miércoles, 17 octubre 2018, 04:01
Martes, 12 Junio 2018 05:59

El Señor del Destino. Único camino: liberar a Lula

Escrito por  Arnaldo Musa/Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

Siendo ya el precandidato del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva sigue liderando las encuestas amigas, neutrales y enemigas para ocupar la Presidencia de Brasil en los comicios de octubre próximo.


No importa que esté en la cárcel y condenado a más de 12 años de prisión, a pesar de la campaña insidiosa de los principales medios de comunicación adscriptos a la derecha,
Lula está condenado a una pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en el caso de un departamento de tres pisos de Guarajá, en el estado de Sao Paulo. El ex presidente niega que el inmueble se lo haya regalado el conglomerado empresarial OAS y asegura que es víctima de una persecución.

No hay que ser muy sabio para comprender el amañamiento del proceso a Lula, uno de los puntos más expuestos por la reacción local y el Imperio para seguir persiguiendo a las fuerzas progresistas de América Latina, como parte del proyecto hegemónico de despojo a los pueblos y de la corrupción legislativa que pondera la sin causa y arbitraria prisión del líder brasileño.

EL POR QUÉ LULA DEBE DEJAR LA PRISIÓN

Recientemente, el periódico Granma dio una detallada descripción de los pasos conducentes a la encarcelación del ex presidente brasileño que, no obstante, dejó interrogantes que pretendemos despejar.

Desde que Lula se entregó a la policía para cumplir la injusta condena de cárcel por corrupción, luego de que el Supremo Tribunal Federal rechazara el 'habeas corpus”, se ha mantenido su posición de seguir aspirando a la Presidencia, con el aval del PT, el cual subrayó que el nombre del ex mandatario, encarcelado o no, estará en el registro de las candidaturas en agosto, fecha tope del registro.

El TSE podría tumbar la candidatura basándose en la Ley de Ficha Limpia que convierte en inelegibles a quienes hayan sido condenados en segunda instancia. Aun así, el proceso no es automático, y el plazo límite para que se pronuncie es el 17 de septiembre, porque el Ministerio Público y la defensa necesitan tiempo para hacer sus alegatos.

También existe la posibilidad de que Lula sea puesto en libertad antes de que comience la campaña el 16 de agosto. Esto podría ocurrir si el Tribunal Supremo Federal revisa su decisión de encarcelar a Lula tras ser condenado en segunda instancia.

Por otro lado, si el Tribunal Superior Electoral rechaza el registro de la candidatura de Lula, el PT todavía puede recurrir la decisión ante el Tribunal Supremo Federal. En caso de que no haya un pronunciamiento de los magistrados antes de las elecciones, que tendrán lugar en octubre, Lula podrá concurrir en la carrera presidencial.

En caso de que la candidatura del ex presidente sea eliminada antes de la segunda vuelta, el PT puede sustituir a su candidato. Los nombres con más fuerza son Fernando Haddad (ex alcalde de Sao Paulo) y Jaques Wagner (ex gobernador del estado de Bahía).

Lula también puede intentar anular su incapacidad de ser elegido. Este supuesto lo recoge la propia ley de Ficha Limpia, que admite la presentación de un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia o el Supremo.

Si queda entre los dos primeros en la primera vuelta, pero es retirado de las elecciones antes de la segunda, sus votos serían anulados y el candidato en tercer lugar ocuparía el lugar de Lula. Si, llegado el momento de la segunda vuelta, el TSE aún no ha tomado una decisión y Lula gana las elecciones, el Tribunal tiene derecho a eliminar su candidatura aún después de que haya sido elegido presidente.

En ese caso, el presidente de la Cámara será el que asuma la presidencia de la República y convocaría elecciones en un plazo de 90 días.

Es decir, la larga batalla contra la injustica concluiría con la elección de uno de los componentes del complot para evitar que asumiera por tercerea vez la Presidencia de Brasil, sin contar en los imponderables de que muera en cautiverio para conveniencia de quienes lo encarcelaron. De ahí la necesidad de que sea liberado lo más rápidamente posible.

UN “CALAMAR” MUY QUERIDO

Tal como ocurrió en la telenovela “Señora del Destino”, Lula, que significa Luisito y “calamar” en portugués, fue el menor y séptimo hijo de un matrimonio. Su madre tuvo que marchar a la ciudad, tras el abandono del padre, y asumir tareas como hizo la protagonista de aquella afamada telenovela.

Dilma Rousseff, depuesta ilegalmente por quienes hoy encarcelan al septuagenarito ex mandatario, observó que la oposición "no tiene candidato”, Lula se imponía en cualquier encuesta y el producto del golpe que la depuso ha sido "el sentimiento del odio, la extrema derecha y la división del país".

En este contexto, aseveró que Lula es "la única persona en Brasil que está en condiciones de construir puentes, de impedir que el odio se convierta en violencia", un clima que, opinó, se vive actualmente en el país, y puso como ejemplo el asesinato de la activista Marielle Franco, que tiene "contenido político".

Para Dilma Rousseff, destituida por el corrupto parlamento brasileño, en su país "es un crimen colocar a los pobres en el centro" del programa político, que molestó porque "antes los recursos económicos estaban extremadamente concentrados".

Y es que, para la mayoría de los brasileños, Lula es el más capacitado para conducir a Brasil en el camino del desarrollo sostenible, sin utilizar los mecanismos fraudulentos del actual e impopular Michel Temer que ha entregado a Brasil de pies y manos atados al imperialismo.

Visto 408 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar