Cubana de Aviación donde perecieron tantas vidas de inocentes, y no a la pequeña isla paradisiaca, con grandes bellezas naturales, tan abigarrada de habitantes como de la fama de ser un lugar con un alto nivel de vida.

Por eso, para la propaganda de esa excolonia británica, no es frecuente que las palabras “pobreza” y “Barbados” se utilicen en la misma frase, por lo que la isla goza de un alto rango en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD y, según el Informe de Evaluación de las Condiciones de Vida de Barbados, se encuentra entre los 50 mejores países del mundo.

Sin embargo, esto no es totalmente así, y la mayor parte de sus más de 290 000 habitantes, hacinados en 431 kilómetros cuadrados, son víctimas de la desigualdad, el narcotráfico, la violencia, todo agravado por el incumplimiento de la anterior gobernanza de sus promesas para enmendar la situación.

De ahí la explicación del rechazo popular al anterior régimen y el amplio apoyo en los más recientes comicios a la abogada Mia Mattley, del Partido Laborista de Barbados (BLP, sigla en inglés), la primera mujer que ocupa el Premierato allí, quien ni corta ni perezosa, ha puesto manos a la obra a un programa que, por lo que se puede apreciar, podría enfrentar represalias de las entidades financieras internacionales controladas por el imperialismo.

Lo cierto es que la extrema desigualdad hace que en la sociedad barbadense haya amplios sectores marginados, realmente pobres, como siempre ocurre cuando se practican políticas coloniales, capitalistas y su versión extrema (hasta ahora), el neoliberalismo.

Y como Mia, desde el principio, ha decidido mejorar las condiciones de vida deficientes de la mayoría, lo primero que hizo fue buscar la reestructuración de la deuda pública de la isla caribeña y suspender los pagos de deudas con acreedores comerciales externos.

Mattley recibirá ahora una misión del Fondo Monetario Internacional, hecho ya conversado con su directora, Christine Lagarde, e indicó que rechazará o enfrentará cualquier tipo de sanción.

Hecho valiente hasta el momento de la Primera Ministra de Barbados, quien heredó  una deuda externa pública de más de 15 000 millones de dólares barbadenses (alrededor de 6 000 millones de euros y más de 7  000 millones de dólares).

"Tras extensas consultas en la última semana con nuestros interlocutores sociales, buscaremos la cooperación de nuestros acreedores internos y externos en la reestructuración de nuestra deuda pública", anunció Mattley, quien especificó:

"Suspendemos los pagos debido por las deudas contraídas con acreedores comerciales externos. Del mismo modo, nos esforzaremos en realizar pagos de intereses nacionales programados. Sin embargo, se les pedirá a los acreedores nacionales que transfieran los vencimientos del principal hasta que lleguemos a un acuerdo de reestructuración”.

Además, se introducirán medidas correctivas económicas y fiscales dentro de dos semanas para ayudar a que la deuda pública se mantenga en una base sostenible.

La Primera Ministra ha afirmado que había hablado con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, quien, a su vez, ha prometido la asistencia y el apoyo necesarios para las acciones propuestas. Se espera que una misión del FMI llegue a Bridgetown para discutir las medidas.

"Un equipo del FMI encabezado por Bert van Selm visitará Bridgetown para iniciar conversaciones sobre cómo el Fondo puede apoyar el plan económico de las autoridades. Nuestro objetivo final es ayudar a Barbados a alcanzar niveles de vida más altos y un crecimiento más inclusivo para los próximos años", ha señalado Lagarde en un comunicado, lo que trasluce el cuidado de cómo encarará la entidad la decisión soberana barbadense, con el fin de que no estalle por simpatía en otras islas que tienen aún peor situación.

Los habitantes de esta isla dividida en 30 comunidades, representada cada una con un parlamentario en el legislativo, ya han sufrido las acciones de entidades financieras foráneas que han venido con presuntas ínfulas de dádivas en sus préstamos, pero que han salido mal para la inmensa mayoría de sus pobladores.

El anterior gobierno había recibido un préstamo de diez millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo para lanzar su proyecto Fortalecimiento del Desarrollo Humano y Social, el primero del BID en el área de protección social y mercados de trabajo en la isla, pero nada pudo hacer para apoyar a trabajadores despedidos, desempleados y jóvenes vulnerables de entre 16 y 30 años, quienes, abandonados, alimentaron las filas de la delincuencia, principalmente en el narcotráfico, presuntamente con ramificaciones provenientes de Colombia.

La intención era buena, pero los resultados no lo fueron, porque no se pusieron en práctica las medidas que lo hicieran posible, en tanto permanecen en la incertidumbre el destino delos fondos utilizados al respecto.

En aquel entonces la ceremonia de presentación del proyecto estuvo cargada de emociones, marcada por el teatro, la danza y la canción, utilizados por la coordinadora  Maureen Pollard, para captar la imaginación de la audiencia, compuesta principalmente por actores del sector privado, la sociedad civil y el gobierno, con el fin de hacerlos sentir y experimentar la difícil situación de las personas más vulnerables en la sociedad barbadense.

Durante su presentación, enfatizó que “hay una historia profunda de pobreza intergeneracional y desempleo en Barbados”. Explicó que es por esta razón que el gobierno había escogido un “enfoque centrado en la familia para mejorar a las más vulnerables y ayudar a romper este ciclo generacional de pobreza que es tan omnipresente en nuestra sociedad”.

Pero, subrayo, las inversiones no fructificaron como era debido, no se gestó la suficiente atención al respecto, principalmente por la parte privada, al tener ganancias rentables de modo fácil, y se incumplió con otro proyecto social, lo cual alimentó la campaña de la oposición, que triunfó en la representación de Mia Mottley, quien, al parecer, sí está dispuesta a mejorar la calidad de vida de los barbadenses, comenzando por los más abandonados, entre ellos los jóvenes.

Visto 397 veces

Comentarios  

 
#1 ulises 12-06-2018 12:00
Patriota y valiente esta mujer, necesitara apoyo y estoy seguro que Cuba brindara todo su ayuda
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar