lunes, 25 marzo 2019, 09:38
Jueves, 02 Agosto 2018 06:04

Barranquilla 2018: «El básquet (M) tomó la justicia por sus manos», dijo Jasiel Rivero

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)
Jasiel fue un látigo para la defensa mexicana Jasiel fue un látigo para la defensa mexicana Foto: José «Tito» Meriño, enviado especial de Prensa Latina

Una de las sensaciones más gratas que he vivido desde que arrancaron los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla fue la victoria del equipo masculino de baloncesto 78-67 sobre su similar de México, con la cual signaron su avance a semifinales.


Primero por borrar la imagen dejada ante República Dominicana, choque en el cual no supieron sellar el cuarto periodo y sentenciar; segundo por la posibilidad de redimir la paupérrima actuación de sus homólogas en la final versus Colombia; tercero por desbancar a un conjunto azteca superior nominalmente, con todas sus piezas y que nos había endosado par de reveses en la ventana mundialista.

Entonces en medio del delirio que me propició una de las disciplinas que más disfruto, incluso en el plano de jugarla, el ala pívot Jasiel Rivero, puntal de rendimiento antillano con 24 cartones encestados y nueve rebotes, decidió acortar distancias y ofrecer impresiones de diversa índole a CubaSí:

“Hermano, desde que salimos a la cancha el equipo se vio con excelente disposición. Hubo ímpetu, colectivismo, sin importar el rival que tuvimos enfrente y su calidad. Era todo o nada y así lo reflejamos en la cancha”.

Certeros en defensa, con buena colocación y precisos en las marcas y ayudas…

“Defendimos bien y el aporte ofensivo fue positivo. Jústiz es un baluarte bajo las tablas, nuestro hombre dominante en defensa y ataque en la zona de restricción. Nos combinamos en las ayudas y el aporte de los perimetrales y delanteros se complementó con el de nosotros los internos. Eso fue determinante en el resultado, además de que nos cayeron los tiros de larga distancia cuando ellos apretaron en defensa.

“Desde el primer minuto hasta el 40 nunca nos rendimos, pusimos énfasis en defender tanto la zona-presión como el gardeo personal. Pusimos en práctica una de nuestras principales virtudes como basquetbolistas: defensa y contraataque, explotar nuestra velocidad para desconcertarlos”.

Se vislumbró más ecuanimidad, mejor rotación del balón y selección de tiro. ¿Influyó el trabajo de los perimetrales en ese sentido?

“En el partido contra México todo fue positivo. Sabíamos lo que teníamos que hacer y cada uno cumplió con su papel. Osmel condujo como pocas veces antes. Pedro de cambio no hizo notar bache alguno, y Yuniskel Molina ha crecido mucho como jugador. Seguro, confiado en el manejo del balón, preciso en pases y tiros al aro…

“Nuestra mentalidad siempre fue la de dar lo mejor de nosotros y salir a buscar el partido”.

El trabajo defensivo sobre Ayón, Jorge Gutiérrez y Francisco Cruz

“Esencial. Desde Jústiz en el poste sobre Ayón e impidiendo de que hiciera de las suyas, luego lo relevé en esa función. Las zonas no tuvieron brechas pues rotamos y salimos a las ayudas en el momento preciso. Todo nos salió como queríamos, como Dios manda”.

¿Qué cambió con respecto al desafío versus Dominicana?

“Creo que pese a no ser un elenco tan joven pagamos la novatada. Tuvimos ventaja de casi 20 puntos y es inconcebible perder un partido con semejante ventaja. Vamos adquiriendo experiencias. Debimos defenderlos por zona pues no tiraban mucho de tres puntos. Además, la tensión de tener poco fogueo y no disputar partidos de nivel para lidiar mejor con los cierres, nos pasó factura.

“De los reveses se aprende, y ante México supimos resolver mejor cada situación, siendo ellos más fuertes que los dominicanos. Consolidamos aspectos de juego, adquirimos la experiencia y trabajamos en base a esas cuestiones para ganar, lo cual se logró”.

Expectativas…

“Las de siempre, salir a ganar cada partido que juguemos, respetando al rival, pero sabiendo las potencialidades que tenemos. Es una convicción que ayuda a un mejor rendimiento en la cancha”.

¿Cambios en tu rendimiento o sistema de juego individual?

“He ganado en puntería con mi tiro perimetral. Por suerte me cayeron la mayoría contra México. Mientras esté solo, vea que hay un margen para atacar o disparar, lo haré. El deseo de anotar siempre está. No puedo precipitarme, como tampoco mis compañeros, a la hora de atacar.

“Esta nueva experiencia en Argentina me ha ayudado considerablemente a adquirir madurez como jugador, elevar mi efectividad, convertirme en un jugador un tanto más completo”.

Los números no mienten. Hasta el minuto de escribir este pequeño intercambio, Jasiel, que asegura soñar siempre en grande con la posibilidad y anhelo de incursionar en el básquet europeo o la NBA latente, ha sido referente indiscutible en el performance antillano.

Junto a Osmel Oliva es el jugador que más minutos ha estado en la duela (98), con 42 tantos y 25 capturas bajo el aro. No solo eso, en los momentos de tensión suprema, el balón lo llevan a sus manos para que asuma ese protagonismo. Hasta este instante el jugador capitalino de 2.04 metros y 23 años, no ha defraudado en lo absoluto.

Sin computar el duelo semifinalista frente a Colombia, los nuestros exhibían un 42% de tiros de campo; 33 más allá del perímetro; 63% en libres; 137 capturas bajo el tablero; 19 robos; y una relación asistencias-pérdidas de 32-51, asignatura esta ultima pendiente al igual que la puntería desde la línea de los suspiros.

Confiemos que la justicia tomada por sus manos y efectividad de Jasiel y compañía bajo la medular égida del avezado José, "Pepe" Ramírez, se prolongue hasta la crucial hora de discutir la corona. al menos por ahora, su rostro ha cambiado mucho con respecto al casi mismo plantel que efectuó los choques correspondientes a la ventana mundialista.

Visto 983 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar