domingo, 20 enero 2019, 18:02
Miércoles, 01 Agosto 2018 11:57

Barranquilla 2018: El 11, detrás del número mágico de martes

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)
La esgrima ha sido una de las sorpresas más agradables en Barranquilla La esgrima ha sido una de las sorpresas más agradables en Barranquilla Abel Rojas Barallobre, enviado especial

Es cierto, Cuba tuvo una inyección dorada en la fechas de martes. Una que le mereció escalar al segundo lugar del medallero por sobre los anfitriones de Colombia en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, patentada con 11 títulos.


Tiro deportivo, canotaje, judo, esgrima y atletismo fueron las disciplinas agraciadas, cuando ya México se erige como el virtual campeón de la cita.

Serguey y Fernando Jorge: motores incombustibles con su canoa

Siempre ha habido en la canoa cubana un relevo generacional de poder, desde tiempos de Leobaldo Pereira, Ledys Frank Balceiro, Ibrahím  Rojas y compañía. Esa transición en Barranquilla pasa por Serguey Torres y Fernando Jorge Dayán. Ambos se combinaron  para mantener  los cetros tanto en la monoplaza como formando dúo.  Fernando Dayán Jorge, en la canoa monoplaza (C-1) logró 3:53.003 minutos, en tanto junto a Serguey registraron 3:40.451.

El tercer título lo aportó el también dorado hace cuatro años en Veracruz, Fidel Vargas, en el kayak monoplaza (K-1) a los mil metros (3: 38.340). El propio Vargas puso una dosis doble de energía para obtener bronce en el (K-2) junto a Reinier Torres (3:24.926) por detrás de México y Venezuela.

Fresca aún está la cuarta corona, con nombre de la kayacista Yurieni Guerra (1:55.623 a 500 metros). Yurieni, sucesora de Yusmary Mengana, igualmente labró un bronce a la misma distancia y en pareja con Flavia López (1:48.162).

El botín de la segunda jornada de acciones en Calima se redondeó con el K-4 varonil a 500 metros (1:22.632), superado por una nariz por sus similares de México (1:22.266). Las aztecas igualmente se impusieron en la final de Yurieni-Flavia.

En aguas veracruzanas el canotaje la legión de piragüistas antillana se impuso (8-4-0) sobre México (3-4-4). Ahora van delante (4-1-2) por (3-3-1), cuando restan únicamente dos pruebas, el K-1 a 200 metros en uno y otro sexo. Puede que dominemos la disciplina, pero el acecho de México y el margen reducido, constituyen parte del argumento asociado al liderazgo global en la justa.

Sucede que varias disciplinas de las llamadas principales aportadoras no han rendido lo suficiente.

La esgrima coquetea con la felicidad absoluta

Si hay un deporte que ha sorprendido gratamente con su reinserción en la élite regional ese es la esgrima. Su balance de cinco coronas y dos bronces hasta este minuto habla de un trabajo serio, pese a la renovación parcial en casi la totalidad de sus elencos. Con 18 efectivos desembarcaron en Barranquilla y han asombrado a muchos con sus rendimientos. Sucede que Venezuela, Colombia y algunas individualidades de otros países de la región nos habían desplazado de ese primer escaño.

El florete femenino y la espada varonil de conjunto igualmente poseen opciones de titularse este miércoles, especialmente por la estela de inspiración que les dejaron las chicas de la espada femenina la víspera.

Las discípulas de Pedro Enríquez, lideradas por la reina individual Seily Mendoza, la experimentada Yamirka Rodríguez, y con el complemento de Yania Gavilán superaron 45-39 a Venezuela, para repetir su palmarés precedente.

Se trata de, pese al escaso volumen de asaltos de primer nivel, la casi nula presencia en certámenes de rigor supremo, salvo el Villa de La Habana y las competiciones del área, con excepción esporádica de la propia espada, de aprovechar los conocimientos técnicos y tácticos, adecuarse a los escenarios competitivos y demostrar que todavía hay que contar con Cuba.


Jorge Grau: el más buscado y rey pistola en mano

Puede que en Barranquilla ahora mismo estén pagando por su captura. Se trata del pistolero Jorge Grau, un ser de carácter muy pausado, pero que si de deshacer blancos se trata se transforma en una endemoniada máquina de precisión. Su aporte fue crucial en el repunte del tiro. Cuatro coronas en el adiós y dos con el sello de su mira convirtieron al guantanamero de 31 años en el deportista más laureado del certamen, con cinco cetros, una plata y un bronce, y abrazado con la ondina mexicana Liliana Ibáñez.

Judo y Atletismo, por debajo

El judo de la Mayor de las Antillas, especialmente el femenino, no ha estado ni por asomo a tono con el prestigio de la escuela cubana. Como tampoco el atletismo hasta este minuto, donde lamentablemente el saltador de longitud Juan Miguel Echevarría se resintió una molestia muscular en su muslo derecho.

De los tatamis, hasta este minuto y cuando solo nos restaban Kaliema antomarchi (78 kg) e Idalys Ortiz (+78) como posibles cartas doradas, no habían escalado lo más alto del podio nuestras chicas, con dos subtítulos y tres bronces en su haber.

Esperamos que Kaliema e Idalys puedan en definitiva maquillar un rendimiento hasta ahora muy cuestionable. Hasta ahora pocas variantes técnicas y baja capacidad táctica a la hora de resolver los pleitos han sido algunas de las lagunas evidenciadas, independientemente del esfuerzo y la preparación más o menos óptima.

Los hombres en cambio acumulan par de vellocinos a la cuenta de  Oniel Solís, 66 kilogramos, y Magdiel Estrada (73), además de trío de bronces, para reafirmar que en este minuto poseen más solidez y estabilidad que sus homólogas, al menos a este nivel. En concurso aún están Iván Silva (90), José Armenteros (100) y Andy Granda (+100).

Será poco probable mantener de manera convincente el reinado de la disciplina, como tampoco al botín de (13-4-1) conquistado en la edición precedente.

El campo y pista lo comentábamos, no creo pueda acercarse ni por asomo a su foja (23-15-8) impresionante de Veracruz. Esa que nos catapultó hacia el sitial cimero por países y que en definitiva nos dejó airosos en la carrera dorada sobre los anfitriones 123 títulos a 115.  

La realidad es totalmente distinta ahora, y cuando festejamos el uno-dos de las discóbolas Yaimé Pérez (66.00 metros y récord para el certamen), y Denia Caballero (65.10), vimos escapar los títulos en el salto de longitud, los 110 con vallas, y el lanzamiento del martillo, por solo mencionar algunas modalidades.

Dos fechas quedan para que caiga el telón competitivo. Los rendimientos dependen de múltiples variables, el escenario, los saberes en función de resultados… la forma. Se sucederán análisis, pero con dolor tengo que afirmar que Cuba cedió la hegemonía deportiva centrocaribeña a su sempiterno rival de México.

Visto 603 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar