martes, 17 septiembre 2019, 04:23
Viernes, 03 Agosto 2018 12:37

MIRAR(NOS): Gregorio personalizado

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

Con atraso he leído, 50 sombras de Gregorio, de Rosella Calabró. Yo no había devorado, como muchas colegas, el que no puede llamarse erótico texto 50 Sombras de Grey.



Con atraso he leído, 50 sombras de Gregorio, de Rosella Calabró. Yo no había devorado, como muchas colegas, el que no puede llamarse erótico texto 50 Sombras de Grey. Apenas había visto la primera película y dicen que hice mal, que debí leer primero y “materializar” después.

Casi siempre es mejor imaginar pero cuidado con los excesos, dar demasiada rienda a la imaginación puede acabar resultando fatal como el destino de quien maneja sin frenos por una pendiente.

Bueno, volviendo al que sí leí, 50 sombras de Gregorio es la realidad de todas las mujeres (de los hombres también), todos los días del año. Esperando encontrar un príncipe (al señor Grey) con todo lo que la nobleza impone y condiciona, te topas con un Gregorio que al cabo de los años ronca a tu lado como un bendito sin percatarse de tus necesidades espirituales, aunque al principio de la relación cualquiera pensaría que llegaría a tenerlas en cuenta.

¿Por qué sigues ahí? Es decir, si estás inconforme ¿qué te anima a perseverar? Lo mismo que anima a las que procuran bajar de peso y no lo logran intentando mil y una dietas, infructuosas todas porque a la hora de la comida… no hay quien las pare. No es que te engañes, es que terminas aceptándote y esa es la clave.

¿Será la conformidad? ¿La enemiga número uno del amor, la señora rutina se enseñorea de Usted? El amor es un asunto raro, si me lo pregunta puede ser (o puede ser que no) que llegue con el tiempo. En el momento justo cuando descubre que ya no puede estar sin la otra persona hasta por un afecto más filial y fraterno. No hay conformidad en lo que digo, se puede amar algo que se quiera con cariño sincero.

A la pasión no le dedicaré tanto espacio. Hasta porque es difícil saberla a ciencia cierta, siempre tan llena de matices. El que tenga ojos para ver, que vea, que admire a la madre naturaleza pero si tanto tiempo ha permanecido junto a su “Gregorio” personal, valore que por algo ha sido. Si bien no ahora, consuélese en que a lo mejor en el pasado usted no tomaba las decisiones tan a la ligera. Algo la hizo pensar en “Gregorio” como el “y vivieron felices”.

No deje que aquello dictado por el mundo como idea termine perturbando sus convicciones. No claudique en la búsqueda, junto a la persona que tiene al lado, de verdaderos momentos felices. Los tuvo en el pasado y le restan muchos más en el futuro. No deje de soñar, si sueñan dos lo mismo estará más cerca la materialización de la más complicada quimera.

Seguro sabe de lo que hablo, ha sonreído pensando en las metas que había pensando en el inicio hace algunos añitos de la relación que hoy matiene.

Ahora que han pasado los años lo más fácil sería claudicar, pero también lo más cobarde.

Visto 1464 veces

Comentarios  

 
#2 pili 06-08-2018 09:48
Liz, éste tampoco pude leerlo, por favor, te pido me lo envies al correo que pongo en el scaque E-mail (requerido)
 
 
#1 pili 06-08-2018 09:28
Liz, he preguntado por varias vias por qué hay artículo tuyos q no podemos abrir?, algunos son referidos al sexo, como el de la pasada semana y nunca pude leerlo, por favor, si pudieras y se te está permitido envíamelo a mi correo, por FA.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar