miércoles, 20 noviembre 2019, 07:00
Viernes, 22 Junio 2018 15:13

Rusia 2018: Clasificaciones, nervios, álgebra de goles y otros demonios

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Las combinaciones de victorias y derrotas de este viernes, pusieron al rojo vivo las posibles clasificaciones en los grupos D y E Las combinaciones de victorias y derrotas de este viernes, pusieron al rojo vivo las posibles clasificaciones en los grupos D y E sitio oficial de la FIFA

Continúa el Mundial poniendo a sacar cuentas hasta a los más avezados. Ahora, con la victoria de Suiza 2-1 a costa Serbia, igualmente se emboscan las probabilidades de clasificación en el grupo E, en el que salvo Costa Rica, los tres restantes onces tienen opciones de clasificación.


Aunque para serles sinceros, inicialmente los helvéticos estuvieron en las miradas de muchos por encima de los balcánicos, específicamente junto a los brasileños para convertirse en agraciados de la llave.

Entrando en ritmo, el partido tuvo una primera mitad bastante pareja, con Suiza ganando ligeramente la batalla en el medio sector y Serbia carburando con sus laterales. Los idénticos planteamientos 4-2-3-1 presagiaban una batalla campal, con Xhaka y Berhami haciendo el trabajo “sucio” por los helvéticos y cara a cara con Nemanja Matic y Luka Milivojevic.

Un testarazo tempranero al minuto 5 del delantero Aleksandar Mitrovic, puso a los serbios en muy buena condición, pero acusaron en lo adelante, fundamentalmente en la segunda mitad, cierto conformismo con la pizarra a su favor.

Cuestión aprovechada por los de Vladimir Petkovic que al 52 tuvieron en el zurdazo desde fuera del área de Xhaka, el tanto de la igualdad. Misil que halló las redes en fracciones de segundo.

Continuaban presionando y haciendo más los suizos, hasta que en el ocaso del duelo el pequeño bólido Xherdan Shaqiri, coronó una esprintada en la que le ganó las espaldas a su marcador, recibió un trazo largo al espacio, y la mandó a guardar, sin nada que hacer para Stojkovic.

Así se nos fue el partido, con Suiza vencedor agónico, amén de haber hecho más, con 20 disparos a puerta y cinco entre los tres palos por (13-3), y el grupo E igualmente convertido en una caldera, sin poder presagiar cruces ni clasificados a octavos aún.

Nigeria: ¿Aliado o enemigo de Argentina?

¿Cómo un mismo equipo puede ser cómplice y enemigo en este largometraje de nombre Mundial? Eso es Nigeria para Argentina: aliado por el hecho de haber derrotado 2-0 a la rocosa Islandia, y enemigo porque ambos onces se medirán las caras en busca de la clasificación, puzle en el cual hasta los islandeses tienen opciones de colarse.

Lo cierto es que los albicelestes hasta adelantaron su sesión de entrenamiento para atestiguar luego el choque entre africanos y nórdicos, que tuvo en Ahmed Musa, delantero del CSKA Moscú, a su arma de fuego y al salvador albiceleste, a quien casi seguro le estarán lloviendo las odas desde Buenos Aires hasta la Patagonia, pasando por Volgogrado.

Primero nos regaló una obre de arte de control y disparo al 49, sobre centro de Victor Moses, en jugada de contragolpe relampagueante nigeriano.

Con la misma receta amplió a los 75, escapándosele a la marca  con velocidad y habilidad, internándose en el área y sellando el resultado. Digo sellando porque Gylfi Sigursson (m.83) mandó a volar un penalti de Tyronne Ebuehi sobre el ariete Alfred Finnbogason, decretado con la ayuda del VAR.

Tanto Argentina como Islandia necesitan imponerse y ver qué sucede en el otro encuentro de la tercera fecha de grupos para soñar con el pase a octavos, en tanto Nigeria pudiera avanzar signando incluso un empate si Croacia doblega a los islandeses.

Las estadísticas reflejan que los nigerianos ciertamente hicieron más por la victoria con ligera superioridad en el control del balón (56-44), más ideas en el medio campo, apostando por la velocidad de sus carrileros y con más tiros a puerta (16-4) por (10-3) de los de la tierra de “La Montaña” en Juego de Tronos.

Brasil: un paso más y llegamos

“La esencia es no desesperarse”. Eso dijo el técnico brasileño Tite, pero estoy casi convencido de que en su interior la tensión le roía los huesos. Como no ser una madeja de nervios, si el gol salvador de Phillipe Coutinho llegó en el descuento, cuando el desafío parecía que terminaría en un abrazo pactado por Costa Rica a resistencia pura.

 Trataron los ticos de preservar un armisticio que significaba mantenerse con vida, pero ni su envidiable orden defensivo, ni las manos multiplicadas del meta Keylor Navas, fueron capaces de mantener sus latidos mundialistas en San Petersburgo.  

Brasil salió a cambiar la cara de su primer acto frente a Suiza, y ciertamente le planteó un asedio a las huestes de Oscar Ramírez
Pero les faltó esa contundencia a la hora de sentenciar las jugadas, de anidar sus remates, al punto de que casi lo lamentan.

De esa forma los ticos, con buen juego y una plantel serio, se despiden del torneo encajando su segundo revés, tras el debut cabizbajo ante Serbia, además de que zozobraron por tercera ocasión ante los auriverdes en estas lides.

Los planteamientos fueron claros: Brasil sería el dueño del balón y las iniciativas, con el talento que expelen los botines de Neymar, Gabriel de Jesús, Coutinho y William, fundamentalmente por una banda izquierda convertida en calvario para los ticos; mientras los ticos busacarían aguantar y tratar de hacerle llegar balones a Bryan Ruiz y el voluntarioso Marcos Ureña.

Arreciaron los del Scratch en el complementario, y la arena San Petersburgo se convirtió en un manicomio. En un lapso menor de cinco minutos se sucedieron tres acciones claras de gol, pero el capricho de los dioses del fútbol era más fuerte. Se lo negaron a Gabriel de Jesús en par de oportunidades y a Coutinho…

San Keylor le dio una cachetada a un obús de Ney, que incluso tuvo un piscinazo en el área que el VAR desmintió y no fue pena máxima.

Costa Rica comenzó a jugar con el reloj, perfeccionando lo que llevaba haciendo todo el encuentro. Ramírez introdujo otro central (Calvo) y un centrocampista de contención (Tejeda), en busca de un empate salvador en la carrera tica.

Los goles, ya conocidos, el de Coutinho la culminación de una jugada colectiva, y la sentencia de Ney, al parecer bastante bien físicamente, haló el telón y puso el adiós al choque y a los ticos.

Una imagen: Brasil disparó 23 veces a puerta, nueve entre los tres palos, mientras los ticos lo hicieron cuatro, ninguna con peligro real para el arquero Alisson.

Visto 802 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar